Necrológicas
  • Hugo Hernán Maureira Menghini
  • María Victoria Zúñiga Cid

Escasez de paramédicos complica operación de enfermería en la cárcel

Numerosos han sido los traslados que ha debido hacer en los últimos días personal de Gendarmería desde la cárcel de Punta Arenas al Hospital Clínico por supuestas urgencias médicas; sólo en los dos últimos fines de semana tres de los procedimientos giraron en torno a revisiones por meros malestares. Lo anterior, pese a que el recinto penal cuenta con la mejor enfermería implementada en la región, esto tendría relación con la falta de personal que por estos días está enfrentando la unidad carcelaria.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 10 de Noviembre del 2014

Compartir esta noticia
5
Visitas


Numerosos han sido los traslados que ha debido hacer en los últimos días personal de Gendarmería desde la cárcel de Punta Arenas al Hospital Clínico por supuestas urgencias médicas; sólo en los dos últimos fines de semana tres de los procedimientos giraron en torno a revisiones por meros malestares. Lo anterior, pese a que el recinto penal cuenta con la mejor enfermería implementada en la región, esto tendría relación con la falta de personal que por estos días está enfrentando la unidad carcelaria.
La situación estaría generándose ya que el personal paramédico del recinto no se encuentra cumpliendo funciones debido a que uno de ellos está en comisión de servicio, otro con licencia médica y el último haciendo uso de su feriado legal, según se confirmó desde la dirección regional de Gendarmería, siendo tres los profesionales con que cuenta la sección de enfermería.
La anómala situación, ha originado procedimientos de salidas de reclusos del penal, que de haber una solución o bien personal suplente, habría podido subsanarse en el mismo recinto penitenciario, lo que quedó de manifiesto el primer fin de semana de noviembre, cuando uno de los internos trasladados recibió en el Hospital Clínico una dosis de viadil al presentar una molestia estomacal.
Consultado el director regional de Gendarmería, coronel Alejandro Fuentes, aseguró que se tomaron medidas transitorias a la espera que se regularice la situación de los trabajadores.
“Hemos dispuesto que la enfermera coordinadora regional desempeñe funciones en el penal, a fin de que sea ella quien entregue las evaluaciones y tratamientos a los internos que requieran atención de salud”, precisó Fuentes.
No obstante, indicó que distribuido el horario de la profesional en 44 horas semanales, deberá quedar “de llamada” tras el término de la jornada diaria, por lo que ante una eventual situación en que se requiera su presencia, deberá trasladarse al penal para evaluar al interno que requiera atención.
– ¿Qué ocurrirá en caso de una emergencia que requiera atención médica entonces?
– “En ese caso el penal dispone de un dispositivo para movilizar de inmediato al interno al recinto hospitalario, prioridad donde es siempre la vida del interno, por lo que esa es la instrucción, para cualquier otra cosa atenderá la enfermera”, comentó.
Cabe señalar que si bien el personal de Gendarmería tiene cursos de primeros auxilios, no cuentan con especialización de salud que les permita reconocer una patología real o ficticia, por lo que mientras la situación de los funcionarios no se regularice, existe el peligro de que un interno pueda simular una salida, con los riesgos que eso conlleva.
“Ideal para nosotros sería contar con todos los recursos que necesitamos, y esperamos que se pueda solucionar lo antes posible la materia, por el momento tenemos que operar de la mejor manera con lo que tenemos”, concluyó el director regional de Gendarmería.