Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Joven que se operó para bajar de peso murió después de 49 días en la Uci

Los padres de la víctima responsabilizan al médico tratante, Francisco Berger, de no reaccionar a tiempo cuando
su hija comenzó con los graves problemas que finalmente le costaron la vida.

Por La Prensa Austral Jueves 4 de Agosto del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
357
Visitas


Se operó mediante el procedimiento de manga gástrica para bajar de peso, pero luego de permanecer 49 días internada grave en la Uci del Hospital Clínico de Magallanes falleció. Katherine Cárdenas Yáñez, de 24 años de edad, soltera, dejó de existir ayer en la mañana, a las 8,10 horas, producto de una “sépsis severa foco pulmonar abdominal”, ocasionada por las múltiples intervenciones quirúrgicas a las cuales fue intervenida, en donde en la última de ellas se le había extirpado la vesícula.

Katherine pesaba alrededor de 97 kilos al momento de someterse a la cirugía el 7 de junio último con su médico tratante Francisco Berger. La joven, según comentan sus padres, amigos y compañeros de trabajo no estaba totalmente contenta con su figura y ya tenía decidido someterse a la intervención quirúrgica.

A dos días de la operación la joven fue dada de alta y enviada a su domicilio, pero fue allí precisamente que comenzaron los problemas para ella.

“Ella se operó el día 7 de junio y el 9 ya estaba en la casa de alta. Cuando llegó a nuestro domicilio lo primero que me di cuenta es que estaba decaída, y yo la veía que no estaba bien. Consultamos al médico por qué vomitaba tanto, y él nos señaló que era normal que así ocurriera”, relata Isidro Cárdenas, padre de la malograda joven.

El 13 de junio nuevamente la paciente fue llevada por sus papás a la consulta del médico, Francisco Berger, en donde le mostraron al facultativo una toalla con las evidencias del vómito de Katherine, pero según el padre de la víctima el médico no la quiso ver e insistió que era algo normal.

Dos días después, el 15 del mismo mes, la joven fue llevada de urgencia hasta el Hospital Clínico de Magallanes, ya que los síntomas eran incontrolables, quedando inmediatamente internada suministrándole sólo suero, comenta el padre de la joven.

Sufre grave shock séptico

Durante todo el tiempo que la paciente permaneció internada en la Uci, fue sometida a diversas intervenciones quirúrgicas. La primera operación se le efectuó cuando llegó al hospital a raíz de una fisura en el estómago, provocándole posteriormente un grave shock séptico.

Pero esa no fue la única operación. El 1 de julio ingresó nuevamente a pabellón, donde se le hizo una traqueotomía y se le encontraron infecciones graves en los intestinos, quedando en un coma inducido.

El 22 de julio fue intervenida de la vesícula y además se le realizó diálisis durante tres horas, ya que sus riñones estaban al límite.

Luego de eso la joven permaneció con altos y bajos en la Uci del Hospital Lautaro Navarro hasta ayer, día en el que su cuerpo no soportó más y finalmente falleció.

El padre de la joven señala que cuando Katherine sufrió el shock séptico, ellos (los padres) le pidieron al médico Francisco Berger una explicación en relación a cómo había sucedido todo eso, ante cual el facultativo les habría respondido que había sido producto de la “mala cuea”, y que era la primera vez que algo así le sucedía.

Cárdenas añade que el cirujano nunca se acercó a ellos e, incluso, una vez los evitó en las dependencias de la Uci. No descartó iniciar acciones legales.

Amiga de la infancia

Sandra Sotomayor Olavarría conocía a Katherine desde los 8 años de edad. “Ella era un ángel entre nosotros, una persona pura e inocente. Hace algún tiempo había cambiado, quizás porque alguien la lastimó provocándole una depresión importante. Luego de eso se le vino a la cabeza la idea de operarse sí o sí”, recuerda la amiga.

Luego señala que hace unas semanas envió una carta al gabinete de la Primera Dama Cecilia Morel, para que la redestinaran al Ministerio de Salud y tomaran conocimiento del caso. Agrega que durante el transcurso de esta semana espera recibir una respuesta y que aún cuando Katherine ya no esté presente, seguirá adelante con la gestión.

Compañero de trabajo

José Ascencio González era compañero de trabajo de Katherine en la empresa Crosur de Zona Franca y la recuerda como la mejor de las personas. “No sé por qué le pasó esto a ella. Era increíble como persona y como compañera de trabajo, muy especial. Todos le dijimos que no se operara, pero su idea era hacerlo”, explica Ascencio.

Los restos de Katherine Cárdenas Yáñez están siendo velados en la capilla del templo Don Bosco, en Avenida Bulnes con Sarmiento.