Necrológicas

General Felipe Arancibia Clavel: “Yo descarto que haya un pacto de silencio, que ocultemos información”

– El general Felipe Arancibia Clavel sostiene que su institución ha entregado toda la información disponible sobre los casos de atropello a los derechos fundamentales y recuerda que la entidad castrense ya asumió su responsabilidad institucional, con el “nunca más” de Cheyre.
– Planteó que las puertas del Ejército están abiertas para todas las personas que quieran servir a la Patria, sin importar su etnia o inclinaciones sexuales, siempre que éstas respeten la ordenanza general, el reglamento de disciplina y el Código de Justicia Militar.

Por La Prensa Austral Domingo 14 de Septiembre del 2014

Compartir esta noticia
194
Visitas


“Soy un agradecido de mi institución”, declara con voz resuelta el comandante en jefe de la Vª División de Ejército, general de brigada Felipe Arancibia Clavel, durante la entrevista, y se siente el orgullo que tiene de pertenecer a esta rama de las Fuerzas Armadas.

“El Ejército me ha permitido desarrollarme profesionalmente y como persona durante ya 36 años. Llevo dos años de general y, donde el Ejército disponga que yo siga sirviendo, lo haré y, si decide que tengo que dar un paso al costado, también lo voy a hacer”.

En el Mes de la Patria, donde nuevamente se ensalza el rol de las Fuerzas Armadas y del Ejército, en particular, el general Arancibia rescata el rol de la entidad en tiempos de paz, su presencia en Magallanes desde la perspectiva geopolítica y de soberanía, pero también enfrenta preguntas sobre la membresía de homosexuales y lesbianas en las filas militares y los cuestionamientos sobre el rol de su institución en los casos de violación a los derechos humanos tras el golpe militar de 1973.

Además, no oculta que anda dichoso porque se acogió su proyecto de restaurar el Palacio de José Menéndez, donde está el Club Militar.

“Es un tema que me interesa mucho. Queremos entregar a toda la sociedad magallánica la casa de José Menéndez y transformarlo en un Museo Militar, con dos elementos: como casa de época y también un museo que sea testimonio de la contribución del Ejército en Magallanes que, como usted sabe, nace desde el mismo Fuerte Bulnes. El primer gobernador de Magallanes fue militar, Santos Mardones, que trasladó desde Fuerte Bulnes a Punta Arenosa a la población… La gente está muy contenta y nunca pensé que iba a tener tanta acogida con este proyecto, que se incorporará al circuito patrimonial”, acota.

– Sin embargo, la figura de Menéndez ahora está muy cuestionada.
– “Me preguntaron el otro día por lo que había dicho el diputado (Gabriel) Boric. Respeto su opinión. Lo único que quiero señalar es que la historia hay que mirarla en el contexto en que pasa. Uno no puede mirar la historia desde ahora, desde el siglo XXI. Para todas las cosas, uno tiene que mirar el contexto. Tal vez Punta Arenas no sería Punta Arenas si no hubiera existido un señor Menéndez y así todos los pioneros que le dieron vida la segunda mitad del siglo XIX. La historia no se puede ocultar, es la que nos permite vivir el presente y proyectar el futuro”.

Mes de la Patria
Variado es el programa de la entidad castrense durante este mes de la Patria. Comenzó con una conferencia en la Universidad de Magallanes sobre la niñez y la juventud de Bernardo O’Higgins, el 19 de agosto; luego, vino el desfile del 20 para conmemorar el natalicio del libertador, donde –según destacó Arancibia- hizo uso de la palabra el intendente Jorge Flies, dando muestra de que O’Higgins no es sólo un patrimonio militar, sino de todos los chilenos.
Una gala cultural en el Teatro Municipal y otras actividades que se han ido desplegando durante septiembre, algunas de corte interno y otras de vínculo con la comunidad, abultan este programa.
Ayer, se realizó un día de puertas abiertas con una muestra de lo que está haciendo el Ejército en el mall y en la Zona Franca. Al mediodía, hubo un avant-premiere con un video corporativo y un estreno cinematográfico.
Un encuentro de bandas, en la Plaza de Armas, en la víspera del 18, que culminará a la medianoche con la entonación del Himno Nacional; la participación en el Te Deum del 18 y la Gran Parada Militar del 19 de septiembre serán parte fundamental de este programa.
En Magallanes, la dotación del Ejército varía al año entre 3.000 a 3.500 hombres y mujeres. “Es una unidad relativamente pequeña, pero que cumple con los elementos esenciales que tiene la Vª División en la zona”, acota rápidamente.

