Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Intendente critica a la Epa por no haber licitado proyecto para nuevo muelle de Punta Arenas

El intendente Arturo Storaker formuló una fuerte crítica a la Empresa Portuaria Austral (Epa) por no haber licitado el proyecto para un nuevo puerto en Punta Arenas, obra que es uno de los pilares del Plan Magallanes y que presenta un serio retraso.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 9 de Octubre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
23
Visitas


El intendente Arturo Storaker formuló una fuerte crítica a la Empresa Portuaria Austral (Epa) por no haber licitado el proyecto para un nuevo puerto en Punta Arenas, obra que es uno de los pilares del Plan Magallanes y que presenta un serio retraso.
“La primera crítica que hay que hacerle a la empresa Epa es que debió haber licitado ya… Creo que ese ha sido el gran error de la Epa”, espetó.

Igualmente, fustigó a quienes en la zona -tanto parlamentarios, empresarios como actores sociales- se han quedado en la crítica, en vez de aportar decididamente a buscar soluciones a los problemas.

“La crítica no sirve, porque ya hemos criticado suficiente el modelo… y el resultado es el mismo: criticones”, reparó.
La autoridad evaluó positivamente la visita presidencial y responsabilizó a la organización de la Presidencia de que no se interpretara el Himno Nacional durante la inauguración del Hospital Clínico ni se bendijeran las instalaciones del recinto.
A su juicio, no hubo excesivo resguardo policial y el diálogo que se dio con las organizaciones sociales corresponde a un nuevo formato impulsado por él, de reunir al Mandatario con grupos reducidos de gente para que todos tengan tiempo de exponer sus problemas y puntos de vista.

Storaker restó importancia a la información sobre la baja ejecución presupuestaria (sólo 46% a dos meses de cerrar el año), asegurando que los 31 mil millones de pesos “en teoría” ya lo tienen gastados.

“El tema es que todavía podemos acceder a nuevos recursos que están sobrando a nivel nacional…Ya me puse más ambicioso. Lo primero era poder gastar esa plata que veía difícil. Bueno, lo estoy logrando y ahora quiero ver si puedo gastar mil (millones de pesos) más”, señaló.

Aunque tiene como meta dejar una tasa de crecimiento económico de 3,5% cuando deje la intendencia en marzo de 2014, Storaker reformuló el Plan Magallanes reforzando el pilar social.

“Uno de los pilares que hemos desarrollado como sello propio de mi administración es el pilar social”, remarcó. Para ello, puso a cargo de coordinar acciones a la retornada a la ciudad Sandra Amar, ex seremi del Trabajo.

Nuevo muelle en sector de Mardones

– Uno de los pilares atrasados del Plan Magallanes es el muelle de Punta Arenas. ¿El interés del Presidente es tener una solución de aquí a 2014, al menos en vías de ejecución?

– “Lo que pasa es que hacer los planes de muelles y la operación misma te toma igual que los aeropuertos, como es el aeropuerto de Williams, y quizás no los vea caminando, pero tengo que dejar hechos los estudios de factibilidad técnica y para eso se tienen que tomar decisiones. Desde que se toma la decisión y se ejecuta, lleva un año y es un año en que este muelle no puede esperar porque -por informaciones de prensa- este muelle ha tenido problemas en el acceso a sus portales y eso para un muelle por sí es grave. Requiere mayores, evaluaciones. Entonces, no quiero que esto comience a retrasar una decisión respecto de si hay que hacer un muelle nuevo o hay que repararlo. Si es nuevo, hay que repensar todo y, quizás, convenga concentrar todos nuestros muelles donde hay las explanadas y están las cosas adecuadas, como es Mardones”.

– La Epa no puede invertir en ello, debe licitar y los privados tendrían poco interés.
– “La primera crítica que hay que hacerle a la empresa Epa es que debió haber licitado ya. Si no hay interesados, mejor es licitar. Y, si hubiera licitado y si se hubiera declarado desierta, habría podido intervenir rápidamente Obras Públicas y Hacienda…”.

