Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

“Es inaceptable y grave” que los cruceros lleven turistas a isla Magdalena

Como “inaceptable y grave” y algo que no debe volver a repetirse, calificaron ayer las Cámaras de Turismo y de Comercio el hecho de que cruceros, como el Fram de bandera noruega, lleven a sus pasajeros a puntos turísticos y áreas protegidas como lo es isla Magdalena.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 10 de Diciembre del 2011

Compartir esta noticia
28
Visitas


Como “inaceptable y grave” y algo que no debe volver a repetirse, calificaron ayer las Cámaras de Turismo y de Comercio el hecho de que cruceros, como el Fram de bandera noruega, lleven a sus pasajeros a puntos turísticos y áreas protegidas como lo es isla Magdalena.

Para ambas cámaras, el incidente ocurrido el jueves pasado es algo que atenta tanto contra la legislación vigente como a los intereses de diversos grupos y prestadores de servicios ligados a la actividad turística.

En tanto, la agrupación Armadores del Sur (Armasur) estudia iniciar acciones legales contra todos los servicios involucrados. Dentro de los pasos contemplados, está estampar una denuncia en la Inspección del Trabajo al estimar que se vulneró la normativa laboral, pues extranjeros habrían desarrollado actividades remuneradas en territorio chileno.

Preocupación

El jueves pasado -según versión difundida por Capitanía de Puerto y autoridades del gobierno regional- se produjo un incidente en isla Magdalena cuando operadores locales vieron cómo el crucero Fram, agenciado en Chile por Agunsa, bajaba directamente pasajeros.

Esto -según la referida versión- habría sido repelido con gritos e insultos por tripulantes de “Solo Expediciones”, si bien inicialmente la versión de Capitanía de Puerto fue atribuir el incidente a Gonzalo Solo de Zaldívar.

El presidente de AustroChile, Sergio Tapia, y el representante de dicho gremio y también de la Cámara de Comercio, Arturo Aliaga, solidarizaron con el empresario Alejandro Solo de Zaldívar, planteando que cualquier reacción destemplada que podría haberse registrado en el lugar pudo haber sido fruto del sentimiento de impotencia y de vulneración de derechos.

Respecto del desembarco directo de pasajeros a puntos intermedios de Magallanes, Tapia y Aliaga sostuvieron que esto “abre una válvula, un escape que nos preocupa pues afecta y que puede ser imitado por el resto de los operadores extranjeros”.

Dijieron que, de acuerdo a lo informado por Solo de Zaldívar, una situación similar ya se había vivido hace veinte días en isla Magdalena.

Plantearon que los dardos apuntan, en primer lugar, a la autoridad marítima la que sería informada y otorgaría las respectivas autorizaciones.

En el caso del crucero Fram, la embarcación comunicó su salida hacia Ushuaia y, camino a dicho destino, habría parado cerca de isla Magdalena para que algunos pasajeros pudieran visitar a esta pingüinera.

Frente a cuestionamientos de que dicha parada pueda ser entendida técnicamente como cabotaje, Aliaga planteó que todo traslado de carga y/o pasajeros entre dos puntos del territorio nacional se designa como tal y que la legislación chilena sólo otorga autorización para ello sólo a operadores con bandera nacional y legalmente constituidos en el país.

Tapia y Aliaga hicieron ver que, si se permite tal actividad, se dañará enormemente toda la cadena productiva y de servicios ligadas a la visita, en este caso, de la referida pingüinera, temporada que sólo se prolonga hasta el 15 de marzo a diferencia de otros atractivos turísticos que pueden prolongarse durante el año.

Dijeron que a un turista se le cobra en promedio unos US$30 por ir a isla Magdalena, mientras que en los cruceros se le pide a cada pasajero US$160.

Plantearon que, además de afectar a agencias de viaje que pueden vender el servicio, transportistas terrestres y marítimos que pueden llevar a los pasajeros, se daña al comercio relacionado, entre ellos bencineras, expendios o servicios de comida, así como a pequeños artesanos que, en algunos casos, son subidos a las embarcaciones regionales para que durante el viaje los extranjeros puedan adquirir sus productos.

“Es toda una cadena productiva que se ve afectada”, repararon y, por ello, reiteraron su apoyo a las acciones que emprenda Armasur.