Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Joven que protagonizó volcamiento en la ruta a Monte Aymond: “Es un milagro que yo esté con vida”

La noche del viernes 30 de noviembre, pasadas las 22 horas, un colosal accidente carretero ocurrió en el kilómetro 110 de la ruta internacional a Monte Aymond cuando un vehículo Nissan Terrano volcó a un costado del camino dejando con lesiones leves a la mayoría de sus ocupantes, aunque en el caso de un adolescente de 15 años éste resultó con lesiones de mayor complejidad por lo que fue derivado de urgencia a la Unidad de Cuidados Intensivos (Uci) del Hospital Clínico.
[…]

Por La Prensa Austral Viernes 28 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
16
Visitas


La noche del viernes 30 de noviembre, pasadas las 22 horas, un colosal accidente carretero ocurrió en el kilómetro 110 de la ruta internacional a Monte Aymond cuando un vehículo Nissan Terrano volcó a un costado del camino dejando con lesiones leves a la mayoría de sus ocupantes, aunque en el caso de un adolescente de 15 años éste resultó con lesiones de mayor complejidad por lo que fue derivado de urgencia a la Unidad de Cuidados Intensivos (Uci) del Hospital Clínico.

Tras 23 días internado en dicha unidad, Ariel Chacón Burgos finalmente pudo abandonar la unidad crítica del centro asistencial para reunirse con su familia en su hogar en la villa Alfredo Lorca y retomar su vida de adolescente y cumplir los sueños y metas que tiene para su futuro junto a sus seres queridos.

“Mi recuperación costó mucho. Estuve dormido dos semanas sin conciencia de nada, ni saber todo lo que pasaba. Gracias a Dios estoy vivo y se que Él tiene un plan para mí, ahora debo descubrirlo y cumplirlo”, fueron las emotivas palabras que Ariel compartió con La Prensa Austral en su hogar, en donde continuará su proceso de recuperación tras abandonar el Hospital Clínico.

El joven estudiante del Liceo Politécnico Cardenal Raúl Silva Henríquez relató con gran sentimiento y gratitud el hecho de estar aún con vida. Recordó que durante el tiempo que permaneció hospitalizado “estaba todo lleno de mangueras y fue hasta la tercera semana que desperté y ahí pude reconocer a mí familia pero no sabía lo que había pasado. No recuerdo nada del accidente”, aseguró este joven hincha del Colo Colo, agregando que “en ese momento tampoco recordaba mí cumpleaños que fue el 18 de noviembre, pero de a poco me ayudaron a recordar”.

Con una voz áspera causada por los tubos que atravesaron su garganta para ayudarle a respirar durante su estadía en la Uci, el estudiante que cursará 3º medio a partir de marzo próximo, señaló con profundo sentimiento que “todo esto fue muy fuerte, sobre todo para mis padres porque no debe ser fácil que te digan dos veces que tu hijo está en las últimas y sólo hay que esperar. Es un milagro que yo esté con vida”, relató el menor acompañado de su madre, María Burgos Mayorga, y su polola, Gabriela Andrade Calixto.

Agradece al personal del Hospital Clínico

Con eterno agradecimiento para todo el personal del Hospital Clínico por las atenciones hacia él y la ayuda para su familia, Ariel explicó que “no podía mover las piernas, pero con todas las atenciones fui mejorando y cuando me pararon las primeras veces temblaba entero porque bajé casi 9 kilos ahí adentro, pero ahora puedo caminar”.
El joven deportista, destacado entre los competidores de Buggy Cross y Enduro de la región, recordó también que al interior de la Uci “me sentí solo a veces porque la visita es muy corta. Sólo es una hora en todo el día y por eso me costaba mucho. Por lo menos ahora en casa ya puedo estar tranquilo y dormir porque allá no se puede, si no es porque algún paciente se pone mal o es porque otro discute con la enfermera”, acotando que “en esos días me afectó un virus y me aislaron en una sala y ahí pude descansar un poco más”.

Entre risas el liceano reveló que “me desperté con mucha hambre. Quería sólo comer y al principio me daban pura leche”, a lo que su madre confirmó diciendo que “es de muy buen comer y todos los días me pedía comida”, extendiendo su agradecimiento “para toda mi familia y amigos que siempre estuvieron al pendiente de mí y toda la gente que vivía preocupada. Los compañeros del liceo y todos los pastores y hermanos de la iglesia evangélica por su preocupación y la ayuda que dieron a mi familia y las cadenas de oración que hicieron por mí. En general gracias a todos porque hasta gente que no conozco estuvo ahí y se preocupó caleta”.

Finalmente, Ariel señaló que con la tranquilidad de estar nuevamente entre sus seres queridos y con el apoyo de su polola y amigos “sólo queda seguir adelante. Ahora debo hacer mis terapias y seguirme recuperando. Mis metas a corto plazo son volver a las motos y jugar a la pelota. Por lo menos ya pude volver de a poco a la música. Ya comencé a tocar mi batería”, recordando también que el apoyo de Cristian Naín Naín, ex integrante del grupo Manakata, y toda su familia fue fundamental para él y todos sus seres queridos.