Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Jóvenes quemaron minibús en villa Silva Henríquez

Propietario avaluó los daños en $3,5 millones

Por La Prensa Austral Lunes 12 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
12
Visitas


Aunque los atentados incendiarios contra vehículos parecían una práctica erradicada tras el arresto de una persona hace un par de meses, imputado de una seguidilla de casos, un vecino de villa Silva Henríquez tuvo un abrupto despertar al sufrir el incendio de un minibús escolar de su propiedad, cerca de las 5,54 de la madrugada de ayer.

La máquina se mantenía estacionada, a la altura de Hornillas Nº01701, y al costado de un camión tolva Iveco, el cual se mantenía sobre la vereda. Hasta el sector llegó personal de la Tercera Compañía de Bomberos y de Carabineros. Poco o nada pudieron hacer los voluntarios bomberiles, ya que el furgón quedó inservible.

Bastante afectado y molesto se vio Alberto Soto, quien trabaja en transportes en general hace ocho años, y tiene una empresa familiar.
El desconoce cómo le prendieron fuego a su minibús, el cual estaba operativo, con su motor recién ajustado y que él usaba para trabajar. Incluso tiempo atrás ya lo habían forzado para entrar a robar. Estimó las pérdidas en 3 millones y medio de pesos.

Como víctima, se mostró molesto por partida doble, ya que hubo vecinos que vieron a los jóvenes y llamaron a Carabineros, los cuales no llegaron en seguida, sino que debió acudir personal de un cuadrante de otro sector, desde el barrio 18 de Septiembre.

No obstante, mencionó que a final de cuentas “tampoco los Carabineros pueden hacer mucho, ya que detienen a los niños y luego la Fiscalía los deja en libertad”. Aparte que si el afectado intenta hacerse justicia por sus manos, a los autores se les asigna un abogado y al final el denunciante termina en la cárcel.

Su camión también resultó con sus ruedas y mangueras quemadas y la tolva quemada, que deberá pintar, junto con tener que reponer las cubiertas de las ruedas.

Lo más preocupante para él es que en la esquina de Los Salesianos con Hornillas, a unos metros, se juntan los jóvenes a beber en una garita en horas de la madrugada. Esto representa un lunar dentro del sector y que lamentablemente siempre deja abierta la posibilidad de que hechos como éste se vuelvan a repetir.