Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas

“Es indispensable un esfuerzo más decidido del Estado para mejorar condiciones de vida del sector rural”

José Antonio Galilea también planteó la preocupación del gobierno por el incremento del abigeato e informó sobre modificaciones que se realizarán a programas, como el de recuperación de praderas degradadas

Por La Prensa Austral Sábado 2 de Julio del 2011

Compartir esta noticia
10
Visitas


Apelando a una necesaria coordinación interministerial, el titular de Agricultura, José Antonio Galilea admitió que se requiere un esfuerzo más decidido de parte del Estado para mejorar las condiciones de vida de la gente que trabaja en las estancias y el sector rural en Magallanes.

Así se hizo eco de la demanda formulada por el presidente de la Asociación de Ganaderos de Magallanes (Asogama), Jorge de Grenade, quien planteó que se requiere una política pública que permita subsanar diversos problemas, como el de la conexión vial y digital, que atentan contra la competitividad de los productores y exportadores regionales.

Galilea visitó la zona y, entre diversas actividades, inauguró un seminario sobre los desafíos para mejorar la competitividad silvoagropecuaria en el país.

En tal seminario, se abordaron los principales problemas del sector y se identificaron las brechas prioritarias.

– ¿Cuáles son las principales brechas en Magallanes?

– “El seminario se enfocó en las tres áreas pilares: la ganadería bovina y ovina, el sector hortofrutícola y el forestal. Respecto de las brechas que se pueden categorizar como nacionales, no son muy distintas de las que uno puede encontrar en otras zonas del país, como el costo de energía, la capacitación laboral, uso del recurso hídrico, por nombrar algunas.

“Pero, inmediatamente surgen otros aspectos que tienen una expresión muy fuerte en Magallanes. No hubo ninguno de los expositores que no mencionara el tema de la conectividad como un tema muy determinante. Surge también con bastante fuerza que muchos programas ministeriales no están bien adaptados a las condiciones de una región como Magallanes, como el de recuperación de suelo degradado, el fomento al riego y al drenaje, que necesitan ajustes para esta zona.

“También queda demostrado que el sector tiene un enorme potencial. Como ejemplo, podemos decir que aquellos que se han atrevido a invertir en pastada, en mejoramiento de praderas están siendo exitosos y, de alguna manera, se cae una suerte de mito en el sentido de que por las condiciones de clima y suelo no estaban dadas las circunstancias como arriesgarse a invertir en mejoramiento de praderas en Magallanes”.

– En este programa específico, se han hecho reparos respecto del impacto en estancias de grandes extensiones, pues el porcentaje de cobertura es mínimo y, además, no existe la posibilidad de que un ganadero vuelva a postular para darle continuidad a dicha inversión.

– “El tema lo tocamos y siempre estos programas pueden ser mejorados. Este programa es antiguo desde el punto de vista de su aplicación, pero nuevo desde que está regido por una ley y éste es el segundo año que opera bajo el mando de una ley que se dictó en 2009 y que hay rigideces que la única manera de cambiarlas es modificando la legislación. En lo personal pienso que es poco flexible”.

– ¿Esto da pie para esperar que haya alguna modificación al programa y que se adapte más, por ejemplo, a la situación de Magallanes?

– “Desde luego. Nosotros vamos a enviar una modificación a la ley para hacer algunos cambios que no son muy ambiciosos, pero nos van a permitir mejorar la operatividad de este programa. Pensamos que esto nos va a permitir mejorar la reglamentación, le vamos a introducir algunos elementos de carácter regional para que, dentro de un marco conceptual, exista la posibilidad de que dentro de cada región haya flexibilización del uso de este instrumento.

“Ahora, si estamos pensando que un terreno pueda ocupar más de una vez el acceso a la bonificación, estaríamos hablando de una iniciativa totalmente distinta de la que hoy día hay y probablemente para eso se requiere una mirada que yo pudiera compartir, pero que es de bastante más largo plazo.

