Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Familia con el corazón dividido por el Mundial

Chile juega hoy al mediodía, uno de los partidos más importantes de su historia deportiva. La posibilidad de eliminar a Brasil en su Mundial, es una posibilidad que no se da siempre. Y aunque los pentacampeones del mundo son los máximos favoritos, el equipo nacional está dispuesto a dar la gran sorpresa.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 28 de Junio del 2014

Compartir esta noticia
16
Visitas


Chile juega hoy al mediodía, uno de los partidos más importantes de su historia deportiva. La posibilidad de eliminar a Brasil en su Mundial, es una posibilidad que no se da siempre. Y aunque los pentacampeones del mundo son los máximos favoritos, el equipo nacional está dispuesto a dar la gran sorpresa.
Y mientras millones de chilenos esperan un triunfo de la Roja, en Punta Arenas, una familia sabe que cualquier resultado que se produzca en Belo Horizonte, celebrarán igual.
Esto porque Rubén Vargas Alvarado, ingeniero civil mecánico, conoció hace casi 4 años a María Mónica Cordeiro de Barros, originaria de Recife, capital del estado de Pernambuco, noreste de Brasil. Profesora de portugués, hace 6 años dejó la calidez del clima de su ciudad, las playas de arenas blancas y la temperatura que nunca baja de los 25 grados, para trasladarse hasta Punta Arenas, donde trabaja como docente de su idioma natal, tanto de manera particular como en Corfo y la Universidad de Magallanes.
De esta manera, el 3 de febrero de 2012 se casaron, y Mónica Cordeiro fue aceptada como una hija más por sus suegros Rubén Vargas Muñoz y María Alvarado Barría. Pero ese amor y alegría tendrá hoy, un paréntesis. Desde las 12 horas, y por 90 minutos, Mónica estará alentando a Brasil y por el otro, sus suegros y esposo, a la Roja, que quiere hacer historia en el Mundial Brasil 2014.
Claro que su esposo Rubén, no sabe a quién alentará, aunque al verlo vestido con la verdeamarelha de Brasil, queda claro lo que dicta su corazón. Todo lo contrario a sus padres Rubén y María, que no descuidaron detalle para hinchar por la Roja. Hasta las mascotas de la casa están divididas, porque el pequeño “Snoopy” o “Suárez”, porque muerde como comentaron en la familia, apareció vestido con los colores nacionales, mientras que “Boomer” un enorme Labrador, quedó vestido con los colores de Brasil.
Lo que no admite dudas es que lo pasarán muy bien, sobre todo porque en el quincho de la familia, ya tienen todo preparado. Rubén Vargas Muñoz, ex funcionario de Enap, mostró con orgullo las 8 parrillas, que maneja mediante un motor, y que ayer en la tarde, ya tenían los costillares puestos, “porque vamos a empezar muy temprano con la cocina”.
El comedor está dispuesto para recibir a 20 familiares, que desde que empezó el Mundial, disfrutan los partidos a través de un data show, por lo que tienen su propia pantalla gigante, conectada a cuatro parlantes.
Pero a medida que se acercaba el partido, la familia se notaba impaciente, y quien más preocupación tiene es Mónica Cordeiro, que aunque “siempre creemos que vamos a vencer, la historia podría cambiar”. Lo mismo piensa su suegro, aunque reconociendo que “ambos tienen posibilidades, el problema es que si gana Chile, provocaría un desastre en Brasil, con toda la situación social y política que vive. No me quiero ni imaginar qué pasaría”.
Sin embargo, Mónica apunta igual a un aspecto que le ha llamado la atención, de manera negativa: “los destrozos que se producen cuando gana Chile o lo que ha pasado en el Mundial. La cultura brasileña no es de hacer esas cosas, sino que de disfrutar. Me pone triste, porque yo amo a Chile y a Brasil, y cuando hablo con amigos o familiares, piensan que estoy en un país peligroso”. Y en cuanto al partido en sí, destacó como sus principales ídolos a Neymar, por supuesto, además de Hulk y Marcelo.
Curiosamente, aún Mónica no ha podido llevar a su nueva familia a Brasil. “Habíamos pensado ir para el Mundial, pero mis amigos y familia dijeron que mejor no, por todo lo que se vive allá, aparte a mí no me gusta tanta aglomeración. Me gusta Recife por sus playas y la tranquilidad, pero queremos ir, en otra época”, comentó Mónica Cordeiro, que según sus suegros, es experta cocinera de coxinha, una especie de papa rellena con un preparado de pollo; Cuscuz (similar a la polenta para mezclar con carne) y por supuesto, feijoad. Claro que para hoy, la mesa sólo estará servida con el costillar que preparará Rubén Vargas Muñoz.
Sólo hoy, cerca de las 14,30 horas, cuando el partido entre Brasil y Chile quede escrito en la historia, se sabrá si Rubén Vargas y su familia dirán “salud” con piscola o si al final, será Mónica Cordeiro la que celebrará con cachaça.