Necrológicas
  • Herminia Hernández Andrade
  • Francisco Clodomiro Maldonado Barría
  • Mirna Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic

Estudiantes de la Umag denuncian “paupérrimas” condiciones de la Escuela de Arquitectura

– Dos millones 950 mil pesos pagan al año los alumnos que estudian esa carrera. Baños tapados, animales a pocos metros
de las salas y déficit de espacios son algunas de las críticas.

Por La Prensa Austral Domingo 29 de Mayo del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
141
Visitas


Dos ovejas están a pocos metros de las salas donde los alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Magallanes realizan sus clases y crean sus maquetas y proyectos. Según ellos mismos relatan hay días en que el olor es insoportable.
Los animales no se encuentran bajo medidas de higiene, ni siendo mantenidos en un espacio adecuado. Están en un quincho en el que antes se hacían convivencias y que hace tres meses es reutilizado como un corral por la casa de estudios. Y según evidencian las fotografías y el relato de los alumnos el lugar se ha transformado en un botadero, en el que incluso la suciedad atrae roedores. La Escuela de Arquitectura funciona en terrenos del Instituto de la Patagonia, por Avenida Los Flamencos.
A esto se suma el mal estado de las salas y los baños y el poco espacio con el que cuentan para desarrollar sus clases, según contó el ex presidente del Centro de Alumnos, Hugo Ojeda.
La carrera de Arquitectura es la más cara de la Umag y tiene un arancel anual de 2 millones 950 mil pesos, lo que no se evidencia en la infraestructura con que cuentan los alumnos. Ni siquiera, dicen, los baños están en buenas condiciones y se encuentran tapados por problemas en el desagüe.
La actual presidenta de los alumnos de Arquitectura critica que el valor que están pagando por la carrera está al nivel de las universidades privadas, que tienen una infraestructura muy superior.
Otro de los conflictos es que los estudiantes están pidiendo que el Centro de Estudios del Quaternario, que es una institución privada, deje de utilizar las instalaciones de la Umag.
Así, mientras la universidad se proyecta como un importante centro de investigación científica y antártica y mientras las autoridades piensan en abrir nuevas carreras, los alumnos exigen tener las mínimas condiciones para recibir la preparación profesional por la que están pagando. Con impotencia señalan que ni siquiera las ventanas están en buenas condiciones y tienen que utilizar “bancos” para poder mantenerlas abiertas y ventilar las salas.
Continúa la “toma”
Los problemas en Arquitectura son uno de los puntos que provocaron que los estudiantes de la Umag se movilizaran y decidieran “tomarse” la casa de estudios indefinidamente. A esto se suma el petitorio interno que los dirigentes esperan dar a conocer al rector Víctor Fajardo, con quien aún no se reúnen.
El presidente de la Federación de Estudiantes, Manuel Gallardo, dijo que ayer se reunieron con el vicerrector académico Juan Oyarzo.
Los estudiantes piden el congelamiento por al menos dos años de los aranceles y que no se realice la apertura de carreras como Medicina.
La “toma” de las instalaciones de la universidad continúa y son alrededor de 250 los estudiantes, de los 3 mil que tiene el establecimiento de enseñanza superior, que están participando activamente en la movilización.