Storaker hizo ver que construir un muelle liviano para pasajeros , para atender dos buques simultáneos, implica una inversión mínima de 30 millones de dólares . “Entonces, no es una obra menor, respecto de la cual hay que tomar decisiones rápidas y aquí se ha ido lento. Ha pasado ya prácticamente desde que se pensó el Plan (Magallanes) más de un año. Ha habido un mal manejo desde el punto de vista de querer y tener la voluntad de licitar. Creo que ese ha sido el gran error de la Epa. Debe licitar, indistintamente de qué pase porque así nos libera. Mientras no licite, de acuerdo a la ley, no podemos hacer nada”.

El intendente aseguró que convinieron con el Presidente que esto no puede seguir estancado y que tiene su apoyo.
Dijo que él es partidario de construir un nuevo muelle. “Sin siquiera conocer los elementos técnicos, sino simplemente por todo lo que he leído a través de los años en que he estado en Punta Arenas”.

Agregó que la ubicación sería Mardones. “Algunos dicen que el muelle que hay no se puede mover. Se hará un muelle al lado para los buques de pasajeros. Allá hay más calado, se puede orientar mejor a los vientos y hay más explanada de trabajo, se pueden hacer terminal buenos. Además, estos terrenos tienen buena plusvalía, lo cual nos permitiría venderlos y hacer una infraestructura moderna dentro de lo que es el otro muelle. Creo que administrar dos muelles es muy caro para una región como ésta”.

Visita presidencial

Planteó que para entender y evaluar el resultado de la visita presidencial se debe comprender que ésta ocurrió en un contexto en que, tanto a nivel nacional como regional, se ha estado trabajando en la descentralización.

“Entonces, la visita del Presidente estuvo enfocada en un pequeño espacio a Punta Arenas y en un gran espacio a Puerto Williams, como cabecera provincial”, hizo ver y agregó que, así, ya proyecta que el próximo viaje del Mandatario tenga como lugar preferente Porvenir, luego Puerto Natales y, finalmente, Punta Arenas.

“De tal manera que las comunidades puedan expresarse abiertamente y podamos tener un impulso en lo que es el plan de desarrollo de estos lugares que enfrentan en una escala superior los mismos problemas que tiene Punta Arenas. “Por lo tanto, es una señal clara del Presidente en este proceso de descentralización”, dijo.

– ¿Qué le pidió al Presidente?

– “Ya habíamos tenido algunas conversaciones respecto de qué cosas debíamos ir dejando atrás y en qué plano ir hacia adelante”, comienza a explicar y, en síntesis, plantea que se siente satisfecho porque se zanjó el problema de la tarifa del gas con el envío del proyecto al Congreso y el de las leyes de excepción, con la firma en Puerto Williams del Plan de Incentivos para Zonas Extremas, independiente de que puedan existir reparos y se introduzcan cambios.

“Con esto doy vuelta la página de lo que yo llamaría el conflicto en sí”, acotó.

– ¿Se logró con esta visita recomponer los lazos resquebrajados de Piñera con Magallanes?

– “Totalmente y eso es sumamente positivo. El hecho de que el Presidente se vaya contento de una visita para nosotros significa más compromiso”.

– El Presidente se fue contento, pero las organizaciones sociales se sintieron poco consideradas.

– “Cuando comenzamos a armar la visita, pedimos hacer muchas cosas. Después vienen los tiempos. Yo he estado en absolutamente todas las visitas presidenciales desde Aylwin e, incluso, en algunas yo he criticado el corto tiempo. Ahora, lo que aprendí es que las reuniones grandes con actores sociales no sirven, no tienen el contacto. Lo que quiero buscar es que los actores sociales representativos y ya podría ser uno pequeño y la próxima vez, quizás, traiga a alguien que sea simplemente de una comunidad pequeña que puede estar en el camino, de un centro de madre. No busco los actores cúpula. Lo que he tratado en esta etapa es que haya representantes diversos de las distintas actividades económicas y sociales de Magallanes. Estaban los estudiantes -él mismo lo dijo en la reunión: “Yo no voté por usted, señor Presidente, pero igual vengo a exponer”-, estaba la representante de la Unión Comunal, de los niños fisurados, de problemas muy diversos. Busqué que tuvieran el tiempo de hablar”.

