Necrológicas
  • Hugo Hernán Maureira Menghini
  • María Victoria Zúñiga Cid

Impotencia hay entre quienes no pueden hacer sus trámites debido al paro municipal

Presidente de los trabajadores, Jorge González, se desligó de las culpas y dijo que “el alcalde es quien debe responder”.

Por La Prensa Austral Viernes 24 de Junio del 2011

Compartir esta noticia
17
Visitas


Mientras los funcionarios municipales se mantienen movilizados y en paro para exigir el pago del incremento previsional al alcalde, esta medida de presión afecta directamente la vida de otras personas. Son vecinos de la comuna que no han podido hacer sus trámites y que con impotencia ven pasar los días sin una respuesta.

Es el caso de Ricardo Barría, un colectivero que desde el 9 de junio está esperando hacer los trámites para renovar su licencia de conducir. Debido a que el documento está vencido no puede salir a trabajar ha perdido entre 15 y 20 mil pesos diarios. Es decir, en total ha dejado de recibir unos 300 mil pesos.

Este hombre, desesperado al no obtener respuesta, le reclamó en al menos cuatro oportunidades al director de Tránsito, Sergio Oyarzo, quien impotente lamenta no poder hacer nada ya que no cuenta con personal para tomar los exámenes y hacer la documentación de las licencias.

“Don Ricardo llegó incluso con su hija que tiene problemas de salud a exigirme una respuesta y yo no he podido resolver su problema”, relató Oyarzo.

En el sector de Mardones Alto está la casa de Ricardo Barría. Afuera de su domicilio está estacionado el colectivo que le entrega el sustento para mantener a su familia. Pero no lo puede utilizar. Ayer en la mañana este padre estaba cocinando en su hogar y cuidando a su hija, quien debe estar en la casa porque su colegio también está en paro.

“Deberían tener turnos éticos en la municipalidad y pensar en la gente porque nosotros no tenemos la culpa de lo que pasa y no pueden dejarnos sin atención”, comenta este hombre sentado en el comedor de su casa.

Y ese espíritu de funcionario público es el que esperan otras personas como él y que no han podido hacer sus trámites. Sobre este mismo tema hace unos días el dueño de dos taxis reclamaba en la Plaza de Armas mientras los municipales se manifestaban. “Yo no los apoyo porque no han pensado en la gente, quizás es justo por lo que reclaman pero al dejarnos sin atención lo único que logran es el repudio de la gente como yo que ya he perdido más de doscientos mil pesos”, señalaba indignado.

Pero para el presidente de los funcionarios municipales, Jorge González, estos reclamos no deben ser respondidos por su gremio. “Que responda el alcalde”, decía ayer. Pero independiente de quien sea la culpa hay personas, con rostros y problemas que requieren solución.

Otro drama

Gabriel Ampuero, chofer de camiones recolectores de residuos, es otro de los afectados. Debía retirar su nueva licencia de conducir el 9 de junio. Ese día cuando llegó a la municipalidad se encontró con el paro y con la noticia que tendría que esperar. Ya lleva 15 días esperando y debe salir a trabajar con su licencia de conducir vencida.

“Yo vivo de esto y me estoy arriesgando a que me paren los Carabineros y me pasen un parte por no tener mi licencia al día, pero qué voy a hacer”, comenta.

Este hombre trabaja conduciendo camiones hace treinta años y es su única fuente laboral, por eso está preocupado y ha ido en cuatro ocasiones en busca de las respuestas que no ha encontrado. “El paro me parece mal para nosotros que tenemos que hacer trámites, ellos reclaman por sus derechos pero deberían tener turnos para resolver los problemas”, criticó.

Estos son sólo algunos de los casos de personas que están molestas con el paro de los municipales. Como ellos hay otras personas que incluso han derramado lágrimas por la impotencia de no poder obtener los documentos que necesitan. Fue lo sucedido con una mujer que hace unos días lloraba en las oficinas de la dirección de Tránsito porque aseguraba que podía perder su trabajo si no lograba obtener su licencia. Pero para ella tampoco hubo una solución.