Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Funcionarios de la U. del Mar reclaman deuda de $43 millones y anuncian un “cierre simbólico”

Para nadie es un misterio que la Universidad del Mar bajará la cortina, más temprano que tarde. Y la preocupación principal del Ministerio de Educación es ver qué sucederá con los alumnos y docentes. Sin embargo, los que se sienten totalmente a la deriva y sin ver una tabla de salvación en el horizonte, son los trabajadores y funcionarios de la institución privada, que incluyen a jefes de carrera, asistentes sociales, personal auxiliar y de oficina.
[…]

Por La Prensa Austral Miércoles 5 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
10
Visitas


Para nadie es un misterio que la Universidad del Mar bajará la cortina, más temprano que tarde. Y la preocupación principal del Ministerio de Educación es ver qué sucederá con los alumnos y docentes. Sin embargo, los que se sienten totalmente a la deriva y sin ver una tabla de salvación en el horizonte, son los trabajadores y funcionarios de la institución privada, que incluyen a jefes de carrera, asistentes sociales, personal auxiliar y de oficina.

En la sede Punta Arenas, son 56 las personas que dijeron “Basta”, y aunque siempre la voz cantante del descontento en la institución la llevaron los estudiantes, en el caso de los trabajadores, fue más difícil unirse. Pero ayer, hubo una reunión en la que se determinó hacer una suerte de “cierre simbólico” y de ahí marchar hasta la oficina del seremi del Trabajo, para que se pronuncien con respecto a la situación que viven. “Vemos que esto está próximo a finiquitarse y que esta sede lo más probable es que se cierre, y no sabemos qué va a pasar con todo lo que se nos adeuda. Algunos llevamos muchos años y para qué vamos a hablar de indemnización, yo creo que eso ni pensarlo, pero por lo menos, que se pronuncien con respecto al pago de nuestras AFP, isapre, que estamos todos en las mismas condiciones, no nos han pagado nada”, reclamó la jefa de carrera de Educación Parvularia, María Angélica Andrade.

A mediados del segundo semestre, llegaron los recursos del Crédito con Aval del Estado, que fueron anunciados, según los trabajadores, como la “pildorita” para la universidad, porque iba a permitir ponerse al día con los profesores y con ellos. Todo eso, claro, quedó en nada según indican los funcionarios: “Llegó en dos pagos y en el segundo, no tenemos idea qué pasó con esos mil y tantos millones.

Llegaron los pagos de las becas del Ministerio de Educación y tampoco sabemos qué pasó con esas platas. El primer pago del CAE se nos pagó lo adeudado, honorarios y boletas honorarios, porque llegaron con vale vista, pero este segundo pago no tenemos idea lo que ocurrió con el dinero” acusó la asistente social, Jimena Zúñiga, que calificó como “Veranito de San Juan” la llegada de las platas del CAE.

En tanto, Carolina Cárdenas, coordinadora de carrera de Información Continua, (que agrupa a las carreras online y que cuenta, aún, con 40 alumnos), agregó que “tampoco hay un orden para el pago de las cotizaciones, porque a algunos nos aparecía esporádicamente algunas imposiciones, y por ejemplo, en mi caso, las dos más antiguas no declaradas”.

La deuda que la Universidad del Mar tiene con los funcionarios contratados, se desglosa en 11 millones de pesos, correspondientes a lo que resta de octubre, más 32 millones de noviembre, sólo en sueldos, sin contar la previsión, “ que es tremendamente oscilante. A eso hay que sumarle que en diciembre se viene la segunda parte de las boletas de honorarios de los docentes”, advirtió Andrade.

Reclaman contra el rector

Los funcionarios reclamaron también en contra del rector de la sede Punta Arenas, Marco Poza Peralta: “hemos tratado de hablar con él pero no da ninguna posibilidad. No hay comunicación, yo le he enviado tres correos pidiéndole información y no me ha contestado jamás, y viene tarde cuando la mayoría de nosotros ya nos hemos ido y también nos ha dicho que está apurado, que tiene reunión, siempre evadiendo”, apuntó María Angélica Andrade.
Hasta ahora, son 56 los funcionarios, sin contar a los 27 que se autodespidieron, algo que está en la mente de todos. La jefa de carrera de Educación Parvularia, reconoció que “la verdad, me quedaría en mi casa, pero me da una pena atroz pensar en mis alumnas, que son hartas y dejarlas a la deriva, muchas con depresión, andan llorando por el pasillo. En el fondo, se aprovechan del exceso de compromiso que siempre hemos tenido los que trabajamos con los estudiantes”. Y otra cosa que los frena es que si se autodespiden “en este momento es ponerse a la fila. Mucho más allá no vamos a sacar, pero aunque parezca ilusorio, estando aquí es más fácil que nos paguen que a que estemos afuera, aunque son cada vez menos los que piensan así”, asumió Carolina Cárdenas, a lo que Jimena Zúñiga agregó que “parece que la única forma de que resulten las cosas es haciendo presión, porque siempre que se reclama o anuncia paro, aparece la plata”.

El caso de la Universidad del Mar ha dado para todo, como la anécdota que contaron las funcionarias: “aunque parezca increíble, hay gente que viene a preguntar por Admisión 2013, no son más de cinco, pero pareciera que no leen, no se informan. Hemos pensado las cosas más insólitas, como que viven en el campo, no tienen Internet”. Pero más allá de eso, el tema de fondo es el financiero, porque afirman no ver solución. “No se descarta la idea de parar, pero igual es complicado, porque como nos dejaron a la deriva. Nos hicieron autónomos como sede en el aspecto financiero, eso significa que tenemos que proveernos de nuestros recursos para financiar la sede como tal”, indicó Zúñiga, mientras que María Angélica Andrade ejemplificó diciendo que “las platas se van a una cuenta única. La carrera nuestra tiene 72 alumnas aún y ayer hicimos una revisión en un curso y de ellas, las 26 habían pagado ¿dónde está esa plata?”, concluyó la funcionaria.