“También vamos a simplificar procedimientos y que un segmento de pequeños propietarios no tenga que verse obligado a participar en un concurso, sino que haya asignación directa”.

– ¿Qué le diría usted a economistas que postulan que la ganadería no es incidente en el Pib regional y que, por ende, no debe ser una prioridad?

– “Si uno revisa cuánto es el aporte del sector agrícola al Pib nacional, llega a que es entre 3,7% a 4%, pero, si uno hace el mismo cálculo con los encadenamientos hacia adelante y hacia atrás, llegamos a 12%. Entonces, ¿si el aporte al Pib nacional es de apenas un 3,7%, eso implicaría que no deberíamos darle ninguna prioridad? Lo contradictorio es que es el segundo sector exportador después de la gran minería y es, lejos, el sector que genera más empleo, con 800 mil empleos directos y más de un millón de empleos indirectos y la población vinculada a la actividad agrícola, en cualquiera de sus expresiones, es de unos seis millones de habitantes.
“Uno podría extrapolar algunos de estos conceptos a la realidad de Magallanes, sin duda”.

– El cuestionamiento surgió cuando, en la anterior administración, se quiso implantar el modelo de los “clusters” y se trató de dejar fuera a la ganadería.

– “Creo que es un error analizar el aporte de una actividad, cualquier ésta sea, sólo pensando en el Pib, porque resulta muy sesgado. Finalmente, lo que uno no puede dejar de considerar es el potencial de una actividad económica. En una zona como ésta, que tiene un inmenso territorio, obviamente la actividad ganadera, por ejemplo, tiene que tener un espacio y otra cosa es que se vayan dando los espacios para que, a través de políticas públicas, del esfuerzo de los privados, se genere una mayor productividad.

“Por ejemplo, hay una ganadería ovina en Magallanes bastante atrasada o no necesariamente moderna, pero también explotaciones de ovejería tecnológicamente muy adelantadas, haciendo grandes aportes en materia de innovación y con niveles de productividad muy distinto”.

– A este respecto, ¿qué llamado le formularía a los ganaderos magallánicos que, para algunos, han sido muy privilegiados y son un tanto “llorones”? ¿Se requiere que tengan más visión, que inviertan más, que adquieran nuevas tecnologías?

– “Desde luego. Esto es válido para la agricultura y para cualquier actividad, en general. No hay peor conducta que el conformismo. Todos podemos navegar en la circunstancia en que estamos, pero no tener ambición es, probablemente, lo que limita el desarrollo, el crecimiento de los territorios y de las actividades económicas y, por lo tanto, mi llamado a generar un fortalecimiento de la articulación público-privada. Actividades que uno pudiera considerar, de pronto, que están deprimidas o que podrían dar mucho más productividad necesitan un sector público confiable con instrumentos apropiados, pero el sector público necesita también de un sector privado pujante, entusiasta para que las políticas públicas que se aplican tengan también sentido”.

– El presidente de Asogama pidió al gobierno que implemente una verdadera política pública que les permitan sortear las dificultades que atentan contra su competitividad, en términos de conectividad vial, conectividad digital, capacitación laboral, entre otros requerimientos.

– “Coincido en que es indispensable en Magallanes y en cualquier parte del país -y quizás aquí con mayor razón por las características territoriales- que tiene que haber un esfuerzo de parte del Estado mucho más decidido en mejorar las condiciones de vida de las personas que habitan el sector rural, porque, de lo contrario, el que permanezcan en los lugares en que están es pedirle un sacrificio que muy difícilmente se le puede pedir a alguien cuando hay una suerte de comodidades a la vuelta de la esquina en los sectores urbanos. Entonces, obviamente hay que hacer un mayor esfuerzo en conectividad vial, distribución de electricidad…”.

– Ministro, ya sabemos eso, pero ¿usted tiene alguna buena noticia al respecto? En el caso de Magallanes, ¿va a haber algún plan definido para abordar eso?