Rol en tiempos de paz
– Considerando los tiempos de paz, ¿cuál es el rol que le cabe al Ejército? Hay personas que cuestionan su utilidad. En el caso de Magallanes, usted habla de 3.500 personas y lo considera poco, pero este número puede ser demasiado por los detractores.
– “Es muy interesante la pregunta porque el rol principal del Ejército es conservar la paz. Nosotros llevamos más de cien años con paz y el Ejército ha contribuido un poco a eso. ¿Qué es lo importante del Ejército aquí en la zona? La presencia estratégica del Ejército tiene una connotación en los tres ejes fundamentales, pero, para verlo más simple, en dos áreas principales: en todas aquellas cosas que nos interesa, fundamentalmente, en la preservación de la paz, la mantención de nuestra soberanía y la integridad territorial, proteger a todos los chilenos, nuestras instituciones y recursos vitales. Por lo tanto, nuestra presencia estratégica en ese sentido es importante. Mantener muy buenas relaciones con nuestros vecinos y, de hecho, las tenemos. Eso en el área de la mantención de la paz como rol constitucional. Sin embargo, también dadas nuestras capacidades, cumplimos otros roles que se relacionan con la no guerra y que se refieren a todas aquellas operaciones o actividades que realizamos en función de la colaboración internacional, como las operaciones de paz. También tenemos capacidades para apoyar a la ciudadanía en caso de catástrofes… Y esa integración con la ciudadanía se ha visto representada en todas las últimas catástrofes, en apoyo a la ciudadanía y, luego, en los planes de reconstrucción…
“Todas las encuestas que son conocidas demuestran esa alta valoración, en que el Ejército y las Fuerzas Armadas están entre las instituciones más valorizadas del país”.
Labor del CMT

– ¿En qué va la construcción de la ruta Vicuña-Yendegaia?
– “Justamente entre las actividades de no guerra, estas capacidades nos permiten integrarnos a la sociedad y proyectarnos al futuro y al desarrollo nacional. El Ejército planifica estratégicamente y estamos con una planificación al 2026, que es racionalizar, ver la funcionalidad de la institución y completar capacidades. En ese contexto y volviendo a su pregunta, es dable destacar lo que está haciendo el Cuerpo Militar del Trabajo, con dos frentes muy importantes: en bahía Talcahuano frente a Puerto Natales que apunta el camino del fiordo Santa Inés o Staines y que permite visualizar la futura vertebración hacia Campo de Hielos Sur y engancharse con la carretera austral. Estamos trabajando una serie de convenios.
También estamos en Tierra del Fuego y fuimos con el intendente hace una semana a ver los inicios del segundo frente desde Caleta 2 de Mayo hacia la cordillera Darwin, en el kilómetro 139 y ese tramo va a llegar al kilómetro 108. O sea, estamos hablando de 31 kilómetros que deberían estar listos hacia el 2019. Estamos con instalación de faenas, con una dotación de diez a catorce hombres variables, terminando la conformación del personal de, alrededor, 70 personas en abril de 2015, para iniciar las faenas en forma completa”.

– ¿Cuándo se va a producir el empalme?
– “Paralelamente, se está trabajando en dirección sur desde la Estancia Vicuña y estamos en la punta del camino en el kilómetro 77 y tenemos que llegar al 93 en el 2019. Entonces, estamos trabajando en el convenio respecto del tramo en la cordillera Darwin y todo eso debería estar listo, según lo que conversamos con el intendente y con el Cuerpo Militar del Trabajo, el 2023, 2024. Pero, ese convenio todavía no está firmado”.

– ¿Qué le dice usted a las personas que piensan que el CMT ha sido muy lento y que hubiera sido mejor licitar los trabajos a una empresa privada?
– “No hay empresa privada que llegue allá. Los costos serían altísimos, por eso es que el Cuerpo Militar del Trabajo, en una de sus capacidades, permite realizar esto porque el Estado puede llegar a estos lugares. La empresa privada no puede hacerlo por una cuestión de costos. Sí lo puede hacer el Estado a través de un brazo, que es el Cuerpo Militar del Trabajo”.
Integración de homosexuales
– General, estamos en momentos de transformaciones. Hace unas semanas, algunos aplaudieron, otros se horrorizaron, cuando un integrante de la Armada admitió su condición homosexual en una conferencia de prensa. ¿Qué opinión tiene el Ejército respecto de la incorporación de homosexuales y lesbianas?
– “Quiero repetir lo que dijo inicialmente el comandante en jefe del Ejército, el general (Humberto) Oviedo, en junio de este año en el Morro de Arica y que lo ratificó hace tres o cuatro días: el Ejército tiene las puertas abiertas para que cualquier persona que quiera servir a su Patria lo haga, obviamente cumpliendo los requisitos que el Ejército establece que son dar cumplimiento a la normativa que está en la ordenanza general del Ejército, al reglamento de disciplina y al Código de Justicia Militar. Nosotros somos una institución que no discriminamos, que a nadie le pregunta su inclinación sexual ni su etnia ni sus inclinaciones. Entendemos que la ciudadanía, la sociedad está enfrentando nuevos desafíos que antes no existían y que tienen los temas de la inclusión como elemento principal, pero que todavía la sociedad no los ha resuelto en su totalidad y el Ejército, como reflejo de esta sociedad, está trabajando en eso. Es, por eso, que el Ejército participa en una mesa, en un comité de no discriminación y diversidad del Ministerio de Defensa que fue anunciado también hace un tiempo y estamos dispuestos a trabajar en todas estas cosas que incluye la ley Zamudio. Obviamente, esto es nuevo para la sociedad y, por ende, también para nosotros…”

