Necrológicas

José Cortez y carrera de la Hermandad: “Hay que analizar tantos accidentes para evitarlos en lo sucesivo”

Las favorables condiciones del camino en el sector argentino así como lo seco que se presentó el lado chileno permitió que por enésimo año consecutivo la 41ª edición del Gran Premio de Tierra del Fuego fuera una carrera de gran velocidad, lo resaltó el presidente de la Asociación Deportiva Local Fueguina de Automovilismo (Adelfa), José “Mako” Cortez, y aunque sí existieron sectores de abundante agua en Flamenco, Río Chico y Russfin, la ruta para el dirigente se mostró, en ambos días, “pasable, como al final lo demostraron los resultados”.
[…]

Por La Prensa Austral Jueves 21 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
30
Visitas


Las favorables condiciones del camino en el sector argentino así como lo seco que se presentó el lado chileno permitió que por enésimo año consecutivo la 41ª edición del Gran Premio de Tierra del Fuego fuera una carrera de gran velocidad, lo resaltó el presidente de la Asociación Deportiva Local Fueguina de Automovilismo (Adelfa), José “Mako” Cortez, y aunque sí existieron sectores de abundante agua en Flamenco, Río Chico y Russfin, la ruta para el dirigente se mostró, en ambos días, “pasable, como al final lo demostraron los resultados”.
Sin embargo, para Cortez la parte dramática, como en ninguna de sus ediciones anteriores, fue una importante cuota de inconvenientes mecánicos, de derrapes, volcamientos y pilotos lesionados.
“Como ningún año tuvimos demasiados accidentes, principalmente volcamientos, porque estaba demasiado rápida la ruta. Creo que las nuevas máquinas llevan a que los pilotos de pronto no vayan viviendo lo que están experimentando respecto a la velocidad”.
“Por ejemplo, comenta el dirigente fueguino, no dimensionan cómo doblar en las curvas porque van demasiado temperamentales, aparte que todas las categorías están peleadas por apenas pocos segundos que se quieren ganar en cada curva para sacar la ventaja en la carrera”.
ACCIDENTE FORTUITO
Puso como experiencia lo que pasó con el ganador de la general, Angel Benítez, quien por querer recuperar la diferencia que tenía con Sandro Vojnovic, tuvo un choque por alcance en una curva con el porvenireño Juan “Cepillo” Montenegro, señalando que lo sucedido es algo que hay que evaluar en el análisis posterior del Gran Premio y deseó “que ojalá no vuelvan a suceder esas cosas en esta carrera”.
Pese a que lo ocurrido, el directivo Adelfa lo reconoce como un hecho fortuito y propio de la competencia que debe ser evaluado “en el sentido de que en los trayectos largos hay que ir viendo que los pilotos, de repente, buscan ganar segundos en lugares que no se puede ir a gran velocidad”.
“Eso es lo que hay que analizar, para evitar en lo sucesivo tantos accidentes y por el bien de la seguridad misma de los mismos pilotos”, acentuó “Mako” Cortez.
REVISOR TECNICO
Sobre el regreso de Ricardo Malloca como revisor técnico, José Cortez valoró que tras ocho ediciones de trabajo ininterrumpido en los pasados grandes premios, con un lapso sabático de unos cinco años, esté de vuelta en Porvenir para cumplir junto a su par argentino, Ariel Sagis, la tarea de certificar que todas las máquinas ubicadas en los primeros lugares de cada categoría cumplieran con la reglamentación. “Fueron citados hasta los que llegaron en cuarto lugar, como corresponde por si los que llegaron antes tenían algún problema” sintetizó.
“Mako” reiteró que este año no existió ayuda económica alguna del Estado para la organización del Gran Premio, salvo la asistencia por parte de la municipalidad de Porvenir y la publicidad de Sernatur, que trajo a tres canales de televisión nacionales.
“Eso sí destacó el apoyo del hospital “Marco Chamorro Iglesias”, con nueve ambulancias y equipos de salud a lo largo de la ruta; de la Fach y la Armada, con sus helicópteros institucionales; de Carabineros y Bomberos de Porvenir; y resaltó de modo especial, la contribución del Ejército en muchas áreas de la prueba, cuya asistencia fue fundamental.