Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

La vida europea de una estudiante magallánica becada

Egresada el año 2010 del Colegio Miguel de Cervantes, y tras estudiar en Canadá, la joven de 19 años se encuentra desde el 2011 en Zagreb, Croacia, aprendiendo el idioma croata.

Por La Prensa Austral Domingo 20 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
123
Visitas


Un año y tres meses hicieron que la joven magallánica Victoria Ojeda Srdanovic se enamorara tanto de Croacia, que no sabe ya a cuál país quiere más. Con espíritu aventurero, después que salió de cuarto medio, del 2010 del Colegio Miguel de Cervantes, decidió irse a estudiar inglés a Canadá.

“En enero de 2011 me fui y estuve siete meses, donde saqué el diploma de inglés. Llegué a Punta Arenas el 20 de agosto y el 28, me avisaron que había sido becada por el Ministerio de Educación de Croacia”, afirmó la estudiante. Según explicó Victoria Ojeda, esta beca está destinada a jóvenes que tengan algún pariente con nacionalidad croata, siendo éste el único requisito, ya que “ni siquiera se exige saber idiomas”.

El haber vivido una experiencia similar la hizo tomarse con tranquilidad su llegada a Europa, por lo que, apenas llegó a Zagreb, “agarré un mapa y me dirigí a la policía para presentarme y decir que llegaba a estudiar. Después fui a la universidad para solicitar un documento para sacar una tarjeta similar a la BIP, que equivale a 20 mil pesos en transporte”, continuó la joven, que estudia en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Zagreb.

Una de las ventajas con las que llegó al país balcánico fue que desde pequeña, por influencia de su madre, Biserka Srdanovic, quien le enseñó a hablar en croata, lo que reforzó mientras cursaba octavo básico, con la profesora Daniela Bonkovic. Sin embargo, por un problema que tuvo en su viaje, llegó cuando el examen de diagnóstico ya se había realizado, por lo que quedó en el nivel básico, “pero la profesora no entendía por qué estaba ahí, si entendía todo.
Además que con 15 horas semanales, se aprende rápido”, agregó Victoria Ojeda, que comparte en su curso con jóvenes de Ucrania, Canadá, República Checa, Argentina y China, además de tres jóvenes de Santiago, y dos magallánicos:
Jorge Subiabre Matiacha y Jorge Alejandro Peralta. La clase es exclusivamente para enseñar el idioma, lo que está dividida en gramática y fonética, que es optativo.

Su primera etapa de estudiante la terminó el 30 de enero del año pasado, y en marzo empezó con el segundo semestre, donde subió otro nivel.

Otro aspecto que ha favorecido a su adaptación es que desde los 14 años, Victoria Ojeda tiene la nacionalidad croata, lo que “sirve de mucho y ahora estoy por sacar mi carnet de identidad, lo que me permitirá optar a beneficios del gobierno para seguir estudiando”. Además, como mencionó el cónsul honorario de Croacia, Rudi Mijac, presente en la entrevista, a partir del 1 de julio el país ingresará de lleno a la Unión Europea, y eso les permitirá tener más facilidades.
Un trabajo con
doble utilidad

Victoria Ojeda Srdanovic ha sido siempre muy inquieta. De los 14 hasta los 18 años se dedicó a la natación, cuando iba en el Colegio Punta Arenas, pero que después abandonó. No obstante, en Croacia, y al ver que su horario le permitía bastante tiempo libre, comenzó a buscar trabajo. Su rutina era levantarse a las 8 de la mañana, y después a un complejo deportivo; por la tarde, tenía libre hasta sus clases, que se extendían de 18 a 21 horas. Así que gracias a una oficina del servicio estudiantil, la ayudaron a encontrar trabajo. “Entré a una fábrica a empaquetar café, porque me buscaron una labor en la que no tuviera que hablar croata, ya que también había posibilidades de trabajar como mesera o vendedora en tiendas”.

Sobre su adaptación reconoció que existe una cierta extrañeza hacia la gente de piel oscura, pero “conmigo, por ser blanca, me recibieron bien. Para los croatas, los latinos estamos siempre alegres, bailando salsa y esas cosas”. Y lo otro que le hizo sentirse como en casa fue comprobar que en el país europeo es furor la teleserie “Machos”, que allá la presentan con subtítulos y que le recuerda su tierra natal.

El 25 de enero regresa a Croacia y sus clases las iniciará el primer día de marzo, y que se extenderán hasta el 20 de agosto, mientras planifica sus estudios universitarios, que variaron de “Ciencias Políticas hacia el Turismo, por mi facilidad para los idiomas, ésa es mi verdadera vocación”, finalizó Victoria Ojeda Srdanovic.