Necrológicas

Jóvenes magallánicos peregrinaron en Los Andes

Un grupo de 34 jóvenes magallánicos de la Pastoral Juvenil diocesana concurrió el sábado 22 de octubre a la peregrinación Auco 2011, en Los Andes, llevando su oración y los colores de la región a esta festividad religiosa nacional. Aquella procesión fue organizada por la Vicaría de la Esperanza Joven y participaron cerca de 95 mil jóvenes de todo el país,
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 31 de Octubre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
6
Visitas


Un grupo de 34 jóvenes magallánicos de la Pastoral Juvenil diocesana concurrió el sábado 22 de octubre a la peregrinación Auco 2011, en Los Andes, llevando su oración y los colores de la región a esta festividad religiosa nacional. Aquella procesión fue organizada por la Vicaría de la Esperanza Joven y participaron cerca de 95 mil jóvenes de todo el país,

Vanessa Guerrero, una de las integrantes de la mencionada pastoral, destacó que esta inquietud partió del grupo de misiones y se amplió, a partir de un grupo de 5 personas, a la recién formada pastoral diocesana y a que participen las comunidades que acepten la invitación.

La delegación a la peregrinación juvenil de Santa Teresa de Los Andes estuvo encabezada por el padre Rodrigo Vargas, con participación de la comunidad de Santa Teresa, Cristo Obrero, San Miguel, Liceo María Auxiliadora, Instituto Don Bosco, Instituto Sagrada Familia, Santuario María Auxiliadora y la comunidad Taize.

La procesión se inició a las 7 de la mañana en la hacienda Chacabuco e incorporó una caminata de 27 kilómetros hasta el santuario de Santa Teresa de Los Andes, finalizando a las 17,30 horas con una masiva eucaristía.

La delegación regional se financió con el esfuerzo personal de sus peregrinos. Asimismo, el obispo Bernardo Bastres consiguió alojamiento para la comitiva en los colegios salesianos de Alameda y el Patrocinio de San José, y también la movilización en bus a Los Andes.

Vanessa Guerrero agradeció la colaboración solicitada a la comunidad para poder reunir fondos. Como retribución ofrecieron llevar sus oraciones con peticiones hasta el santuario de Santa Teresa, lo cual cumplieron con satisfacción. “Es el primer año que se viaja como pastoral y se espera repetir en lo sucesivo”, subrayó.