Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas

Internado en observación permanece gendarme protagonista de incidente

Jefe del penal dijo que ojalá se tome conciencia de la necesidad que Gendarmería tiene de ampliar su dotación de personal.

Por La Prensa Austral Sábado 18 de Junio del 2011

Compartir esta noticia
75
Visitas


Internado en el Hospital Clínico permanece en observación el gendarme que el pasado jueves protagonizó un grave incidente al interior de la cárcel de Punta Arenas.

El jefe del penal, mayor Rodrigo García Pezo, dijo ayer que el vigilante José Alcarruz Prado se encuentra estabilizado, en reposo y con tratamiento. Luego de ello, y dependiendo de su evolución, quedará con una licencia de 30 días.
En cuanto a su condición laboral, señaló que inmediatamente se ordenó un sumario administrativo para esclarecer los hechos, determinar responsabilidades y saber con toda claridad qué motivó el incidente.

“Lo que tuvimos acá fue un hecho lamentable, que originó un caos y que pudo poner en riesgo la seguridad del recinto y la integridad física del personal. Sin embargo, tuvimos la fortuna de que no tuvimos lesionados”, enfatizó el alcaide.
García dijo que toda situación siempre deja algo positivo. En este caso -manifestó- el que ojalá se tome conciencia de la necesidad que Gendarmería tiene de ampliar su dotación.

Explicó que hoy en la función de vigilante existen 12 funcionarios, siendo el óptimo 28. El recinto penal de Punta Arenas cuenta con 9 garitas, disponiéndose que cada centinela asuma turnos de 4 horas de trabajo por cuatro horas de descanso.
“Además hay otro factor que hace que esta labor sea muy distinta aquí en Magallanes. Está la condición climática, el frío extremo y la nieve durante el invierno. Eso se debe considerar”, enfatizó.

En cuanto a las demandas laborales de Alcarruz, indicó que el tema ya se conversó con los dirigentes de la Asociación de Funcionarios de Gendarmería y que existe plena coincidencia en que se debe trabajar de manera efectiva para lograr un aumento en la dotación de personal.

Fue la tarde del jueves cuando José Alcarruz se tomó la garita donde cumplía labores de vigilancia, disparando al aire su subametralladora Uzi. La situación se prolongó durante tres horas, durante las cuales el gendarme pidió mejoras en el sistema laboral interno.