Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval

Grave endeudamiento genera Crédito con Aval del Estado

Jóvenes profesionales pagarán más del doble
del costo de su carrera si pactan el empréstito por
el periodo máximo de veinte años.

Por La Prensa Austral Lunes 4 de Julio del 2011

Compartir esta noticia
18
Visitas


Uno de los grandes móviles de las manifestaciones estudiantiles de este último tiempo se debe al acceso a la educación superior.

Sólo en la Universidad de Magallanes, más del 70 por ciento de los alumnos ingresó gracias a algún tipo de garantía, ya sea beca o crédito, demostrando que la situación económica de las familias no presenta solvencia como para cancelar el monto de una carrera.

En el año 2006, el Gobierno comenzó a otorgar un nuevo tipo de ayuda financiera, supuestamente, para favorecer a la clase más vulnerable y que todos tengan la posibilidad de estudiar. Se trata del Crédito con Aval del Estado (Cae), que entrega desde 200 mil pesos hasta el arancel referencial total de la carrera por todos los años universitarios.

Este arancel referencial es otorgado por el Ministerio de Educación y es inferior al real estimado por la respectiva casa de estudios superiores. La diferencia debe ser cancelada por el alumno según pacte con la universidad.

El crédito tiene un interés anual de aproximadamente 5,7 por ciento y tiene un período de gracia de 18 meses a contar de la fecha de egreso del estudiante para comenzar a pagar, en un período máximo de 240 meses (20 años).
Al ser relativamente nuevo, son pocos los que han comenzado a pagar su deuda, viniéndose el periodo más fuerte en 2012, cuando los primeros beneficiarios empiecen a cancelar sus cuatro o cinco años de carrera.

Más del doble
Al sacar cálculos estimativos sobre cuánto subirá la deuda de un universitario que decide estudiar con Cae, los resultados son alarmantes, indistintamente de su casa de estudios.

En la región, se realizó cálculos de diferentes carreras de la Universidad de Magallanes (Umag), Universidad del Mar e Inacap. Para todos los casos, el monto final asciende a más del doble de la deuda inicial.
Para ejemplificar: Un joven que estudia Ingeniería Comercial en Inacap va a egresar al quinto año con una deuda de 9 millones 745 mil 500 pesos. Con una tasa de interés del 5,7 por ciento en 20 años, se convierte en 21 millones 391 mil 920 pesos; es decir, 11 millones 646 mil 420 pesos más que el valor total de toda su carrera.

En la Umag es similar: La deuda inicial para la misma carrera es de 10 millones 731 mil pesos y en las mismas condiciones anteriores se transforma en 22 millones 758 mil 480 pesos.

Pero eso no es todo. A partir de estos antecedentes se desprende el problema que resultará para los profesionales jóvenes saldar toda su mora.

En el primer caso, la cuota mensual que el joven tendrá que pagar es de 89 mil 133 pesos y, en el segundo, de casi 95 mil pesos por 240 meses; destinando parte importante de su sueldo a estos fines.
Así, lo que fue una “ayuda” económica para ingresar a la universidad, se convierte en un crédito perverso que mantendrá pagando un alto costo a los ya profesionales.