Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Joven de 22 años dio a luz al primer bebé de 2012

“Estoy feliz, fue el mejor inicio del año”, confesó la flamante madre.

Por La Prensa Austral Lunes 2 de Enero del 2012

Compartir esta noticia
10
Visitas


A las 9,24 horas de ayer, en el Hospital Clínico de Magallanes, nació el primer bebé del 2012 en Punta Arenas. “¡Es mujer!”, exclamaban las enfermeras de turno, contentas con la llegada de la pequeña María Angélica Nahuel Gallardo y afirmando que es señal de buen augurio para el género femenino durante este año.

De parto natural, pesando 3 kilos 310 gramos y midiendo 50 centímetros, el nacimiento de esta nueva vida llenó de alegría el hogar y el corazón de una joven de 22 años, Angélica Gallardo Coronado, quien a su corta edad ya era madre de dos hijos: una niñita de tres años y un varón de cuatro. “Estoy feliz, uno nunca espera tener a su hijos en determinadas fechas y es súper lindo que sea la primera del 2012. Fue un inicio de año diferente, pero el mejor”, expresó con satisfacción.

Angélica cuenta que ya estaba por cumplir los nueve meses y había empezado con contracciones días antes, pero nada que la llevara al Hospital; sin embargo, ayer a las 3 de la mañana, “los dolores eran insoportables”. Tuvo que hacer su bolso y horas después dirigirse al centro asistencial. “Fue todo súper rápido”, relató, señalando que en cosa de segundos la guagua ya había nacido. El parto fue atendido por la matrona María Elena Vivar.

Un regalo especial
Por diferentes circunstancias de la vida, Angélica no pudo terminar sus estudios básicos e ingresó al mundo laboral a temprana edad. “Empecé a trabajar cuidando niños, siempre me gustaron”, reveló señalando que sus tres hijos son los más bellos regalos que la vida le pudo entregar y que llegaron en momentos precisos para ayudar a superar tiempos difíciles.

“Mi segunda hija nació después de que falleció mi padre y ahora la María Angélica viene a llenar el vacío de la muerte de mi madre”, relata con sentimientos encontrados de pena y felicidad. Confiesa que su madre no alcanzó a enterarse de su embarazo y que le hubiese gustado compartirlo con ella; pero que “todo pasa por algo” y ella está feliz con su familia.

Dice que la prioridad, en estos momentos, son sus pequeños; pero no descarta retomar sus estudios cuando sus hijos sean más grandes. Tampoco desecha la posibilidad de volver a ser madre nuevamente.

La joven quiso emitir un saludo público a todo el personal del Hospital Clínico, agradeciendo por la atención recibida durante el proceso del parto y enviando buenos deseos para este 2012.