Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Fallo invalida adjudicación del contrato de la basura a Servitrans y obliga al municipio a hacer nueva licitación

Veredicto de la Corte de Apelaciones de Santiago le dio la razón a la empresa reclamante Recotrans.
Ya no existe otra instancia judicial a la que pudiera recurrir el municipio.

Por La Prensa Austral Martes 10 de Mayo del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
129
Visitas


La cadena de errores cometidos durante el proceso de adjudicación del contrato de recolección de basura en la ciudad de Punta Arenas, le están pasando la cuenta a su municipio. A la demanda de indemnización de perjuicios interpuesta hace algunos días por la empresa de Mario Mancilla Oyarzún contra el alcalde y seis concejales por la suma de 850 millones de pesos, se suma el rotundo fallo de la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago dictado con fecha de ayer, que deja sin efecto la adjudicación del servicio de recolección de residuos domiciliarios a la actual empresa Servitrans y obliga al municipio local a llamar a un nuevo proceso de licitación.

Este verdadero golpe de nocaut a la administración del alcalde Vladimiro Mimica le significaría un alto costo para las arcas municipales, en el evento de tener que indemnizar a la empresa Servitrans, siempre y cuando no se adjudique el nuevo contrato, el que originalmente regía por 5 años.

La empresa Recotrans, representada por Román Haro, con domicilio en la ciudad de Santiago, fue una de las ocho oferentes que se presentaron a la licitación pública convocada por la municipalidad, luego de que el primer proceso que había sido adjudicado al empresario Mario Mancilla, fuera declarado desierto. La segunda licitación otorgó el contrato a la empresa Servitrans.

Frente a esta decisión, Recotrans recurrió de reclamación ante el Tribunal de Contratación Pública que funciona en Santiago, impugnando el decreto alcaldicio Nº183, de fecha 20 de enero de 2010, solicitando sea declarado ilegal y arbitrario, y que se retrotraiga el proceso de licitación a la etapa de “volver a evaluar las ofertas de las tres empresas que se ajustaron a los términos y condiciones establecidas en las bases, declarando nulo todo lo obrado desde esa etapa en adelante”.
En su presentación enumera una serie de arbitrariedades e ilegalidades que se habrían cometido durante el desarrollo del proceso de adjudicación del contrato.

Al respecto, sostiene que la autoridad municipal propuso la entrega del servicio a la empresa Servitrans, la que “nunca debió llegar a esa etapa”, ya que, a su juicio, sólo calificaban, según el puntaje obtenido en el proceso de evaluación, en primer lugar, la empresa demandante (Recontrans), en segundo lugar, la empresa de Jaime Asencio, y finalmente, la sociedad Transportes S.A. En su opinión, Servitrans se encontraba en quinto lugar y señala que el alcalde adjudicó la propuesta a una empresa que ofreció un servicio que es materia de otra licitación, como es el barrido de calle, limpieza de zarpas y otras.

Tribunal de Contratación Pública

Con fecha 24 de septiembre de 2010, el Tribunal de Contratación Pública le dio la razón a la reclamante, no obstante dicho fallo fue objeto de impugnación por parte de la Municipalidad de Punta Arenas ante la Corte de Apelaciones de Santiago, la que emitió su pronunciamiento casi 8 meses después.

El fallo que tiene fecha 9 de mayo, estableció que la empresa Servitrans era la quinta de acuerdo al informe técnico elaborado, y pese a que no era la oferta más económica, se le adjudicó la licitación, la que fue propuesta por el alcalde al Concejo Municipal y este haber votado por mayoría a su favor.

Otro de los argumentos señala que “de los antecedentes también consta que el informe de la Comisión Evaluadora no fue puesto en conocimiento de los concejales con la debida anticipación, sino el mismo día en que debían éstos pronunciarse respecto a la proposición del alcalde. Ello consta que la propia acta que se levantó de la sesión en la que incluso uno de los concejales se abstuvo de votar justificando lo que el hecho de haber tomado conocimiento en el mismo acto de ese informe y no haber tenido tiempo para estudiarlo”.

La justificación para adjudicar la propuesta a una empresa que estaba en quinto lugar de acuerdo al informe técnico fue que satisfacía de mejor manera los intereses y necesidades del municipio al considerar además barrer el centro de la ciudad de Punta Arenas tres veces por semana y efectuar servicio de despapele en el resto de la ciudad los tres días restantes y también ofrecer un programa anual de educación y difusión ambiental.

Para la Corte de Apelaciones de Santiago, “ha quedado demostrado que aquel ofrecimiento extraordinario que no estaba en las bases de licitación, forma parte de una separata cuál es ID 2355-50-LP09, de manera que al considerar como fundamento para adjudicar la licitación a una empresa que está en quinto lugar y no es la más económica considerando un aspecto que las demás participantes no han tomado en cuenta puesto que no sólo está fuera de las bases sino que forma parte de una licitación distinta, se ha vulnerado flagrantemente el trato igualitario a los oferentes lo que constituye una evidente infracción a lo que disponen los artículos 9 inciso 1º y artículo 10 inciso 3º de la Ley 19,886”.

Frente a estas consideraciones, “se confirma con costas la sentencia apelada de fecha 24 de septiembre de 2010, debiendo procederse a resolver nuevamente la licitación siguiéndose estrictamente a las bases de la misma considerando a todos los oferentes propuestos en el informe técnico”.

Este fallo es inapelable, por lo que ahora corresponde que el Tribunal de Contratación Pública decrete el cúmplase.