Necrológicas
  • Manuel Antonio Vidal Díaz
  • José David Jara Jara

Madre denunció intento de secuestro de hija de 11 años

Pequeña víctima recuerda que el mismo desconocido ya le había dado dulces a la salida del colegio.

Por La Prensa Austral Viernes 28 de Septiembre del 2012

Compartir esta noticia
43
Visitas


Una alumna de la Escuela República de Croacia se defendió con piedras de un desconocido que intentó subirla a viva fuerza a su vehículo, en la mañana del miércoles en calle Quillota, a metros de José Miguel Carrera, sector Playa Norte.
D.A.O.S. de 11 años, relató ayer en compañía de su madre la traumática experiencia. Recordó que no era primera vez que el sospechoso la abordaba en la vía pública.

Como nunca, la escolar de quinto año de la Escuela Croacia retornaba sola a su domicilio. En el trayecto entre el establecimiento y su hogar, situado en el corazón del sector de Playa Norte, no tardaba más de 20 minutos. Sin embargo, en esta oportunidad el tramo lo hacía sola, y no con sus compañeras como era lo habitual. Y esto se debió a que la menor debía asistir a control médico, por lo que su joven madre, envió una comunicación al recinto educacional para que pudiera abandonar el colegio más temprano. Así fue que cerca de las 11,40 horas del miércoles, mientras se desplazaba por calle Quillota en dirección norte, y a metros de llegar a calle Carrera ocurrió el ataque.

“Un hombre detuvo un furgón negro grande y moderno al lado mío, bajó el vidrio y me saludó. Me preguntó para donde iba y yo le dije que a mi casa, a lo que me dijo que me subiera, yo no le hice caso pero entonces se cambió de asiento, se puso en el del acompañante y me volvió a hablar, después sacó la mano y me agarró bien fuerte del brazo y me tironeaba, me quería meter al auto. Yo tuve mucho miedo, y no grité, pero empecé a tocarme los bolsillos y tenía una piedra, así que la saqué de mi bolsillo y se la tiré en la cara, ahí recién me soltó y se fue. Una señora se acercó a ayudarme, yo sólo quería irme a mi casa”, relató evidentemente choqueada.

Tras el episodio, la niña se las arregló para llegar a su casa, donde sus abuelos la recibieron y escucharon su relato, para luego dar aviso a su madre, la que se encontraba en la escuela de la menor, ya que, según su propio relato, tuvo un presentimiento extraño, por lo que emprendió camino al colegio

Valesca Sirón Ojeda, madre de la niña afectada, se encuentra con un embarazo de cuatro meses, por lo que la primera información que recibió de sus familiares fue que la niña ya había llegado al hogar, y que volviera a la casa.
“Me querían cuidar, por eso no me dijeron nada, pero cuando llegué y empecé a escuchar el relato, primero me molesté, le pregunté por qué había hablado con extraños, siendo que siempre le digo que no lo haga. Sin embargo, después me fui dando cuenta que esta persona enferma fue la que atacó a mi niña, así que llamé a Carabineros para poner la denuncia, ellos vinieron a la casa y nos llevaron al hospital para ver si mi hija tenía alguna lesión”, narró la joven madre.

Confiesa tener temor

La niña, quien posee una personalidad alegre y sociable, se mostró tímida y evidentemente conmovida al momento de hablar de lo ocurrido. Confesó sentir miedo de volver a pasar por lo mismo, por lo que su familia ya se ha organizado para acompañarla tanto de ida como de vuelta a colegio.

Pero en medio de la conversación, la niña recuerda un detalle importante, ya que no habría sido primera vez que había visto al hombre que la agredió, ya que él habría sido la misma persona que hacía algunas semanas le había dado dulces a la salida del colegio.

“Sí recuerdo que me contó aquella vez, pero le dije que eso no se hacía, que nunca tenía que recibir ni dulces ni nada de un extraño, esperé que no tuviera relevancia, pero veo que no fue tan así. Ahora este tipo quizás a qué niña está preparando, ojalá alguien pueda hacer algo para dar con él”, imploró Valesca.

Finalmente, y ante la evidente incomodidad que la menor sentía al estar conversando del tema, La Prensa Austral abandona el hogar de la pequeña víctima, pero al momento de la despedida, sorprenden las palabras de fortaleza de la madre: “Doy gracias a Dios que a mi hija no le pasó nada más, quizás si ella no hubiese reaccionado de la manera que lo hizo hoy estaríamos llorando una desgracia, o que hubiese sido víctima quizás de qué abuso; sólo espero que las mamás que sepan de esto, puedan usarlo como lección, y aconsejar a sus hijos, a no hablar con extraños, a no tener ninguna cercanía con nadie, no importa si la persona ande con traje o en un auto lujoso, que no confíen en nadie, que se cuiden, pero hay que tener claro que ya no es como antes, ahora hay peligro en la calle para nuestros hijos”, enfatizó la mujer.
En tanto, la Fiscalía tomó conocimiento del hecho y dispuso las diligencias para indagar el hecho. En efecto, el parte médico de atención de la menor establece una lesión de tipo equimosis en su brazo izquierdo de carácter leve, esto debido al forcejeo que sostuvo con su agresor.