Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Falla en “alargador” de corriente originó incendio que dejó sin nada a pensionada

Optimista y agradecido de que a su madre no le pasara nada, Carlos Portas García encabezaba ayer en la tarde los trabajos de limpieza de escombros de la vivienda que por más de 45 años cobijó a su familia y que fue arrasada por el fuego el jueves de esta semana, cuando la dueña de casa, Delfina García Muñoz logró escapar de las llamas.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 13 de Septiembre del 2014

Compartir esta noticia
11
Visitas


Optimista y agradecido de que a su madre no le pasara nada, Carlos Portas García encabezaba ayer en la tarde los trabajos de limpieza de escombros de la vivienda que por más de 45 años cobijó a su familia y que fue arrasada por el fuego el jueves de esta semana, cuando la dueña de casa, Delfina García Muñoz logró escapar de las llamas.
Hijos, nietos y amigos realizaban las tareas de limpieza, sacando una a una las pertenencias de la bisabuela de 79 años de edad, incluida la cama que con esfuerzo se había comprado hacía poco menos de dos meses. Evidentes eran los destrozos que el fuego causó en el domicilio de pasaje Pelantaro Nº0685, en la población Gobernador Viel, y cuyo origen apuntan a un dormitorio ubicado en la parte posterior del inmueble, donde se almacenaban diferentes enseres, según han logrado establecer las diligencias investigativas. En dicho lugar, una extensión eléctrica tipo “zapatilla”, se habría recalentado originando la emergencia.
“Mi mamá me relató que estaba lavando cuando de repente se cortó la luz, ella pensó que sus nietas le habían jugado una broma y cortado el suministro desde el medidor. Entonces fue a ver que ocurría y se dio cuenta del humo que venía del fondo, de la pieza donde guardaba de todo, abrió la puerta y salió una llamarada inmensa, y lo único que hizo fue salir de la casa”, comentó Portas, agradeciendo que su mamá alcanzara a huir.
Hoy, la madre de 4 hijos, abuela de 12 nietos y bisabuela de 11 pequeños está hospedada en casa de familiares, con muy buen ánimo y tranquila, resignada por lo ocurrido, aunque lejos de estar devastada. “Son cosas materiales dice ella”, comentó su hijo.
La familia de la mujer, quien recibió el ofrecimiento de ayuda municipal, quiere reconstruir la casa como originalmente era, sin las ampliaciones que con el paso de las décadas se le fueron haciendo. Respecto los muebles, el hijo de la mujer damnificada dijo que “ahí veremos como lo hacemos”.