Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Jueces no creyeron versión del chofer y lo condenaron por el doble atropello mortal

Tribunal lo halló culpable de manejar en estado de ebriedad con resultado de muerte y lesiones graves y menos graves, en trágico hecho ocurrido en enero durante la protesta por el alza de las tarifas del gas.

Por La Prensa Austral Martes 29 de Noviembre del 2011

Compartir esta noticia
103
Visitas


Tras seis días de audiencias el Tribunal de Juicio Oral de Punta Arenas se pronunció respecto al chofer imputado por el atropello mortal de dos magallánicas y ocasionar lesiones a otras cinco personas la noche del 11 de enero, tras sobrepasar una barricada con fuego en Cirujano Videla esquina Rómulo Correa, durante las protestas por el alza del gas.

En forma unánime, Jaime Eduardo Sotomayor Sotomayor fue condenado como autor del delito de manejo en estado de ebriedad causando la muerte de Claudia Castillo Campos y Melissa Silva Ruiz, lesiones graves y lesiones menos graves, entre ellas, a una niña de 2 años que resultó quemada y con una secuela de por vida.

Asimismo, los jueces lo condenaron por mayoría -con el voto minoritario del juez Pablo Miño- como autor de un delito de desacato en contexto de violencia intrafamiliar.

El tribunal consideró además que las conclusiones del perito Eduardo Maldonado Cuevas, como medio de prueba aportado por la defensa, confirmaron la pericia de la Siat de Carabineros y la versión de los hechos en que se funda la acusación. Esta en esencia llegó a unas mismas causas basales y concomitantes del atropello. Los contrainterrogatorios a que fue sometido el perito tampoco aportaron nada como para arribar a una conclusión diferente, dio cuenta el veredicto.

Para los jueces “se acreditó más allá de toda duda razonable, la existencia de los ilícitos, como también -y con igual intensidad procesal- la participación en calidad de autores del acusado antes singularizado. Además la versión del acusado entregada en el juicio aparece como inverosímil, inconexa y poco creíble, por cuanto claramente no se ajusta a la forma en que es lógico, coherente que ellos ocurrieron. En esencia que la conducción en estado de ebriedad es la explicación para hubiese embestido una barricada en la forma que lo hizo esa noche del 11 de enero del año 2011, en las especiales condiciones que fueron latamente expuestas por el propio perito de la defensa, quien explicó la peligrosidad de la maniobra y las posibilidades de otras conductas diversas que pudiesen haber evitado el resultado de muerte y lesiones”.
Mientras se leía el veredicto, el imputado se vio silente y nervioso.

Reacciones

Plenamente conforme con el fallo del tribunal se mostró el fiscal Felipe Aguirre, ya que “a diferencia de lo que planteaba la defensa, de estar frente a un mero cuasidelito o imprudencia, y que tampoco había un delito de desacato, los magistrados determinaron que aquí había un manejo en estado de ebriedad. Es decir, que una persona iba ebria al volante, y que como consecuencia de esa situación causó la muerte de dos personas y lesiones graves en otras tantas. Además se estableció que el desacato estaba acreditado y que la persona no cumplió con las prohibiciones que le había acreditado el Juzgado de Garantía de no acercarse a la persona y de no concurrir al domicilio de su cónyuge”.

A la luz de la prueba rendida en el juicio, remarcó que Sotomayor, en vez de detenerse y ayudar a las personas, huyó y eludió la responsabilidad que tenía en los hechos. Para ello, aspiran a que sea condenado a 5 años de presidio por el manejo en estado de ebriedad más 541 días por el delito de desacato, y a que los cumpla “en presidio efectivo, porque aquí las penas sumadas superan los cinco años de cárcel”.

En tanto, la contraparte, representada por el defensor penal público Ramón Bórquez, solicitó dos atenuantes durante el debate de los beneficios alternativos para el cumplimiento de la pena, referidas a la intachable conducta anterior y a la colaboración sustancial en el esclarecimiento de hechos. Ante ello, aspira a que su cliente reciba una pena remitida de 3 años de presidio, y 60 días por desacato.

Pese a lo prematuro de no contar aún con la sentencia definitiva, Jaime Castillo, padre de Claudia Castillo, indicó que como familia aspiran a que le den “cárcel efectiva y que pague por los delitos, porque él ha tenido un privilegio tremendo de esperar la condena en libertad, porque según él se sentía incómodo en la cárcel”. Lamentó que por haber matado a dos mujeres no arriesgue una pena mayor a la de cinco años de presidio que le están asignando, “y no poder optar a más que eso, cuando hay personas que cometen un delito menor y van a pagar 10, 15 años”.

La sentencia será redactada por el magistrado Luis Alvarez Valdés y la sentencia será dada a conocer el sábado 3 de diciembre, a las 22,30 horas. El conductor se encuentra en la actualidad sujeto a la medida de arresto domiciliario.