– “Entiendo que acá está operando el Plan Magallanes e imagino que contempla materias como las que estamos conversando. Nadie podrá pretender que, en un período corto de tiempo, un problema que se arrastra por años se resuelva. Lo que sí se puede esperar es que ese Plan Magallanes se haga cargo de estos problemas que, al final, más que productivos son casi sociales. Lo importante de estos planes es que involucran a todos los ministerios”.

– Pero, ustedes, como ministerio, pueden empujar a que esas iniciativas se concreten.

– “No me quiero sacar los balazos, pero no es una cuestión que nos atañe directamente si bien somos parte de los dolientes, porque no se puede pretender un desarrollo agrícola como el que quisiéramos si hay simultáneamente falencias en materia de conectividad, falencias en materia de riego y eso es lo que hace tan importante la complementación de un ministerio con otro”.
Explotación carbonífera

– Ministro, otra de las aprensiones del sector es en qué medida la introducción de otras industrias puede ir en desmedro de la actividad agrícola y, en particular, de la ganadería, como, por ejemplo, la explotación carbonífera de isla Riesco.

– “Este es un tema que aparece también en otras regiones del país, donde, de pronto, se aprecia cierta incompatibilidad entre una actividad y otra. Creo que, más allá de las sensaciones o impresiones que uno tenga, lo que le da garantía a todos es que se cumpla la normativa legal y, desde luego, la normativa medioambiental. Y, cuando hablo de que se cumpla la normativa, me imagino que el tema con el desarrollo minero en isla Riesco de alguna manera está sustentado en la normativa que le permite su desarrollo y creo, de nuevo, que la articulación público-privada debiera, más que prohibir que se desarrolle una u otra, es resolver cómo se compatibilizan sin que se afecten”.

– O sea, hay espacio para que ambas se desarrollen en la medida de que cumplan con las disposiciones legales.
– “Exactamente y que, cuando haya aspectos que la normativa legal no es capaz de resolver, hay que sentar los actores en la mesa para ver cómo se solucionan por la vía del acuerdo y la buena voluntad”.
Abigeato

– Ministro, un gran problema local es el abigeato. Se ha denunciado que tiene un costo de US$10 millones al año. ¿Es un tema que les preocupa?

– “Preocupa a tal punto que nosotros, en conjunto con el ministerio del Interior, hemos puesto en discusión en el Congreso un proyecto de ley que apunta fundamentalmente a prevenir este delito que se ha ido extendiendo en los últimos años a toda la zona ganadera del país. Aquí hasta 70 mil cabezas de ovino son afectadas por el abigeato. Ese proyecto está hoy día en trámite en la comisión de Agricultura de la Cámara, ya se aprobó la idea de legislar y estamos trabajando el articulado.

“Se establece una serie de normas que debiera mejorar la prevención del delito. Una de ellas es, por ejemplo, junto con eliminar la guía de libre tránsito, hacer obligatorio un formulario de transporte de traslado animal que va a tener que ser exigido por el destinatario de los animales y éste va a tener que conservar. Entre otras cosas, para que sea objeto de fiscalización, se sepa exactamente la procedencia de esos animales. Una feria ganadera, por ejemplo, no va a poder recibir animales si no vienen acompañados de este documento.

“El proyecto extiende facultades de algunos servicios, como el Sag, para el control y es un buen primer paso en la dirección de, más que atacar el delito en sí mismo, prevenirlo.

“Habrá que hacer otras cosas. Nosotros creemos que el aumento de penas es necesario, pero no termina con el problema.
“El abigeato es claramente un motivo de preocupación porque va en aumento”.
Innovación

– ¿Está dentro de sus prioridades invertir más en investigación?

– “En el ministerio tenemos tres institutos tecnológicos. Desde el punto de vista presupuestario, los tres institutos para este año recibieron recursos por encima de lo que venían recibiendo antes justo para potenciar su accionar.

