Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Instruyen sumario a la Corporación por presencia de fecas de ratón en liceo “tomado”

Inspectores encontraron serias deficiencias de salubridad en el área de cocina y alojamiento de los alumnos. Además, se detectaron productos vencidos y malas condiciones para la elaboración de alimentos, por lo que la empresa Dipralsa también será sumariada.

Por La Prensa Austral Sábado 22 de Octubre del 2011

Compartir esta noticia
16
Visitas


Las repercusiones de las movilizaciones estudiantiles en la región siguen afectando a la Corporación Municipal de Punta Arenas, esta vez, producto de las graves deficiencias sanitarias encontradas en uno de los establecimientos en “toma”.

Se trata de la presencia de fecas de roedor en las dependencias del Liceo Luis Alberto Barrera, baños en mal estado, productos vencidos dentro del refrigerador y pésimas condiciones de salubridad para la manipulación de alimentos detectadas en una inspección sanitaria realizada por la seremi de Salud.

El informe elaborado por cuatro fiscalizadores determinó el inicio de un sumario sanitario tanto a la Corporación Municipal como a la empresa Dipralsa, encargada de la alimentación. “Hemos ordenado inmediatamente el decomiso y destrucción de los alimentos vencidos; la prohibición de elaborar alimentos y la necesidad de mejorar las condiciones sanitarias del establecimiento”, informó la seremi de Salud, María Isabel Iduya.

La inspección se concretó pasado el mediodía de ayer luego de una denuncia presentada por la directiva provisoria del establecimiento educacional a la autoridad de Salud, por la presunta presencia de roedores al interior del recinto que permanece ocupado por un grupo de estudiantes.

Con el respectivo documento, adjuntaron una carta escrita por el subdirector, Jorge Gómez, dirigida al secretario de la Corporación Municipal, Orlando Estefó, informando sobre la situación. “Se encontraron muestras que indican la presencia de roedores en diversas dependencias (gimnasio, hall y entrada de Quillota). Cabe hacer presente que el Sr. Antonio Cumín, auxiliar de servicios menores, fue informado por un alumno que vio un roedor en el sector del salón de actos hacia el gimnasio”, narra la misiva que data del 4 de octubre.

“Ante la nula respuesta del sostenedor decidimos presentar esta denuncia, para que se tomen cartas en el asunto, vayan a inspeccionar y desratizar el establecimiento”, expresó el apoderado Sergio Garrido.

Preocupación de
la autoridad

A partir de este caso, la seremi de Salud hizo pública su preocupación por la situación de los establecimientos “tomados”, ya que como autoridad sanitaria había advertido sobre las posibles consecuencias al sostenedor. De hecho, el 2 de septiembre había enviado una carta a Orlando Estefó, donde expresaba el riesgo que corrían los alumnos en materia de seguridad sanitaria. “Preocupa de sobremanera todo aquello a que se refiere al manejo adecuado de las basuras y a la manipulación de alimentos en forma no segura. Constituye un riesgo adicional para los menores, el alojamiento masivo en lugares o recintos no habilitados para tales efectos, y que por tanto no cumplen las condiciones sanitarias básicas”, manifestaba la carta firmada por Iduya.

El escrito explicaba, además, que debido a la coyuntura no sería posible fiscalizar dichos recintos educativos. “Agradeceré se arbitren las medidas que correspondan para asegurar el cumplimiento de la normativa sanitaria vigente que permite resguardar la seguridad de los menores involucrados”, culminaba la misiva.

“La situación, al parecer, no ha sido evaluada en su totalidad”, declaró la seremi, señalando que no recibió ningún tipo de retroalimentación por parte de la Corporación Municipal, aun cuando no es su obligación hacerlo.

Cuando se trata de liceos que permanecen “tomados” por los alumnos, la inspección se realiza bajo denuncia, ya que “el sostenedor es el que debe velar por el cumplimiento de los estándares de salud”, planteó la autoridad.

De hecho, el 13 de julio estaba programada una visita de fiscalización al Liceo Industrial y al Ceia, pero no se pudo ingresar por encontrarse ambos recintos “tomados”. El 9 de agosto acuden nuevamente al Liceo Industrial, pero tampoco logran ingresar.

Cierre del liceo

El secretario de la Corporación Municipal de Punta Arenas, Orlando Estefó, declaró que va a disponer “todas las medidas sanitarias para satisfacer las condiciones ordenadas por la autoridad de Salud en el sumario”.

Dijo que la carta enviada por la seremi fue acogida y que, por lo mismo, habían conversado con los alumnos y suspendido el servicio de alimentación en todos los establecimientos en “toma”. Sin embargo, en el Liceo de Excelencia se reanudó el servicio para los alumnos de séptimo y octavos básicos que realizan clases en el ex Ceia.

“Vamos a buscar otro recinto para la manipulación de alimentos porque el liceo lo vamos a tener que cerrar”, aseguró, señalando que va a conversar con los alumnos que permanecen en el interior para que desocupen el recinto debido al procedimiento de desratización. “Tiene que pasar un período de 15 días sin actividad para realizar un aseo profundo, tirar veneno y fumigar”, explicó.

El riesgo de contraer infecciones o alguna enfermedad es cierta; sin embargo, Estefó dijo que “no es nuestra responsabilidad la integridad de los alumnos, porque ellos están en ‘toma’ por su propia voluntad y en contra de la nuestra”.

Para que no ocurra algo similar en los demás liceos, durante los próximos días advertirá nuevamente a los estudiantes sobre la situación.