Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Gendarmería frustró fuga de condenado por asaltos

Un trabajo de inteligencia de Gendarmería, permitió frustrar la fuga de un peligroso asaltante que permanece internado en el tercer piso del módulo C1 del complejo penitenciario de Punta Arenas. El sujeto, había trabajado silenciosamente varios días para lograr el escape, confeccionando, incluso, una cuerda con las sábanas de su celda.
[…]

Por La Prensa Austral Viernes 28 de Septiembre del 2012

Compartir esta noticia
24
Visitas


Un trabajo de inteligencia de Gendarmería, permitió frustrar la fuga de un peligroso asaltante que permanece internado en el tercer piso del módulo C1 del complejo penitenciario de Punta Arenas. El sujeto, había trabajado silenciosamente varios días para lograr el escape, confeccionando, incluso, una cuerda con las sábanas de su celda.

El protagonista de este hecho Alvaro Vera Fierro fue condenado a cumplir una pena de 11 años de cárcel por la serie de robos con violencia que afectaron a familias de villas El Golf, El Bosque y Sandy Point.

Para evadirse del establecimiento carcelario, Vera había ingresado una sierra de metal oculta entre sus ropas, presumiblemente sustraída desde los talleres que la cárcel dispone para trabajos de reinserción social de los internos.
Con dicha herramienta, el presidiario trabajaba en degastar los barrotes de la ventana de su calabozo, luego de forzar la malla interior que posee y quebrar el cristal reforzado existente.

El capitán Humberto Riveros, jefe de la unidad (s), explicó que la sección de inteligencia del penal, ya manejaba los antecedentes del plan de escape, no obstante fue hasta la noche de este miércoles que se determinó actuar, luego del horario de clases de los internos, a fin de evitar que Vera Fierro se deshiciera de los elementos que utilizaba para ejecutar su maniobra.

De igual manera, el oficial planteó que los antecedentes fueron remitidos a la Fiscalía, siendo calificados como delito de daño fiscal. En tanto, al interior del complejo penitenciario, el frustrado fugitivo quedó en celda de castigo, como medida disciplinaria, hasta que la jefatura del penal disponga la reasignación de celda.