Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Más de mil personas olvidaron el frío y la lluvia y se dieron un chapuzón en el estrecho de Magallanes

Por algunos minutos, las frías aguas del estrecho de Magallanes se tornaron cálidas, producto de las más de mil personas que al mediodía de ayer olvidaron por un instante el frío y la llovizna que caía sobre Punta Arenas para unirse al grupo de valientes que participaron en el “Chapuzón del Estrecho”, actividad enmarcada en la Invernada 2014.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 14 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
73
Visitas


Por algunos minutos, las frías aguas del estrecho de Magallanes se tornaron cálidas, producto de las más de mil personas que al mediodía de ayer olvidaron por un instante el frío y la llovizna que caía sobre Punta Arenas para unirse al grupo de valientes que participaron en el “Chapuzón del Estrecho”, actividad enmarcada en la Invernada 2014.
La cantidad de personas superó por amplio margen a las 530 del año anterior, esta vez provenientes de lugares tan remotos como Estados Unidos, México, Venezuela, y también representantes de numerosas localidades del país, además de los fieles magallánicos que no dejaron pasar esta oportunidad de vivir una experiencia extrema y diferente.
Desde el extremo norte del país al fin del mundo, representantes de ciudades como Arica, Vallenar, La Serena, Valparaíso, Santiago, Talca, Concepción, Villarica, Temuco, Puerto Montt, Chiloé, Coihaique, se cuentan entre algunas de las localidades presentes en esta jornada.
Por todos lados, familias completas, padres, niños, jóvenes e incluso, abuelitos se hicieron parte de la aventura magallánica.
Más participación
Así lo demostró la octogenaria dirigenta social de Punta Arenas, Irma Paillahuala, quien ya perdió la cuenta las veces que ha ingresado a las gélidas aguas del estrecho en el marco de esta actividad, y que a sus 86 años continúa siendo una fiel participante, haciendo un llamado a que más personas y, especialmente jóvenes, se integren a esta actividad.
“Es una linda experiencia que ahora comparto con mi nieta que está siempre acompañándome, pero me gustaría que más personas participaran, que los jóvenes sobre todo participen”, declaró Irma al salir del agua, acompañada del alcalde de Punta Arenas, Emilio Boccazzi.
Similar opinión de Alejandra, proveniente de La Serena, quien vino a conocer la zona por primera vez y quedó maravillada con el espíritu magallánico: “No pensé encontrarme con algo tan novedoso, aunque lo había escuchado, pero destaco la personalidad de la gente de aquí… mucha gente adulta, quizá falta más juventud, pero destacable de todas maneras”, declaró.
Extranjeros
Impresionados también quedaron algunos representantes del resto del mundo que no lo pensaron dos veces y se lanzaron al mar, como el argentino Cristián Martínez, de la provincia nortina de Salta, quien llegó motivado por su polola magallánica. “Es la primera vez que hago esto y me encantó, es emocionante, lindo, diferente… el agua estaba helada, pero fue muy bueno, es otra experiencia, otra cultura, es hermoso que hagan esto y obviamente que me gustaría repetirlo”, expresó emocionado.
Desde Venezuela, Nicolás Campos, de 17 años, también se animó a lanzarse al estrecho, aunque, poco acostumbrado a las bajas temperaturas de la región, expresó que aunque salió literalmente, congelado, la experiencia valió la pena. “Mucho frío, la verdad, pero es una muy buena idea, es emocionante ver la cantidad de personas que se atreven a lanzarse a aguas tan frías, inolvidable, porque nunca pensé hacer algo así, aunque me lancé solo, lo volvería a hacer”, confesó.
Aunque afuera el informe meteorológico daba cuenta de una temperatura no superior a 4º C, la Armada consignó unas aguas mucho más cálidas con un registro de 9º C a la hora del evento, a pesar de lo cual, la tenue llovizna obligó a los valientes a dejar rápidamente el estrecho para ir por un vaso de chocolate caliente a cargo del personal de la V División del Ejército.
En torno a la actividad, batucadas y la venta de merluza frita acompañaron una alegre jornada que cada año continúa ganando más adeptos y posicionando a la región frente al resto del mundo.