– ¿Y por qué no estuvo inicialmente considerada esta reunión?

– “No, si siempre estuvo…”.

– No estaba en el programa oficial.

– “Ellos (la Presidencia) pueden cambiar el programa. Yo tengo las facultades de hablar con el Presidente y modificarlo y así se hizo”.

– ¿No fue porque se generó la presión social a través de los medios de comunicación y las redes sociales?

– “No, para nada. No, porque en Williams estaba considerado y, cuando estuvimos en el avión, me preguntó por qué en Williams había reunión con los actores sociales -que se armó también a último minuto porque dependía de los tiempos y del tiempo- y me preguntó: “Y, bueno, ¿Punta Arenas?”. “Bueno, señor Presidente, por la falta de tiempo no me dejaron”, respondí. “Bueno, a la vuelta tengo tiempo, ¡ármela!”. Y la armé”.

– ¿Hubo intencionalidad de dejar de lado y generar un quiebre en la Asamblea Ciudadana?

– “Creo que la parte gremial la deben ver los propios gremios. Los que estaban ahí, incluso había un representante de la Asamblea…”.

– Pero no fue invitado como representante de la Asamblea.

– “No. Se habla mucho de la Asamblea y está en todos los conflictos, pero al momento de invitar, ¿tu invitas al elemento de hecho o al elemento de derecho? Entonces, tú optas por invitar al afectado. Si es la Anef, yo no invito a la Asamblea, invito a la Anef. Entonces, el rol de la Asamblea no está claro y, por eso, hay cuestionamientos. Hay que tener bien presente que uno invita a los actores de base, que son elegidos y que tienen la representatividad. Si yo invito a los estudiantes, ¿a quién tengo que invitar? ¿A los estudiantes o a la Asamblea? Yo creo que el Presidente quiere escuchar al presidente de los estudiantes y, en este caso, de los universitarios. Y aquí planteó algo muy interesante (Manuel Gallardo) respecto del trato que tienen las universidades del Crunch a nivel central al que tiene la Universidad de Magallanes. El Presidente quedó con ese dato, lo anotó como una de las variables de lo que puede significar para las universidades regionales una mejor consideración dentro de la mesa”.

– ¿Cómo se condice el ánimo -que usted afirma- de preparar una visita donde el Presidente tenga contacto con la ciudadanía con el excesivo celo policial y el acordonamiento de la ciudad? La gente tiene derecho de saludar al Presidente y algunos, incluso, de protestar.

– “Las visitas presidenciales siguen protocolo. ¿Qué es lo que se trata de evitar? Dependiendo el nivel de conflicto que haya en la zona o los recorridos, se busca tomar todos los resguardos para que el Presidente no sea agredido o sufra un traspié. Imagínese que un loco sacara un puñal y, en un momento de locura, lo apuñara. ¿Quién responde después si uno no toma las providencias de los protocolos?

“El contacto real -ya lo he dicho- era que hubiera actividades bien puntuales. Hoy día fue la provincia Antártica, luego será Tierra del Fuego y así sucesivamente. Punta Arenas siempre ha sido todo el eje. Yo quiero cambiar ese eje. Para mí, hay otros chilenos que tienen tantas demandas de cosas como los que están en Punta Arenas y se les tiene que dar el tiempo de que el Presidente los escuche. Uno dirá: “Es que es Puerto Williams”. Bueno, pudo haber sido también Puerto Edén o también Puerto Toro. Entonces, cuando hablamos de descentralización, pensemos que el Presidente tiene que dedicarle tiempo a las comunidades aisladas”.

– Los parlamentarios Goic y Marinovic acusaron que la ciudad estaba como sitiada y que presentarían un reclamo formal al ministro del Interior.

