Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Fuego destruyó restaurante en pleno centro de Punta Arenas

El incendio afectó, también, a una casa habitación y otro local, en tanto un voluntario de bomberos resultó intoxicado
por monóxido de carbono.

Por La Prensa Austral Martes 15 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
210
Visitas


“Sólo las sillas y las mesas se salvaron”, relató Carlos Mayorga Vera, al intentar describir la voracidad con que actuó el incendio que destruyó su local La Tabla Restobar, ubicado en el corazón de Punta Arenas, en plena calle Bories, entre calle Ignacio Carrera Pinto y Mejicana. El fuego afectó dos locales comerciales y una vivienda de una antigua construcción de dos pisos.

A las 13,45 horas se activó la emergencia. La columna de humo era apreciable desde diferentes puntos de la ciudad, debido a que el fuego, rápidamente se había propagado desde el primer piso de la propiedad signada con el Nº632, en calle Bories, hasta las dependencias del segundo piso.

Desde el frontis de los locales comerciales salía un espeso humo, mientras que desde la parte superior las llamas se alzaban por sobre los cinco metros, alcanzando, incluso, un antiguo pino ubicado en la parte posterior de la propiedad, lo que hacía más impresionante las lenguas de fuego.

Arduos resultaron los esfuerzos desplegados por los cerca de 50 voluntarios bomberiles que acudieron a la emergencia para controlar el fuego, atacando el siniestro desde dos frentes, por calle Bories y desde el interior de la Universidad Santo Tomás, por calle Mejicana, ya que el fuego se propagaba hacia la parte posterior de la propiedad afectada, amenazando sobrepasar los muros cortafuegos colindantes y extenderse a otros edificios aledaños.

A esa hora, Carabineros se abocada a agilizar el tránsito vehicular por calle Bories, que por minutos complicaba el accionar bomberil. Mientras tanto, los locatarios afectados intentaban retirar enseres y mercaderías desde los establecimientos Betycell, Doraliza, Calzasport y también desde las instalaciones de Radio Soberanía, lugares que eran envueltos por el humo, y amenazados por el fuego.

Desde la parte posterior, los propios trabajadores de Santo Tomás utilizaban la red húmeda del edificio para aplacar el fuego, siendo dicha ubicación la que permitía dimensionar la voracidad del fuego.

Por más de 30 minutos debieron trabajar los voluntarios de cuatro compañías de bomberos a fin de controlar el incendio, el cual dejó a su paso millonarios daños en el restaurante La Tabla, donde se habría originado el incendio; perjuicios por el agua y humo en el local Regalos Betycell; y daños en alrededor del 60% de la casa habitación ubicada en el segundo nivel de los locales, propiedad de Mary Watson Stubbs.

Afectados

De acuerdo a las primeras pericias, el siniestro se había iniciado en la cocina del restaurante, por la inflamación de una olla. Al momento de comenzar la emergencia, el establecimiento atendía a cuatro clientes, quienes se pusieron a salvo junto a los trabajadores. La encargada del establecimiento, Katherine Resa, relató los primeros instantes del incendio: “Parece que el fuego alcanzó un paño de platos y en cuestión de segundos todo se llenó de humo, por eso la clientela salió rápidamente y nosotros empezamos a huir a duras penas, porque era tan denso el humo, que no se podía ver nada”, comentó.

Según explicó el comandante de bomberos, René Mancilla, las llamas se propagaron al segundo nivel por el entrepiso, y afortunadamente fueron controladas con prontitud, ya que había peligro inminente de propagación.

El local de comidas resultó dañado en cerca de un 90%, y su propietario, Carlos Mayorga Vera, voluntario de la 2ª Compañía de bomberos, lamentó el hecho de que no tenga seguros comprometidos.

Por su parte, Elizabeth Osorio Barría, dueña de Regalos Betycell, señaló que si bien el fuego no afectó directamente su establecimiento, sí sufrió millonarios perjuicios en su mercadería, principalmente textiles, que soportaron los embates del agua y humo.

Asimismo, la segunda planta del edificio, vivienda de Mary Watson, resultó con tres habitaciones completamente arrasadas por el fuego, y el resto del inmueble dañado por el humo. La propietaria, comentó que cuentan con seguros comprometidos y que al momento de producirse el incendio, la casa estaba sin ocupantes, ya que se estaban realizando trabajos de restauración en la vivienda.

Causas del incendio

De acuerdo a las primeras indagaciones, el siniestro se originó por la inflamación de una olla con aceite en la cocina del restaurante. No obstante, el fiscal de turno dispuso que personal del Laboratorio de Criminalística de Carabineros realizara peritajes que permitan establecer fehacientemente el origen del fuego.

Cabe mencionar, que en su trabajo bomberil, el voluntario de la Cuarta Compañía, Patricio Hermosilla, resultó intoxicado producto de la inhalación de humo, debiendo ser atendido por personal del Samu, que luego de estabilizarlo, lo trasladaron al Hospital Clínico, quedando en observación por algunas horas siendo dado de alta posteriormente.

Además, los afectados del local de comida, comenzaron al retiro de muebles y algo de mercadería que permanecía almacenada en el recinto, no lográndose establecer un avalúo respecto de los daños provocados por el fuego.

Finalmente, cerca de las 19,30 horas un rebrote en el sitio siniestrado requirió nuevamente la presencia de bomberos para extinguir el nuevo foco de fuego, el que fue divisado por transeúntes que pasaban por el sector.