Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Magallanes es especialmente sensible al costo de la energía

“Chile bajo turbulencias externas”, fue el título de la conferencia económica que Banchile Inversiones ofreció en el Hotel Dreams del Estrecho, a cargo de su economista jefe, Rodrigo Aravena, quien se refirió al 2012 como un año bastante especial en el que, pese al deterioro del escenario externo, Chile ha marcado historia económicamente en varias dimensiones.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 17 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
14
Visitas


“Chile bajo turbulencias externas”, fue el título de la conferencia económica que Banchile Inversiones ofreció en el Hotel Dreams del Estrecho, a cargo de su economista jefe, Rodrigo Aravena, quien se refirió al 2012 como un año bastante especial en el que, pese al deterioro del escenario externo, Chile ha marcado historia económicamente en varias dimensiones.

El profesional remarcó que 2012 ha sido un año complicado, con malas noticias de Europa y Estados Unidos, y con China desacelerándose. Pese a que la caída en el tipo de cambio incidiría en la industria y algunas ramas de la agricultura, “a Chile en promedio este año le ha ido bastante bien”. Esto, a diferencia de la crisis de 1982 y de la Crisis Asiática de fines de los 90, en que Chile fue muy castigado, con una fuerte caída del Producto Interno Bruto (Bip), como economía altamente exportadora y dependiente del resto del mundo.

Hoy, mientras las perspectivas de crecimiento mundial se han ido corrigiendo a la baja, e igual en Latinoamérica, las de Chile se han estado elevando, con sorpresas positivas en el consumo interno y la inversión interna. Aquello ha obedecido a un mercado laboral que sigue con una tasa de desempleo bastante baja, una inversión que sigue bastante dinámica. Todo esto, ayudado por no tener problemas en la banca, ni de liquidez y con un precio del cobre que sigue elevado.
“Ojo” con Magallanes

En este contexto, Aravena considera que Magallanes es una región sobre la cual se debe tener una especial atención en caso de darse un deterioro importante del escenario externo. “Es una región que tiene una alta participación de la minería (cerca del 20 por ciento del valor total de la producción en Magallanes), seguida de la industria (en torno a un 15 por ciento) y ambos suman más de un tercio de la producción total de la región. “Significa que Magallanes es una región especialmente expuesta a lo que ocurre con el costo de la energía, especialmente vulnerable a lo que ocurra con el tipo de cambio y a los cambios que presenta el resto del mundo por la capacidad exportadora que tiene la región”, indicó. Por tanto, si existiera un deterioro importante del escenario externo, podría darse algún tipo de impacto en esta región y en otras como la Octava (del Biobío).

Por ende, “es de especial preocupación para esta zona y otras del sur de Chile lo que ocurra con el costo de la energía, con el costo de algunos recursos naturales como el agua, que también es un factor importante de producción, y con el tipo de cambio”, puntos críticos sobre los cuales hay que estar monitoreando y que son variables muy sensibles que pueden afectar el desempeño de la región.