Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Juramento de Boccazzi como alcalde: “Quiero ser intérprete de vuestros anhelos de justicia y desarrollo”

El flamante edil resumió sus ejes dinamizadores en “hacer de la ciudad un mejor lugar para nacer, criarse,
estudiar, formar familia, trabajar, soñar, envejecer y ser felices”.

Por La Prensa Austral Viernes 7 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
111
Visitas


Con un “aplausómetro” en el que “ranqueó” primera la concejala Claudia Barrientos Sánchez, seguida de Andro Mimica, ayer se realizó el esperado acto de juramento y promesa del alcalde de Punta Arenas, Emilio Boccazzi, y su nuevo Concejo Municipal en el gimnasio del Liceo Industrial Armando Quezada Acharán.

Esta concurrida ceremonia contó con unas 500 personas y la presencia de autoridades regionales encabezadas por el intendente Mauricio Peña y Lillo, además del secretario de Derechos Humanos de la Intendencia Municipal de Río Gallegos, Humberto Quiñones (quien representó al intendente Raúl Cantín).

La asunción de las nuevas autoridades comunales se inició con la lectura de parte del secretario municipal Juan Cisternas de la sentencia del Tribunal Electoral referida al escrutinio definitivo y general de la pasada elección municipal en Punta Arenas. En ella, se impuso como alcalde Emilio Boccazzi, con 16.144 votos, y salieron electos concejales:

Claudia Barrientos (2.788 votos), Juan José Arcos (2.719 votos), Vicente Karelovic (2.314 votos), José Aguilante (1.676 votos), Mario Pascual (1.463 votos), Julián Mancilla (1.452 votos), Andro Mimica (1.178 votos) y David Romo (626 votos).

Luego vino la proclamación del alcalde electo de la comuna, así como de sus concejales. Ante el mismo ministro de fe, cada uno de ellos se comprometió ante la Biblia a desempeñar fielmente su cargo y a observar la Constitución y las leyes. La promesa más llamativa fue la de la edil Claudia Barrientos, quien expresó: “sí, prometo y doy mi palabra de mujer”, arrancando nutridos aplausos.

Boccazzi luego lideró la sesión de instalación del nuevo Concejo Municipal, que tomó la determinación de fijar los días lunes, miércoles y/o viernes a las 15,30 horas para sus sesiones ordinarias o extraordinarias.

El acto finalizó con la orquesta del Liceo Polivalente Sara Braun, que entonó el tema “Fly Me to the Moon”, de Frank Sinatra.

A las 13,30 horas el flamante alcalde y su nuevo Concejo compartirían un almuerzo en el Hotel Diego de Almagro.
Llamado alcaldicio

En su primera alocución como alcalde, Emilio Boccazzi agradeció la confianza puesta en su persona el pasado 28 de octubre, destacando la experiencia adquirida en dos períodos como concejal: “desde la alcaldía quiero ser intérprete de vuestros anhelos de justicia y desarrollo”.

Como ejes dinamizadores a fortalecer durante la construcción de su programa, mencionó: la vida saludable, integración social, turismo, cooperación y relaciones internacionales, modernización tecnológica, seguridad e infraestructura. Todo ello lo resumió en “hacer de la ciudad un mejor lugar para nacer, criarse, estudiar, formar familia, trabajar, soñar, envejecer y ser felices”.

Asimismo, al hallarse asumiendo en un recinto educacional como el Liceo Industrial, subrayó a la educación como un elemento transversal de la gestión que inicia.

Tras pasarse del voto obligatorio al voto voluntario, subrayó que como nuevas autoridades comunales deben asumir el desafío de generar las condiciones durante su mandato para que las comunidades participen de verdad en la toma de decisiones. Esto, a través de plebiscitos, consultas ciudadanas, presupuestos participativos y otros mecanismos y actos para ir como sociedad “recuperando la política como herramienta que debe ser usada para fortalecer el bien común y la obtención de bienestar para las personas y sus comunidades”.

Un signo integrador fue la ceremonia de ayer contó también con una intérprete en lenguaje de señas, Luz Hernández.

Pese a su sello positivo, aquel acto puso término a una tradición alcaldicia en democracia, en que los alcaldes juraban en el Teatro Municipal y al finalizar caminaban hasta el municipio acompañados de sus adherentes en una simbólica asunción.