Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Habla la esposa “El salió ileso del volcamiento, pero el otro automóvil que venía lo atropelló”

El turista trasandino se encuentra estable en el Hospital Clínico, a la espera de ser evaluado por un golpe en su cráneo.

Por La Prensa Austral Martes 12 de Julio del 2011

Compartir esta noticia
19
Visitas


Profundamente agradecida por la ayuda brindada en la vía internacional por parte de automovilistas chilenos, así como de la atención en el Hospital Clínico Magallanes, se mostró Débora Figueroa esposa de Juan Carlos Velardez, ciudadano argentino, después que el sábado último sufrieran un accidente automovilístico en el kilómetro 26 de la ruta a Monte Aymond.

El station wagon Chevrolet Zafira, donde viajaba una familia compuesta por 8 personas, desde Río Gallegos, volcó en la ruta a Monte Aymond. Su chofer, Juan Carlos Velardez, al salir caminando hacia la ruta para pedir ayuda, fue arrollado por el conductor de un Peugeot, también argentino.

“No tengo cómo agradecer la atención del personal de Urgencias, los médicos y enfermeras. Gracias a Dios mi marido se encuentra fuera de peligro, sin fracturas, y estamos a la espera de la evaluación que se le practique a su cabeza”, explica Débora Figueroa.

El paciente fue trasladado al tercer piso de cirugía para evaluar su traumatismo de cráneo. El turista se encuentra consciente, pero tiene lesiones neurológicas, tras el atropello sufrido.

“El salió ileso del accidente, pero el otro automóvil que venía lo atropelló, fue todo tan rápido. Quiero agradecer a las personas que nos brindaron su ayuda en el momento del accidente, ya que pararon para socorrernos. Lo más importante fue el traslado de las nenas, ya que era lo que más nos preocupaba en su momento”, comenta Débora Figueroa.

“Yo me fracturé la clavícula y me saqué el hombro, pero gracias a Dios mi marido está bien”, apuntó.

Las tres hijas del matrimonio Velardez-Figueroa no sufrieron lesiones de mayor gravedad y durante el día de hoy regresarán a Río Gallegos.

Para finalizar Débora agradeció al hostal Ely House, donde le otorgaron prioridad para poder pernoctar en su establecimiento.