Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Fuerte polémica entre jefe de Psiquiatría y directora de Salud por cierre del Hogar de Cristo en Porvenir

Pamela Franzi no habría apoyado mantener en Tierra del Fuego a los abuelos afectados
por cierre del recinto, poniendo en riesgo su salud mental.

Por La Prensa Austral Lunes 3 de Noviembre del 2014

Compartir esta noticia
89
Visitas


Una denuncia contra la directora (T y P) del Servicio de Salud Magallanes, Pamela Franzi Pirozzi, hizo el jefe del Servicio de Psiquiatría, Juan Vukusich Covacic, quien está solicitando la renuncia de la funcionaria.
El conflicto se generó tras el anuncio de cierre del Hogar de Cristo de Porvenir, que implicaba que los 11 adultos mayores deberían dejar el recinto antes de que finalice octubre.
En este contexto, Vukusich propuso a la autoridad del Servicio de Salud, la posibilidad de hacer un nuevo hogar protegido en Porvenir, para así evitar desarraigar a los adultos mayores que se encontraban en el lugar. “La señora Franzi manifestó que no estaba de acuerdo con dicho proyecto, sin dar argumentos claros. Sin duda se requería de un análisis de la situación antes de tomar la decisión”, afirmó el médico, quien acompañado del encargado de la Unidad de Salud Mental del Servicio de Salud, viajó a Porvenir para evaluar la situación.
“Nuestro análisis determinó que existían las condiciones para que los adultos mayores no fueran trasladados a Punta Arenas, ya que era del todo posible hacer un pequeño esfuerzo de gestión que permitiría no hacerlos pasar por la situación de desarraigo y no ser tratados como “objetos trasladables”, lo cual evidentemente tiene riesgo de afectar su salud mental ya deteriorada por la discapacidad y la dependencia”, agregó.
Tras un análisis de la estrategia a utilizar y financiero, se llegó a la conclusión de que era factible evitar el traslado y permitir que el hogar continuara funcionando bajo la tutela de la Unidad de Salud Mental del Servicio y a cargo del Club de Pacientes Psiquiátricos, que ya tiene a su cargo siete hogares desde hace algunos años. El hogar permitiría albergar, además, a algunos pacientes del Hospital de Porvenir, también dependiente del Servicio de Salud.
No obstante, al plantear la posible solución a la directora, Pamela Franzi, ésta manifestó sus aprensiones, entregando argumentos que no dejaron satisfecho al jefe del Servicio de Psiquiatría. En otras palabras, que “no le parecía hacerse cargo de otro cacho”, según Vukusich.
El médico criticó el argumento y la acusó de indolente, señalando que “se evidencia una ausencia de trabajo en equipo, donde pareciera que “ella” está segura que sólo su opinión es válida”.
De acuerdo a lo señalado por el médico, la directora del Servicio de Salud también entregó otros argumentos, como que “el índice ocupacional del Hospital de Porvenir es muy bajo y el Ministerio exige un índice ocupacional del 80%”.
Instrumentalización
de adultos mayores
En este contexto, el médico señaló que “ante ese argumento, donde se evidencia la instrumentalización de adultos mayores dependientes y en condición de abandono social, con la finalidad de aumentar el índice ocupacional y así engañar al Ministerio, no cabía un contra argumento distinto a que los adultos mayores no tenían la culpa de dicha situación y que no correspondía sean instrumentalizados de ese modo”.
Según el médico psiquiatra, Pamela Franzi también manifestó otros reparos, entre los cuales se encontraban el presupuesto, el personal para cuidar a los usuarios, la gestión y ejecución, todos los cuales fueron respondidos con soluciones por parte de los denunciantes.
Pese a todos estos inconvenientes, la autoridad terminó aceptando el acuerdo, que consistía en que a partir del 1 de noviembre, el Servicio de Psiquiatría se haría cargo del hogar y, entretanto, los adultos mayores serían trasladados al Hogar de Cristo en Punta Arenas. No obstante, días después se enteraron que los usuarios aún no habían viajado a la capital regional y que esto se concretaría el 28 de octubre, tres días antes de tener que volver a Porvenir.
En este contexto, se diseñó una estrategia para evitar que los adultos mayores tuvieran que hacer el viaje, ante lo cual la directora les habría manifestado: “Hagan lo que quieran”.
El denunciante explicó que, tras esta conversación, Franzi llamó por teléfono a la directora del Hospital de Porvenir y al Hogar de Cristo, “diciendo que ella había sido pasada a llevar y, como era la directora del Servicio de Salud Magallanes y tanto la Unidad de Salud Mental como el Hospital de Porvenir eran de su dependencia, ella no estaba de acuerdo y los adultos mayores debían ser trasladados, determinándose más tarde qué pasaría con el hogar”.
Actualmente, cuatro de los adultos mayores se encuentran en el Hogar de Cristo de Punta Arenas y se desconoce qué sucederá, además, con los trabajadores del Hogar de Cristo, quienes tenían un acuerdo de continuar trabajando en el nuevo proyecto.
Según Vukusich, “el Servicio de Salud Magallanes merece alguien más capaz, las consecuencias de su acciones como en este caso producen daño”.
La Prensa Austral intentó anoche de obtener la versión de la directora del Servicio de Salud, Pamela Franzi, sin embargo no fue posible debido a que se encontraba en viaje a Santiago, donde a contar de hoy participará de una reunión de directores de servicio.