– ¿Estamos frente a un Ejército distinto que al que había en 1990? Recuerdo al general Pinochet haber expresado que no quería un Ejército como el alemán, con “marihuaneros, drogadictos, melenudos, homosexuales y sindicalistas”.
– “Quiero repetir lo que acabo de decir respecto a eso: el Ejército se debe a la sociedad a la cual sirve y somos un reflejo de la sociedad. Esta está avanzando en temas de esa naturaleza. Por lo tanto, el Ejército no puede ser ajeno a esos avances y está participando en las distintas instancias de avance en estas materias. Es difícil, no es fácil…”.

– Pero, ¿qué diría el general Pinochet hoy si estuviera vivo?
– “Ah, eso tendría que preguntárselo a él. Yo no le puedo contestar por otra persona. Son mundos distintos, estamos viviendo otros mundos y nuestro Ejército tiene que acomodarse a las situaciones que se viven hoy en día y así lo ha dicho el comandante en jefe”.
Los derechos humanos
– A 41 años del golpe militar, las víctimas de la represión acusan que instituciones como el Ejército no han hecho todo lo necesario para que se esclarezcan los casos de violaciones a los derechos humanos.
– “Mire, al respecto quiero señalar lo siguiente: todo país que quiere avanzar, que piensa en el futuro y quiere desarrollar el presente, no puede dejar de lado la historia. La historia está, es un hecho de la causa y el Ejército tiene una hoja brillante en la historia de Chile, pero también ha tenido episodios en que nos ha dolido el alma y que han permitido o han creado alguna división entre los chilenos. ¿En qué está hoy día el Ejército? Está integrado a la sociedad y busca evidentemente, sin olvidar, llegar a que se superen esos acontecimientos. Bajo ese contexto, el Ejército -y lo señaló el comandante en jefe- ha hecho todo lo posible y todo lo que le pide la justicia. Soy testigo de aquello y aquí le cuento que, en mi puesto que tuve en el Estado Mayor, a mi escritorio llegaban todas las solicitudes que hacía el Poder Judicial -y le estoy hablando de una gran cantidad-, pidiendo información y se remitían a los archivos del Ejército y se contestaban en los plazos que correspondían. Eso lo saben los jueces e investigadores. Respecto de que ocultamos información, eso no es así. Entré al Ejército el 1 de enero de 1977 y, por lo tanto, todo el resto de mi división -habrá uno o dos que sean más viejos que yo- no estuvieron el año ’73. Por lo tanto, no saben de pactos de silencio, porque no tienen conocimiento. Yo descarto que haya un pacto de silencio, que ocultemos información. Toda la información que tiene el Ejército, que ha sido requerida por las instancias judiciales, se ha entregado”.

– Pero, el actual seremi de Gobierno ha señalado que aún hay casos sin resolver en Magallanes y que ello es por falta de información y alude a un pacto de silencio.
– “Se lo digo claramente: la Vª División de Ejército no tiene ninguna información oculta, que tengamos archivos secretos en cajas fuerte. No tenemos ninguna información. Usted entenderá que yo no estuve el ’73 en esta zona y creo que no hay nadie de esa época en servicio activo y los que no estén no los puedo obligar porque ya no pertenecen al Ejército… Usted sabe que la información tiene vigencia y posteriormente se incinera o se elimina o qué sé yo. Yo le puedo decir que no existe ninguna documentación ni archivo secreto en la Vª División, como así tampoco lo tiene el Ejército”.

– ¿Es muy duro para la oficialidad joven seguir cargando con el estigma de las violaciones a los derechos humanos?
– “Mire, voy a repetir lo que dije sobre la historia. La historia no se puede ocultar, no se puede soslayar. Lo importante es el futuro, el tratar de superar los dolores que mucha gente puede tener…”.

– En el caso personal, ¿cómo sobrelleva su familia el caso Prats?
– “Mire, es una pregunta compleja, pero tengo una opinión muy personal y voy a hablar como Felipe Arancibia y no como comandante en jefe de la V División. En el caso Prats, soy un convencido que mi hermano no tuvo ningún involucramiento en el hecho, nada”.

