Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia

“Magallanes luchando por una casa” gestiona ayuda para adulto mayor que vive en un minibús

Carlos García Cheuques (64 años) vive hace más de dos años en un furgón, en un terreno de propiedad privada, en la prolongación de calle Enrique Abello, en Punta Arenas. Desde que echaron abajo su casa, en la ex “toma” del extremo sur de Punta Arenas, cuando la gobernación provincial de Magallanes ordenó el desalojo de los vecinos, en marzo de 2012, no pudo volver a reconstruirla y desde entonces vive en esta condición, junto a sus numerosos perros, sin energía eléctrica, locomoción colectiva ni agua potable.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 23 de Junio del 2014

Compartir esta noticia
19
Visitas


Carlos García Cheuques (64 años) vive hace más de dos años en un furgón, en un terreno de propiedad privada, en la prolongación de calle Enrique Abello, en Punta Arenas. Desde que echaron abajo su casa, en la ex “toma” del extremo sur de Punta Arenas, cuando la gobernación provincial de Magallanes ordenó el desalojo de los vecinos, en marzo de 2012, no pudo volver a reconstruirla y desde entonces vive en esta condición, junto a sus numerosos perros, sin energía eléctrica, locomoción colectiva ni agua potable.
Don Carlos, tapicero de oficio, pertenece a la agrupación “Magallanes luchando por una casa”, cuyos integrantes, al advertir su situación, concurrieron al Obispado de la Diócesis de Punta Arenas así como a la intendencia regional para solicitar ayuda. En el Obispado, integrantes de “Magallanes Fraterno” visitaron este domingo a don Carlos en su morada para verificar su estado.
Es así que desde hace algunas semanas van regularmente donde este adulto mayor para llevarle alimentos y ropa de abrigo.
“Estaba en la ‘toma’, me rompieron mi rancho, así es que ahora me tienen que ayudar. Las maquinarias que mandó la gobernación rompieron nueve casas. Una señora nos prestó esta parcela para que vivieran varias familias, pero no pudieron, por los niños. Esto, en invierno, se pone muy feo”, recordó el hombre.
Oriundo de Puerto Aysén, don Carlos llegó en 1994 a Magallanes proveniente de Argentina, donde vivió varios años. Al preguntársele por su familia, responde que “por ahí”, en el país trasandino, quedaron algunos hijos, que esposa no tiene, “mejor no, mucho lío”, señala con humor.
Lo que más echa de menos don Carlos es contar con un espacio donde poder estar de pie, andar, así como una cama.
Además, debido a lo estrecho del espacio con que cuenta en su minibús, en una oportunidad en que estaba cocinando se hirió su pie, el que no ha podido sanar.
Por mientras que espera que construyan su casa definitiva, expresa su deseo de contar con una mediagua.
Visita de asesor
del intendente
A la hora de almuerzo de ayer, la directiva de “Magallanes Fraterno” concurrió hasta el lugar donde vive don Carlos, donde también llegaron el presidente de la agrupación “Magallanes luchando por una casa”, Fernando Serón, junto a su esposa, y el funcionario de la intendencia, Mario Torres, quien anotó los datos de don Carlos.
Al respecto, Aydee Melipillán, presidenta de “Magallanes Fraterno” recordó que gracias que en la agrupación “Magallanes luchando por una casa” advirtieron la ausencia de don Carlos, quien desde que se quemó uno de sus pies, dejó de asistir a las reuniones, se descubrió su actual situación de precariedad y desprotección.
Desde entonces, van todas las semanas a dejarle comida y a informarle de los avances para materializar el sueño de la casa propia de todos los vecinos de la ex toma.
Además, “Magallanes Fraterno”, cotizó cuánto costaría una mediagua de tres por dos metros, en caso que las autoridades no puedan gestionarla una para don Carlos. Su costo ascendería a $700.000. Asimismo, dijeron, están dispuestas a solicitar la ayuda de la comunidad para recolectar material de construcción. La mano de obra correría por parte de los mismos integrantes de “Magallanes luchando por una casa”.
Por su parte, el asesor del intendente, Mario Torres, afirmó que se ayudará a don Carlos en todo lo que el gobierno regional pueda.
“Nosotros, por una situación en que estamos trabajando con los grupos de vivienda, llegamos a conocer a don Carlos. Los vecinos de él nos plantearon esta situación y el intendente (Jorge Flies) me instruyó para que me apersonara en el lugar, constatara la situación y pudiéramos empezar a trabajar en el caso, en términos de ir viendo cómo podemos ir colaborando, de tal manera que él sienta que no está solo y que independiente de que exista, también, un grupo de voluntarios de gente del Obispado, de amigos, de la agrupación de vivienda a la cual él pertenece, existe una preocupación de esta administración de poder enfrentar estas necesidades, que siendo muy puntuales, no son menos importantes que otras de grupos más masivos”, explicó Torres.
“Esperamos poder venir esta semana, el martes (mañana). La idea es ir viendo cada uno de los espacios donde don Carlos pudiera recibir ayuda. En este caso, él está cercano a los 65 años (los cumple el 25 de octubre), por lo tanto, habría que ver qué posibilidades hay de que reciba algún tipo de pensión, como todos los chilenos que cumplen esa edad. Tenemos una situación de electricidad, tú ves que tenemos todo el tendido eléctrico acá, sin embargo él se ilumina con velas. Vamos a verificar (además) los antecedentes de salud de don Carlos, cómo lo enfrentamos para que él se pueda sanar de su pie”, agregó.
Durante esta semana el funcionario se contactaría con el Servicio de Salud para volver donde don Carlos, con personal del policlínico o de la red.
En cuanto a la posibilidad de que don Carlos cuente con una mediagua, se estudiará con el departamento social de la intendencia esa posibilidad, con el objetivo de poner fin a su precaria condición de habitabilidad.