– “Pueden hacerlo, pero los Carabineros que habían son los mismos que se ocupan habitualmente. Aquí no llegaron grupos especiales ni hubo traslado de elementos disuasivos. Si hubiéramos ocupado los protocolos regionales, ¡imagínese lo vulnerable! Es cosa de ver cómo está la fachada de la intendencia para ver nuestras capacidades regionales para no seguir protocolos. Cuando hemos sido blandos, las consecuencias están en la vista. ¡Imagínese que con el Presidente no hubiéramos seguido el protocolo, quizás, estaría como la fachada de la intendencia y hay que tener cuidado! “

Storaker dijo que los movimientos transversales como el del gas tienen el mérito de que la gente se va descolgando en la medida que se dan soluciones. “Por eso, en el momento el Presidente ni se dio cuenta que había una protesta, había unas personas, estaba Dalivor en un grupito -y de hecho lo saludé-, había unos grupos exaltados gritando por ahí, pero se veían muy pocas personas. Si los hubiéramos reunidos a todos, no hubieran sido más de 30 o 40 personas”.

– Es que el resto no alcanzó a llegar, no se les dejó aproximarse.

– “Cuando quieren llegar, llegan. Lo que pasa es que los movimientos se han debilitado frente a las soluciones que se han dado…Los que están protestando siempre por protestar tienen una gran debilidad: no están dentro del eje de los que buscan la solución. Hoy día hay más interés de hablar en Magallanes de aquellos que quieren buscar soluciones que aquellos que quieren resaltar los problemas. Hay mucha gente que dice: “La ley no fue buena”, “La ley del gas tampoco”, “El asunto del 7%, letra chica”, “Que las bodas de oro, ahí parece que no se va a llegar a todos”. Entonces, creo que hay un grupo de los que están buscando siempre todo malo, y un grupo que sigue el avance, que quiere ir mejorando e ir teniendo un eje de desarrollo mucho más grande, que es lo que necesitamos”.

Ni Himno Nacional ni bendición

– Ya que habla de protocolo, ¿por qué no se cantó el Himno Nacional en la inauguración del Hospital Clínico? ¿Quién tuvo la culpa?

– “Los actos del Presidente los organiza la comitiva del Presidente; no los organiza el protocolo regional. Así es que no sé si es culpable o no. No sé si cuando va el Presidente se ocupa la Canción Nacional…”.

– ¿Usted la hubiese incluido?

– “Es que a mí no me preguntaron realmente. Pero, yo habría hecho algunas cosas diferentes. Quizás hubiera puesto un conjunto folclórico, algo más a la magallánica. Pero, quizás ellos manejaron los tiempos y ya estábamos atrasados para llegar al avión porque hubo antes un encuentro que para mí era muy importante, que fue el desayuno con gente de la Alianza”.

– ¿Pero eso justifica que se salte el Himno Nacional?

– “No, yo no justifico nada porque yo no estoy a cargo del protocolo. Creo que habría que preguntarle a los encargados”.

– ¿También es culpa del protocolo presidencial que no hubiera existido una bendición del recinto?

– “No se olvide que las visitas las organiza la comitiva del Presidente. Yo realizo sugerencia del plan, lo que quisiera. Se discute. Hay cosas que me mandan de paseo y otras que me aceptan porque así es la regla del juego. Hay cosas que, en el camino, las puedo arreglar porque cuando ya tengo contacto con el Presidente se pueden corregir ciertas cosas y, cuando hay un grado de llegada y de amistad, es fácil hacerlo. Lo importante no es que no ocurrió. Lo importante es que sí ocurrió y, por eso, estamos criticando. Si ocurrió que están los actores sociales, reclamamos, pero es porque estaban los actores sociales. Pero, si queremos que se hagan esos actos masivos donde todos aplauden, ¡eso no porque no va con mi estilo ni creo que va con el estilo del Presidente! Aquí lo que él quiere es tener un franco diálogo con los actores presentes y para eso no puede haber más de diez personas”.