Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Familia pide 200 millones de pesos de indemnización por muerte de bebé

Si bien el pasado 8 de julio se zanjó la acción penal contra la matrona que inyectó erróneamente un medicamento a una recién nacida en el Hospital Clínico de Magallanes, el viernes se inició el proceso civil contra el principal establecimiento de salud de la región, ya que la familia de la lactante fallecida interpuso una demanda de indemnización de perjuicios solicitando se ordene el pago de 200 millones de pesos.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 27 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
24
Visitas


Si bien el pasado 8 de julio se zanjó la acción penal contra la matrona que inyectó erróneamente un medicamento a una recién nacida en el Hospital Clínico de Magallanes, el viernes se inició el proceso civil contra el principal establecimiento de salud de la región, ya que la familia de la lactante fallecida interpuso una demanda de indemnización de perjuicios solicitando se ordene el pago de 200 millones de pesos.
La madre y abuela de la pequeña Camila Paz, bebé fallecida en su primer día de vida en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico, en septiembre de 2013, iniciaron acciones civiles por la responsabilidad administrativa que recae sobre el recinto médico.
Al menos así lo señala la demanda interpuesta por el abogado representante de las afectadas, Oscar Gibbons, en la Corte de Apelaciones, acción escrita en la que se indica que “la pequeña Camila Paz Villarroel Sánchez, nació aproximadamente a las 19,40 horas en el Hospital Clínico de esta ciudad, con perfecta salud, sin ningún tipo de anomalías orgánicas, pesando 3,510 kilos y midiendo 50 centímetros.
“Al día siguiente, a las 15 horas, visitó a la madre el doctor Gustavo Pizarro, quien explicó que había que hacerle a la niña un tratamiento con penicilina sódica, para lo cual se le llevó a la Unidad de Neonatología. A las 17 horas fue la madre desde la pieza en que estaba, hasta dicha unidad para darle pecho.
“La matrona Soledad Villarroel señaló que aprovecharía el momento de amamantamiento para ponerle la medicina a la niña, tras lo cual procedió a inyectarla usando una mariposa que tenía ya insertada en su muñeca izquierda, momento en que la bebé comenzó a dar muestras de gran dolor, luego comenzó a presentar manchas en la piel de color morado por todo el cuerpo, para casi de inmediato sufrir un paro cardiorrespiratorio, falleciendo frente a los ojos de su madre.
“La matrona se puso muy nerviosa y llamó a un grupo de personas, los cuales intentaron maniobras de reanimación, dándole masajes cardiacos, inyectándole varias dosis de adrenalina y administrándole descargas eléctricas, nada de lo cual tuvo resultado. En algún momento la matrona dejó el grupo y se alejó llorando por un pasillo”, reza parte de la narración de los hechos en la demanda.
Añade el texto el testimonio de la mamá de la niña que señala: “La muerte de mi hija fue causada por dos factores: En lugar de inyectarle penicilina sódica como estaba dispuesto por el médico, la matrona le inyectó penicilina con benzatina, en formulación para adultos. Y la penicilina con benzatina sólo puede ser administrada vía intramuscular, pero fue inyectada vía endovenosa.
“Acudí al Hospital Clínico con el fin de dar a luz y su falta de servicio me arrebató la vida de mi hija. Esta falta de servicio se debió a que la matrona no revisó la etiqueta del envase que contenía la sustancia que inyectó. Y porque la penicilina con benzatina no debió estar en la unidad de neonatología, por un error en la cadena de farmacia del hospital, este medicamento estuvo al alcance de la matrona, no debiendo jamás haber estado allí.
“Destrozada, llamé a mi madre Lorena Villarroel, para que acudiera al hospital en mi ayuda. Al presentarse, pidió explicaciones de lo ocurrido al doctor Gustavo Pizarro, recibiendo como justificación de la muerte de Camila Paz, el que ella habría experimentado una muerte súbita, ya que había nacido con una malformación en el corazón, lo que no era efectivo”, es parte del relato textual expresado en la demanda civil.
Por lo anterior, el abogado querellante solicita en la acción indemnizatoria que se condene al Hospital Clínico de Magallanes al pago de 200 millones de pesos por los perjuicios morales provocados con la seguidilla de errores y malas determinaciones que provocaron la muerte de la guagua, además de ocasionar el perjuicio emocional que hoy sufre la madre, mujer quien no ha podido salir del profundo estado de dolor en que quedó sumida tras la muerte de la pequeña.
Ahora resta, que acogida la demanda, la Corte derive la acción al tribunal civil competente.