Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

La impactante historia de la niña que sobrevivió tras haber pesado 427 gramos

“Los primeros años fueron demasiado fuertes, muy duros para mí, porque María Alejandra no avanzaba,
cuando tenía su primer año parecía un bebé de dos meses”, evocó su madre.

Por La Prensa Austral Viernes 18 de Noviembre del 2011

Compartir esta noticia
24
Visitas


En un hecho inédito en Magallanes, el 11 de julio de 1999 nació en el Hospital Regional, María Alejandra Sáez Paredes, quien pesó 427 gramos y midió 29 centímetros. Su madre dio a luz con sólo 26 semanas de gestación. Para sorpresa y satisfacción de todos, la bebé sobrevivió, hoy tiene 12 años y mantiene una vida absolutamente normal, cursando quinto año básico en la Escuela Manuel Bulnes como alumna integrada.

Como relata su madre, Miriam Paredes, quien junto a su esposo Alejandro Sáez han luchado durante todos estos años por la recuperación de su hija, nunca pensó que ella iba a vivir, dado que durante su embarazo conocía su exiguo peso. Comenta que tras el parto, quedó hospitalizada cerca de dos meses al sufrir alzas constantes de presión, y que pasados los días su marido le consultó ¿no vas a preguntar por tu hija?, a lo que contestó ¿qué hija?, quedando gratamente sorprendida cuando se enteró de que había sobrevivido y que se encontraba en buenas condiciones de salud. Fue en ese momento cuando se le realizó un bautizo simbólico en el mismo centro asistencial, el cual los llenó de esperanzas y fe para el futuro, que aún era incierto.

“Esos años fueron de harto sacrificio, pero lo logramos”, enfatizó emocionada, señalando que lo más significativo a su juicio es que haya aprendido a caminar, leer y escribir.

Hoy algunos hechos de características dramáticas, parecen anécdotas que a todos les sacan alguna carcajada, como el que al nacer la pequeña, debieron comprar diferentes muñecas Barbie para utilizar esta ropa como suya, debido a que no existía en el comercio prendas para una guagua tan pequeña.

Centro de
Rehabilitación

En sus primeros siete años María Alejandra debió someterse a terapias permanentes en el Centro de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur, donde se le enseñó a caminar y a controlar el esfínter, entre otras acciones, para luego ingresar al colegio.

En su primer año el médico tratante fue el pediatra Dante Hernández, quien desde ese día nunca se despegó de ella y hoy continúa evaluándola en su consulta particular. A su vez, es paciente del Hospital Clínico, donde se analiza cada cierto tiempo su crecimiento y el problema que presenta de tiroides.

“Los primeros años fueron demasiado fuertes, muy duros para mí, porque María Alejandra no avanzaba, cuando tenía su primer año parecía un bebé de dos meses”, recordó esta madre de una lucha incansable para la recuperación de su pequeña hija.

La menor en tanto, señala que le gusta asistir a su escuela y que sus compañeros son muy buenos con ella, agregando que su ramo preferido son las ciencias naturales. Asegura, además, que está conciente de que estar con vida es un milagro y por ende la valora de sobremanera, agradeciendo a sus padres por apoyarla todos estos años. “Los quiero mucho con todo mi corazón”, les señaló a través de este medio a sus progenitores.

Agradecimientos

Miriam Paredes, tuvo palabras de agradecimiento para muchas personas e instituciones que han hecho que su hija sea lo que es hoy en día, destacando a la Escuela Manuel Bulnes, al Centro de Rehabilitación, al Servicio de Neonatología del ex Hospital Regional, y al doctor Dante Hernández, entre otros.

Esta sorprendente historia de vida fue rescatada de nuestros archivos el pasado 11 de noviembre, en la sección Hace 12 años. En ese entonces la nota de prensa daba cuenta que la pequeña niña había sobrevivido a los primeros cuatro meses de vida.