– ¿Está diciendo que fue falsamente inculpado?
– “Fue una época distinta donde fue uno de los primeros casos. Pero, yo soy un convencido que mi hermano no tenía nada que ver con eso. No estoy diciendo que la justicia argentina –porque la chilena no hizo mención de mi hermano en el caso Prats y eso es curioso-…, así es que eso lo tengo muy superado. Fue un dolor familiar, pero como familia apoyamos a mi hermano. Soy un convencido de que él no tuvo nada que ver por los antecedentes que yo tenía y es un tema que ya pasó y para mí ya está superado”.

– Carlos Herrera, uno de los condenados por el caso Tucapel, dijo que no se siente orgulloso de haber pertenecido a una entidad donde no se cumplió la verticalidad del mando, pues están presos sólo los que recibieron las órdenes y no los que las impartieron.
– “Quiero recordarle lo que dijo el general (Juan Emilio) Cheyre, quien hizo un reconocimiento de la responsabilidad institucional. Y también lo comentó el actual comandante en jefe del Ejército. Eso ya está dicho, pero no hay que olvidar también que hay responsabilidades que son individuales. El Ejército se hizo cargo de una responsabilidad y lo hizo presente en el ‘nunca más’ del general Cheyre. Eso fue publicitado claramente en su tiempo”.
Caso chatarras
– Se dijo que usted llegó a echarle tierra al caso tanques de Puerto Natales.
– “No, eran chatarras. Eran tanques que estaban dados de baja y que se usaban como blancos. Mi llegada no fue para echarle tierra. Dos militares fueron procesados por esto por la Justicia Militar y la Corte Marcial revocó ese procesamiento. En estos momentos, está en estado de sumario -soy juez militar y no me puedo pronunciar al respecto-, pero quiero contar que se están realizando diligencias a pedido de la defensa de uno de los inculpados y por el Consejo de Defensa del Estado. Paralelamente, hay un sumario administrativo, donde el fiscal está notificando su dictamen. Todavía no conozco a qué llegó el fiscal, pero entiendo que uno de los oficiales está presentando algún tipo de descargo”.

– ¿Cuándo sabremos el resultado del sumario y de la otra investigación?
– “Bueno, el proceso en la Justicia Militar está en diligencias pedidas por la defensa y el CDE y esperamos que de aquí a final de año eso tenga luz… Pero, en ningún caso, yo no vengo acá –y en eso quiero corregirle- para echar tierra a este caso. Espero que mi función sea mandar –y en eso me siento muy honrado- una de las divisiones más importantes del Ejército de Chile y no, necesariamente, para actuar en un problema que yo diría que es tangencial, que ha sido noticia, pero que para la institución –y sin quitarle importante- está por las vías reglamentarias correspondientes. Pero, mi labor es mucho más que eso. Yo vengo como comandante de división y por ello tengo que ser juez militar. Yo tengo que dar cumplimiento a lo reglamentario”.
Bombas y vulneración
de fronteras

– El país está conmocionado por la colocación de bombas y Estados Unidos, Inglaterra y otros gobiernos extranjeros han declarado a Chile como un país riesgoso. ¿Cómo mira el Ejército lo que está sucediendo en términos de la seguridad?
– “Es un tema que lo observa como todos los fenómenos del país. Pero, es una labor enmarcada en los temas de orden y seguridad que le corresponden a Carabineros como a Investigaciones y dirigidos por el Ministerio del Interior. Por lo tanto, están fuera del ámbito de la Defensa y, por ende, del Ejército”.

– Pero, ¿les preocupa que esto llegue a ser más asiduo?
– “Nos preocupa como a todo ciudadano que le debe preocupar lo que está pasando. Espero que sea un tema pasajero y que no vaya a mayores”.

– En Magallanes, nuestras fronteras han sido bastante vulneradas en materia de narcotráfico y tráfico. Hay propuestas de abrir ciertos pasos como el de San Sebastián. ¿A ustedes le consultan sobre eso?
– “Ese es un tema del ámbito de orden y seguridad y hay contacto en los niveles de Defensa…”.

– Sí, pero se lo pregunto porque estamos bajo el influjo de Estados Unidos y ese gobierno quiere que las Fuerzas Armadas tengan un rol activo en el combate del terrorismo y el narcotráfico en América Latina.
– “No nos podemos restar a cooperar en aquello en que nos pidan hacerlo. Pero, siempre en el marco de información residual y en cosas no directas, porque tenemos una función constitucional bien clara… Aquí en Magallanes, pese a lo que usted me dice, es una región muy diferente al norte. Allá hay una permeabilidad de la frontera es importante. Diría que aquí es mucho menor y que aquí todavía vivimos en un oasis”.