Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Impacta muerte de pareja de guardiayudas en incendio en población Manuel Chaparro

Una pareja de trabajadores guardiayudas u operadores (su actual denominación) fue la que resultó fallecida como consecuencia del incendio que destruyó una vivienda en la población Manuel Chaparro en la madrugada del domingo.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 8 de Octubre del 2012

Compartir esta noticia
106
Visitas


Una pareja de trabajadores guardiayudas u operadores (su actual denominación) fue la que resultó fallecida como consecuencia del incendio que destruyó una vivienda en la población Manuel Chaparro en la madrugada del domingo.

Las trágicas muertes de Erna Betty Arriagada Pérez, de 48 años, y su pareja Arturo Iván Bustamante Velásquez, de 40, empleados de la empresa Epark, causó un fuerte impacto debido a que ambos eran muy apreciados dentro del círculo de trabajadores del cobro de estacionamientos de Punta Arenas.

El incendio ocurrió a la 1,38 de la madrugada en la vivienda interior de la propiedad ubicada en el pasaje Doctor Tomás Fenton Nº378, en circunstancias que, de acuerdo a las primeras pericias en el lugar, la combustión de textiles que entraron en contacto con la cocina habrían desatado el fuego.

“No logro explicarme cómo tan rápido ardió toda la casa. Nosotros no nos alcanzamos a dar cuenta, unos vecinos nos avisaron, y cuando salimos a ver, salía fuego por todos lados de la casita de atrás, fue impresionante y muy rápido”, recordó el dueño de la propiedad y vecino de los fallecidos, Víctor Cárdenas Mansilla. La hija menor de la mujer y su nieto de 4 años, quienes también vivían en el domicilio, no estaban al momento de estallar el fuego.

Pese a la violencia de las llamas, y la rapidez con la que fue consumida la vivienda de material ligero, se logró establecer que la causa de muerte de la pareja de trabajadores no se debió a quemaduras por el fuego, sino que a la intoxicación por monóxido de carbono. Arturo Bustamante yacía en el dormitorio matrimonial, en tanto Erna Arriagada quedó a un metro de la puerta principal, mientras intentaba huir de las llamas. Bomberos debió trabajar por casi una hora para controlar el siniestro en su totalidad, tras lo cual se informó del trágico hallazgo de los cuerpos de los ocupantes al fiscal de turno Oliver Rammsy.

Investigación de la tragedia

Sobre la investigación de las circunstancias en que se produjo las muertes, el fiscal afirmó que particularmente se logra determinar ¿por qué no pudieron escapar? o ¿en qué condición se encontraban?

En razón de ello, solicitó la concurrencia de la Brigada de Homicidios (BH) de la Policía de Investigaciones, para que realizaran los peritajes en el lugar, y determinar si hubo o no intervención de terceras personas.

En cuanto a la labor investigativa, el jefe de la Brigada de Homicidios, comisario Eric Martínez, confirmó que personal bajo su mando se constituyó cerca de las 3,30 horas de la madrugada de ayer en el sitio del suceso, efectuando las pericias de rigor. Tras ello se determinó que el fuego habría comenzado en la cocina, aparentemente por la combustión de ropa que habrían estado secando cerca de ella. Además se logró establecer que a la hora del siniestro la pareja se encontraba durmiendo, y que la mujer habría intentado escapar, desplomándose a un metro de la puerta de salida. De igual manera, el oficial policial indicó que fue necesario hacer el reconocimiento por medio de huellas dactilares, concluyendo las pericias cerca de las 6 horas de ayer.

“¿Por qué Señor?”

Familiares de las víctimas llegaron cerca de las 14,30 horas de ayer al Servicio Médico Legal con la triste misión de retirar los restos de los fallecidos. En el lugar se vivieron sobrecogedoras escenas de dolor.

“¿Por qué Señor, por qué así?”, gritaba una desconsolada Margarita Velásquez Cárdenas, madre adoptiva de Arturo Bustamante, quien recordó a su hijo como una persona dócil, gentil y dicharachero: “El llegó a mi casa cuando tenía 2 años, desde entonces fui yo quien lo crió, y lo quise como si fuese mi hijo. Es terrible que se haya ido de esta forma, no tiene sentido esta tragedia”, manifestó entre sollozos la mujer.
Por su parte, Iván Arriagada Pérez, hermano de la fallecida madre de cuatro hijos, conmovido por la tragedia, no daba crédito a lo sucedido. “Ella era una persona muy buena, era muy querida por sus hijos, una mujer muy trabajadora para sacar adelante a su familia”, afirmó su compungido hermano.

Los familiares comentaron a La Prensa Austral que Erna Betty, llegó desde Puerto Montt, su tierra natal, hace más de 40 años, mientras que Arturo se había criado en la región, cursando su enseñanza básica en la Escuela Pedro Pablo Lemaitre, y parte de la secundaria en el Liceo Industrial Armando Quezada Acharán. Ambos, habían comenzado una relación hace cerca de cuatro años, tiempo en que se conocieron compartiendo trabajo para la empresa de cobro de estacionamientos en el centro de la ciudad.

Los restos fueron acompañados por sus familiares a la sede ubicada en Ignacio Carrera Pinto Nº839, lugar donde se inició el velatorio. Hasta allí llegaron, familiares, amigos y compañeros de trabajo.