Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

Gatti y Mestre demostraron que aún cantan y encantan

Con más de 40 años de carrera a cuestas, el público magallánico supo de las bondades de Eduardo Gatti (ex The Apparition, ex Blops) y Nito Mestre (ex Sui Generis, ex PorSuiGieco), quienes el viernes y sábado deleitaron a los nostálgicos con su repertorio onda folk rock en el pub Lucky Seven del Hotel Casino Dreams.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 12 de Junio del 2011

Compartir esta noticia
18
Visitas


Con más de 40 años de carrera a cuestas, el público magallánico supo de las bondades de Eduardo Gatti (ex The Apparition, ex Blops) y Nito Mestre (ex Sui Generis, ex PorSuiGieco), quienes el viernes y sábado deleitaron a los nostálgicos con su repertorio onda folk rock en el pub Lucky Seven del Hotel Casino Dreams.

Pese a las limitaciones de presentarse en un escenario no apto para un recital acústico, los dos veteranos demostraron que aún se las traen al momento de tocar y cantar. Sin una propuesta que se saliera de lo común, el histórico dúo entregó lo justo y preciso que esperaba un público ávido de un espectáculo de categoría. Ambos músicos entregaron una selección de lo más popular, seduciendo a su audiencia, en su mayoría de los 40 para arriba.

En su actuación del viernes -en rigor, en la madrugada de ayer-, Eduardo Gatti abrió los fuegos con un ramillete de cinco canciones clásicas. La primera fue “Qué lindas son las mañanas”, original del segundo disco de Los Blops (“Del volar de las palomas”), en una elección muy celebrada por sus seguidores.

Tampoco faltarían “El navegante” (de la película “El último grumete de la Baquedano”), “Canción para la Francisca” y “Quiero paz”, que fue muy coreada por los asistentes.

En una apuesta algo más generosa, Nito Mestre echaría mano en su primer concierto magallánico a sus muchas etapas: “Distinto tiempo” y “Mientras no tenga miedo de hablar”, de su fase solista y con Los Desconocidos de Siempre, “Confesiones de invierno”, “Aprendizaje” y “Bienvenida Casandra”, de Sui Generis.

En la segunda mitad del show, como dúo se abocaron a recrear piedras angulares en las carreras de ambos. Por el lado de Gatti no despintaron “Sambayé” y “Naomí”, con el tratamiento especial dado en flauta traversa y voz por Nito, quien señaló que la incluyó en uno de sus últimos trabajos.

En clásicos de Sui Generis como “Bienvenidos al tren”, “El fabricante de mentiras” y “El fantasma de Canterville”, la potencia vocal de Mestre no se vio para nada desmejorada, rememorando con clase sus mejores tiempos.

Mención aparte merecería Gatti con su trabajo guitarrístico, demostrando el porqué es uno de los más respetados músicos del medio nacional.

Tras hora y media de entrega, “Los momentos” y “Canción para mi muerte” marcaron el punto más alto y final del show, con dos bises que tuvieron sabor a poco, aunque Nito Mestre señaló que espera que ésta no sea la última vez que lo inviten a Punta Arenas.