Necrológicas
  • Susana Barría Vigna

Marejada deja 12 damnificados en Río Seco

Tres familias debieron ser evacuadas en una acción conjunta entre autoridades municipales y provinciales,
más el aporte de Carabineros, Armada y particulares.

Por La Prensa Austral Miércoles 8 de Junio del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
48
Visitas


El clima amenazante le jugó una mala pasada a los habitantes del sector costero de Río Seco, luego que a las 15,30 horas de ayer la marea alta viniera acompañada de fuertes marejadas, incidida por la dirección, intensidad y persistencia del viento. Ello llevó a que Carabineros dispusiera de inmediato el cierre de la Costanera de dicho sector, ante la entrada del oleaje por aquella avenida.

Asimismo, la situación de algunas viviendas amenazadas por la crecida del mar llevó a decretar una emergencia, constituyéndose a los pocos minutos, personal de la Oficina Comunal de Emergencias y de la gobernación de Magallanes, con la autoridad provincial, Gloria Vilicic, a la cabeza. A los pocos minutos ya se procedía a evacuar a una primera familia domiciliada en calle Juan Williams Nº494, a orillas del mar, y con títulos y papeles de propiedad totalmente legalizados. Carmen Díaz Villegas, dueña de la propiedad, vivía allí junto a su hijo, su nuera y su nieto de 3 meses. Para ayudar a los afectados se dispuso de la traída de camiones municipales, además de la cooperación de personal de la Armada, Carabineros y de la empresa Vilicic.

A las 16 horas, el agua ya invadía el subterráneo de la casa de Carmen Díaz, dejando inutilizados todos los enseres que guardaba allí. En el primer nivel sobre los cimientos se podía sentir el movimiento del golpe de las olas. En forma rápida se sacaron todos los enseres de la vivienda, habilitándose la sede vecinal ubicada al frente para reubicar a los damnificados.
“Necesito que me den una solución o que me den una casa en otro lado, porque ahora mi casa se la va a llevar el mar. He estado aquí toda mi vida, desde que nací y ahora cuántas veces (he ido) caminando, pidiendo por favor que me den una solución. Esperaron que suceda algo con el mar para eso”, se quejó la afectada.

Más damnificados

En total fueron 12 las personas evacuadas, ya que también debió sacarse a los ocupantes de la vivienda aledaña hacia el norte y de la siguiente. La primera era habitada hace un año por Pamela Cárcamo Leiva, trabajadora de una empresa pesquera, quien la alquilaba junto a sus dos hijos de 15 y 17 años. Su salida forzada la obligaba ayer a ver alguna nueva casa donde arrendar.

El tercer inmueble era el habitado por Mónica Aguila Hernández, su marido y tres hijos de 9 meses, 8 y 11 años. La dueña de casa se rehusó a salir desde un primer momento, a modo de protesta contra la autoridad de Obras Públicas por no cumplirles con hacer una defensa costera frente al sector donde habitan. Al final, con su familia marcharon ayer a Punta Arenas.
Nibaldo Jaramillo Fuentealba, presidente de la junta de vecinos Nº39 Río Seco, admitió que es primera vez que viven un fenómeno de esta magnitud, con “marejadas terribles en que la primera casa principal está con peligro de derrumbe”.
Como dirigente, se mostró preocupado de que se solucione el problema de las viviendas, sin saber en qué estado quedarán.
Asimismo, criticó que se hiciera la protección del borde costero sin pensar en hacer un rompeolas, el cual está en estudio para hacerse el próximo año.

A esa misma hora, la autoridad marítima recorría los puertos y el sector costero para evaluar el impacto de la condición de marejada, asociada a un sistema frontal que afectó ayer a Punta Arenas, con vientos de componente noreste-este, de 20 a 25 nudos, y con rachas de hasta 35 nudos (alrededor de 65 kilómetros por hora). El Centro Meteorológico Magallanes de la Armada de Chile informó que dicha condición se mantendría hasta hoy, para disminuir la intensidad de la rompiente.
El subdirector de Operaciones del municipio, Manuel Vargas, recorrió el sector de Río de los Ciervos en forma preventiva, sin detectarse ingresos peligrosos del mar a viviendas.

Como hecho aislado, en el pasaje Miramar (frente al parque María Behety) el mar empujó a una embarcación pesquera contra una vivienda, lográndose controlar la situación.

No operó la Melinka

Las fuertes marejadas que afectaron al estrecho llevaron a la Transbordadora Austral Broom a interrumpir ayer la operación de la barcaza Melinka, la cual cubrirá todo este mes la ruta a Porvenir en reemplazo del ferry Crux Australis. Este fue llevado a Primera Angostura mientras se realiza la carena de mantenimiento de las unidades del sector.

Héctor Oyarzo, jefe de Operaciones de la empresa, indicó que desde las 10,45 a las 15,30 horas de ayer también se vio discontinuado el servicio en la Primera Angostura. Tampoco pudieron hacer la recepción de carga de Puerto Williams, ni ninguna maniobra en el área de Tres Puentes.

Para hoy, si el clima lo permite, en lugar de salir a las 15 horas la Melinka zarparía a las 9 horas, regresando a las 14 horas para devolverse a Porvenir a las 17 horas.