Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Española Awasi construye hotel de lujo aledaño al Paine

Awasi es una cadena hotelera de lujo que se abre camino en Chile, propiedad de la española Ana Sáinz de Vicuña, y que ya se apresta a aterrizar con un nuevo concepto en Ultima Esperanza, luego de invertir en un primer proyecto en San Pedro de Atacama.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 22 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
241
Visitas


Awasi es una cadena hotelera de lujo que se abre camino en Chile, propiedad de la española Ana Sáinz de Vicuña, y que ya se apresta a aterrizar con un nuevo concepto en Ultima Esperanza, luego de invertir en un primer proyecto en San Pedro de Atacama.

Aun cuando no están autorizados a dar montos de la inversión, Matías de Cristóbal, gerente general de Awasi en Chile, señaló a este medio que hoy trabajan intensamente para sacar adelante el que será su hotel Awasi Patagonia (o Torres del Paine) dentro de una estancia de 6 mil hectáreas, donde compraron un predio de 100 hectáreas: “Vamos a estar insertos dentro de lo que es la estancia, y dentro de esas 100 hectáreas -que está metido en la ladera de un cerro- hay un bosque nativo muy interesante y es una zona bien protegida del viento, una ladera del cerro que se llama Sierra Contreras. Esto está justo frente al parque nacional (Torres del Paine), separado del parque por el río Las Chinas”.

Se trata de 12 villas (casas pequeñas) de 80 metros cuadrados, cada una en un todo integrado con living, habitación y baño, en el medio del bosque y con vista a Las Torres. Todo esto recubierto con lenga. “Entonces desde afuera se ven a lo lejos unos pequeños refugios, pero no se ve un hotel, que es lo que nosotros queremos hacer”, acotó.

De todas ellas, una es doble y tiene 180 metros cuadrados con una especie de mini piscina privada, dos grandes habitaciones y un living. Su capacidad total es de 26 huéspedes en total, en tanto la mayor es para cinco personas o una familia.

En San Pedro de Atacama partieron con este novedoso concepto en un hotel con ocho casitas, a un precio muy alto y con servicios también muy altos: “Acá cada habitación tiene 100 por ciento servicios privados, cada una tiene un guía y un jeep a su disposición, o sea que las excursiones siempre son de pocas personas y muy hechas a la medida (y al ritmo del pasajero)”.

De hecho, tuvieron un asesor sudafricano que ha desarrollado muchos de estos pequeños lodges en Africa, que los inspiró a hacer estas pequeñas casas aisladas y con un pequeño sector donde tendrán un restorán para los huéspedes del hotel, con un living común.

Avances

Agregó que “la idea es que cada persona pueda sentir la experiencia de Patagonia y estar en esta pequeña casita, separada una de otra 40 a 50 metros, con la idea que no se vean entre ellas, cada una mimetizada y al medio del bosque”, añadió.

Su proyecto se inspira un poco en las reservas privadas de Africa, ya que generalmente están en lugares colindantes con parques nacionales, tienen el mismo tipo de flora y fauna, pudiendo ser apreciados en forma más exclusiva y privada: “Tratamos de desarrollar un turismo sustentable no invasivo y, dentro de ese punto de vista, nuestra arquitectura es no invasiva”. Se inspiran en los refugios antiguos patagónicos de las estancias y a través del arquitecto Felipe Azadi, están tratando de hacer algo que sea de madera. Esto, empleando mano de obra local, a través de cuatro pequeñas constructoras de Punta Arenas, porque “quienes mejor saben construir con los elementos del lugar son los empresarios locales”.

En cuanto a las obras, éstas partieron en junio y ya empezaron a hacer algunos paneles prefabricados en Punta Arenas. Ahora la obra se está montando, y en marzo esperan tener todo techado para darle a las terminaciones y tratar de inaugurar en octubre de 2013, con una buena publicidad internacional. Inclusive al lado de donde se ubicará debieron hacer un camino propio de 17 kilómetros, en un esfuerzo importante.

En cuanto a cómo les ha ido en Atacama, indicó que el 50 por ciento de sus huéspedes son europeos – Inglaterra, Francia, Suiza y Estados Unidos-, y no han visto una caída en la demanda, “a pesar de que en ciertos países de Europa están mal. Lo que sí hemos notado es que la gente tiende a reservar a último momento, piense usted que estamos en un segmento de nivel económico muy alto que no deja de viajar. Quizá lo que hace es reservar a último momento, porque no sabe si va tener problemas para viajar o no”.