“Los tres estaban en una situación financiera compleja… El Inia, hasta el día de hoy, tiene un déficit asfixiante a pesar del aumento de recursos de que fue objeto en la última ley de presupuesto…

“Estos tres organismos y, particularmente el Inia, están llamados a realizar un vuelco en su quehacer para poder hacer mucho más investigación aplicada y, por lo tanto, utilizable por parte de los productores y, al mismo tiempo, a efectuar mucho más transferencia de tecnología.

“El próximo mes aquí en la región se empiezan a crear los grupos de transferencia tecnológica, al alero del Inia, básicamente pensando en medianos y pequeños agricultores, un sistema que en alguna época en Chile dio mucho éxito, pero se mantuvo al alero de instituciones gremiales. Ahora queremos darle un reimpulso para que toda tecnología nueva, todo aquel éxito investigativo lo podamos llevar a los productores que es, muchas veces, el camino que corta.

“Y, en materia de innovación, tenemos el Fondo de Innovación (Fia), le hemos hecho un ajuste para que se convierta no en un co-financiador más, sino que enfoque sus recursos a todo proyecto verdaderamente innovador”.

– En el caso particular del Inia en Magallanes, ellos tienen pendiente una demanda por una mejor sede, pues ni siquiera han podido aumentar su personal por falta de espacio. Están todos hacinados.

– “Si son cosas razonables, eventualmente lo podemos hacer y eso no es excusa para no hacer nada, porque lo peor es la parálisis. Recibimos al Inia con un déficit insostenible y no es dable pensar que va a llegar el ministerio de Hacienda y le va a girar un cheque. Salvo que nosotros demostremos que tenemos una forma de enfrentar con recursos propios y con los eventuales aumentos presupuestarios un proyecto para resolver el déficit en un plazo razonable. Tenemos que tener ahora, lamentablemente, un Inia cumpliendo su función, pero, de algún modo, restringido.

“Tenemos que resolver los múltiples problemas del Inia, desde ya nombrar a un director nacional, lo que no es fácil pues no sólo tiene que enfrentar el déficit, sino también una relación con los sindicatos que es muy compleja”.

– La Presidenta Cristina Fernández presentó a la ternerita Rosita Isa, que producirá leche maternizada. ¿Cuándo tendremos en Chile a un Mandatario realizando una presentación de tal envergadura o, a lo mejor, acá en Magallanes un descubrimiento que permita dar un salto cualitativo? ¿Estamos muy lejos de Argentina en este aspecto?

– “No, para nada. Pocos se van a acordar que el año pasado unos investigadores del Inia presentaron el primer ternero clonado, lo que claramente es un éxito. El Inia, a su vez, con todos sus problemas, es una institución que permanentemente está sacando nuevas variedades de trigo, de arroz y generando conocimiento y novedades para el sector.
“El Inta (instituto argentino) es una institución gigantesca, porque Argentina es una agricultura gigantesca…”.

– Pero, nosotros queremos ser una potencia alimentaria y también necesitamos grandes transformaciones.

– “Pero, pero si algunas de esas se están haciendo. Yo mismo he participado en el lanzamiento de nuevas variedades de carozo, de uvas de mesa, todas generadas en el Inia, y también en actividades de universidades.

“La propia industria forestal ha hecho una verdadera revolución al generar genética forestal de gran nivel, con resultados importantes.

“Siempre se puede hacer más en materia de investigación o innovación, pero plantear que estamos absolutamente en el atraso, eso no es así.

“Mire, no es un chiste esto de Chile, potencia alimentaria. Chile es el exportador del mundo de uva de mesa. Le voy a decir en lo que somos top ten: uva de mesa, manzana, palta, cereza, nuez, kiwi. Hemos aumentado sostenidamente nuestra exportación de productos lácteos, de carne, ni hablar de carnes blancas, pues somos un proveedor muy importante de carnes blancas y acabamos de abrir el mercado chino y espero que en las próximas semanas lo hagamos con palta y arándanos a India”.

– O sea, Chile, potencia alimentaria, ¿es más que un eslogan?

– “Es más que un eslogan y, además, nunca lo he entendido como una meta que se va a cumplir en un día, sino que lo veo como un proceso”.