Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval

“Lo único que vi, es que iba rodando en el suelo”

Con lesiones en la zona craneana y en los brazos se encuentra, José Oyarzún Muñoz, de 80 años, embestido por un taxi colectivo de la línea 15, el jueves pasado en el cruce de las avenidas Pedro Aguire Cerda y José Martínez de Aldunate.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 2 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
12
Visitas


Con lesiones en la zona craneana y en los brazos se encuentra, José Oyarzún Muñoz, de 80 años, embestido por un taxi colectivo de la línea 15, el jueves pasado en el cruce de las avenidas Pedro Aguire Cerda y José Martínez de Aldunate.
Tras el accidente, el adulto mayor permanece internado en el tercer piso del Hospital Clínico de Magallanes, en donde está siendo atendido por el equipo médico, que se encuentra realizando diversos exámenes que buscan determinar la gravedad de sus lesiones.
Durante la mañana de ayer, estuvo acompañado por familiares y amigos, quienes llegaron hasta el centro asistencial para consultar por su estado de salud, tras conocer del accidente.
En contacto con La Prensa Austral, José Oyarzún Muñoz, reconoció que tras el golpe perdió el conocimiento y sólo lo recuperó durante su traslado en la ambulancia.
“Llegué anoche (jueves) y me ingresaron por Urgencias. Sé que perdí totalmente el control. Lo único que vi es que iba rodando en el suelo, ahí en Pedro Aguirre Cerda frente a la carnicería ( La Ocho)”, recordó el antiguo chofer de micros.
Valoró que el golpe no fuera de frente. “Ahí me arrolló el vehículo, pero menos mal me impactó con el espejo; eso fue la salvación para mí”.
Relató que ese día salió porque debía ir a un local por un repuesto de su auto que se descompuso y lo tuvo que mandar a pedir a Santiago. “Me fui a pie y me quedé harto rato conversando en el local comercial, porque el repuesto llegó cambiado. Después mi intención era pasar a otro taller, pero no alcancé a llegar, porque me golpeó el vehículo. Yo no me di cuenta hasta que me subieron a la ambulancia y me habían puesto el cuello cervical”, afirmó desde el tercer piso del Hospital Clínico.
“Cuando llegué no podía recordar en qué año nací o en qué año estamos”, subrayó.
José Oyarzún Muñoz trabaja en la locomoción colectiva desde el año 1978. “Tercera generación que acarreo en la micro y con el favor de Dios nunca me ha pasado nada. Ahora ya tengo 80 años y estoy cumpliendo una etapa”, puntualizó.