Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Funcionarios de cementerio encuentran cráneo humano oculto en basurero del camposanto municipal

Un inusual hallazgo realizaron los trabajadores de mantenimiento del Cementerio Municipal Sara Braun la mañana de ayer, en circunstancias que encontraron un cráneo humano embolsado entre la basura de uno de los corredores del camposanto. La Brigada de Homicidios (BH) de la PDI se constituyó en el lugar para realizar las pericias que permitan esclarecer la procedencia de los restos óseos.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 4 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
53
Visitas


Un inusual hallazgo realizaron los trabajadores de mantenimiento del Cementerio Municipal Sara Braun la mañana de ayer, en circunstancias que encontraron un cráneo humano embolsado entre la basura de uno de los corredores del camposanto. La Brigada de Homicidios (BH) de la PDI se constituyó en el lugar para realizar las pericias que permitan esclarecer la procedencia de los restos óseos.

Cerca de las 11 horas, se produjo el inaudito acontecimiento, en circunstancias que personal de mantención del cementerio se encontraba retirando la gran cantidad de basura y restos florales que la visita de los dos últimos días había dejado.
Estupor causó a los trabajadores lo que encontraron al costado de un basurero, junto a uno de los emblemáticos cipreses en el sector denominado Cuartel 3 Norte, específicamente en la línea 3. Un cráneo humano, al interior de una bolsa de supermercado, aparentaba haber sido oculto en dicho lugar.

El personal dio aviso al administrador del parque, Alfredo Miranda, quien solicitó la presencia de la Policía de Investigaciones para denunciar el hecho.

“Dentro de todos los residuos de la limpieza que se efectuó por el 1 de noviembre, bajo un árbol, había una bolsa de plástico que llamó la atención del auxiliar que trabajaba en el lugar, encontrando una cráneo antiguo, por lo que informamos a la policía, llegaron junto al Servicio Médico Legal y se lo llevaron”, explicó Miranda.

Además, el administrador explicó que a su parecer, la osamenta tiene aspecto muy pretérito, e indicó que los peritos le hicieron saber en el lugar que sería de larga data, pues, y respecto del color y forma, sería de una antigüedad considerable.

Pericias policiales

Constituida la Unidad de Respuesta Inmediata de la policía civil, dio cuenta al fiscal de turno Fernando Dobson de lo ocurrido, quien dispuso que personal de la BH acudiera para efectuar las pesquisas en el lugar.

La brigada especializada procedió a la fijación del sitio del suceso, para posteriormente entregarlo al SML para su análisis, así lo explicó el jefe de la BH, comisario Eric Martínez.

“Se hizo todo el procedimiento correspondiente en el sitio del suceso, y se remitió la osamenta al Servicio Médico Legal para que sea derivado al Departamento de Antropología Forense para que determinen data y procedencia del resto”, señaló el detective.

Enérico Nonque Paredes trabaja hace 14 años en el camposanto y no recuerda un hecho de esta naturaleza, aduciendo que, por disposiciones de la jefatura, en cualquier tipo de tarea que requiera la manipulación de restos humanos debe hacerlo con presencia de vigilancia, a fin de evitar extravíos o de verse afectados por el accionar de inescrupulosos.

“Las instrucciones son claras, si se hacen reducciones, y es necesario movilizar restos de personas, se debe permanecer en constante vigilancia, ya que estas tareas siempre llaman mucho la atención de los visitantes del cementerio, por lo que no se deja nunca solos o sin supervisión restos de esta naturaleza”, explicó.

Cabe señalar que durante los días 1 y 2 de noviembre, en el marco de la conmemoración del Día de Todos los Santos, se duplicó la afluencia de público, y que las puertas del recinto permanecieron abiertas entre 7,30 y 20 horas. Además de los guardias de seguridad del cementerio, se contó con la presencia de Carabineros efectuando rondas en el recinto.

Finalmente, se informó que los resultados de los exámenes antropológicos podrían conocerse sólo hasta ocho semanas más, para tener certeza de su procedencia, si se debió a una profanación de tumba o de algún error de procedimiento en tareas de reducción.