Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Mañalich entrega “aspirina” a clientes de Cruz de Froward

Titular de Salud se reunió ayer con clientes afectados por inundaciones de tumbas. Familias solicitaron
el cierre definitivo del cementerio.

Por La Prensa Austral Jueves 30 de Junio del 2011

Compartir esta noticia
13
Visitas


El martes en la noche, unas horas antes de reunirse con los clientes afectados por las inundaciones de tumbas en el Cementerio Parque Cruz de Froward, el ministro de Salud Jaime Mañalich se comunicó con los representantes del camposanto para acordar una propuesta de solución.

Y esta fue que desde ahora se autorizará a todos los clientes que lo requieran poder presenciar las exhumaciones de los cuerpos de sus seres queridos. Además, consiguió el compromiso para que se disminuya el valor que se está cobrando por hacer el mencionado procedimiento.

La madre que descubrió este caso al encontrar el cuerpo de su hijo fallecido flotando al interior de su ataúd, Sandra Muñoz, no quedó conforme con los resultados de la reunión que sostuvo ayer en la mañana con Mañalich. Y salió llorando de la cita porque ella pretendía conseguir el cierre del camposanto.

“El ministro señaló que entiende nuestro problema pero nos dijo que el parque va a tener plazo hasta marzo para hacer los drenajes que se le solicitaron para arreglar el problema con el agua. No nos parece que él se haya comunicado con la empresa antes de encontrarse con nosotros”, afirmó la mujer.

Según explicó su abogado, Carlos Abarzúa, ese plazo no significa que si no se subsanan las deficiencias se vaya a cerrar el cementerio. “Todo va a depender de la normativa y de los plazos y procedimientos administrativos que maneja Salud”, explicó el asesor.

Preocupación de parlamentarios

En el encuentro también participaron dos de los parlamentarios por Magallanes. “Nos preocupa el tema de la contaminación del agua, que está llegando a un canal que probablemente es de regadío”, indicó el senador Carlos Bianchi.

Precisamente con respecto a la contaminación del agua, que arrojó un análisis de muestras tomadas por clientes del parque, tampoco hubo una respuesta satisfactoria para los afectados. “Nos dijeron que el agua del humedal tiene más contaminación que la que sale de las tumbas”, dijo Sandra Muñoz.

En tanto la diputada Carolina Goic dijo que a su juicio la reunión fue positiva y que esperan acciones concretas del ministro sobre esta materia. “Es importante que haya conocido directamente la situación y se comprometió a que el Ministerio haga un estudio independiente de las napas y de los drenajes que van a permitir tomar una decisión final con respecto al caso”.

Según el abogado José Manuel Benítez existen elementos para exigir la clausura del recinto de acuerdo al artículo 21 del reglamento de cementerios que establece que “el director general de Salud, o su delegado, podrá ordenar la ejecución de los trabajos y obras que estime necesarios para el mejoramiento de cualquier cementerio y podrá disponer su clausura temporal o definitiva si juzga que constituye amenaza para la salud pública”.

A esto se suma que según el artículo 20 del mismo texto legal “el área destinada a sepultación de los cementerios no podrá estar situada a una distancia menor de treinta metros de la ribera de un río, manantial, acequia, pozo u otra fuente que pueda abastecer de agua para la bebida o el riego”. Sin embargo, en casos calificados por resolución fundada y previo informe técnico favorable es posible su aprobación.

El abogado agregó que “aquí hay una historia de veinte años de irregularidades, de un funcionar oscuro de un cementerio y que efectivamente este nuevo gobierno tiene la oportunidad de revertir esta situación. El se dio cuenta que aquí hay una irregularidad enorme y esperamos que esta conciencia que él tiene se vea manifestada en el corto plazo en un cierre definitivo y en solución para todas las familias afectadas”.