Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Matrimonio argentino y sus hijas de 1 y 13 años mueren al chocar en ruta internacional

Tragedia se desató faltando 53 kilómetros para llegar a Punta Arenas.

Por La Prensa Austral Miércoles 7 de Septiembre del 2011

Compartir esta noticia
267
Visitas


Un hondo impacto produjo en la vecina ciudad de Río Gallegos la muerte que encontró una conocida familia argentina que viajaba en demanda de Punta Arenas, tras ser protagonista de una impactante tragedia.

Las condiciones de tránsito no eran de las mejores ayer en la ruta internacional a Monte Aymond a raíz de las precipitaciones de nieve y la escarcha que desde temprana hora cubrieron el pavimento.

En este escenario, a la altura del kilómetro 3 de la Ruta CH-255, circulaba un auto Citröen modelo C3, color gris, con patente argentina JIR-438, con cuatro ocupantes, que lo hacía en demanda de Punta Arenas.

Faltando 53 kilómetros para llegar a su destino, sobrevendría una circunstancia fatal. Su conductor, Carlos Alberto Morales, 33 años, perdió el control del móvil (a causa de la escarcha y la velocidad) sobrepasando el eje central de la calzada para encontrarse casi de frente con un camión cargado con madera que viajaba en sentido contrario.

Se trataba de un camión Mercedes Benz con acoplado, matrícula CN-4652, conducido por Francisco Amado Cárcamo Barrientos, 38 años, quien viajaba con una carga de piquetes de madera hacia la estancia San Gregorio.

La colisión fue inevitable. En cuestión de segundos, el vehículo menor fue impactado a la altura de su costado derecho (por el lado del acompañante) y el camión lo arrastró unos 50 metros a lo largo de la ruta. El Citröen C-3 terminó prácticamente desintegrado a un costado de la ruta, en tanto el camión quedó atravesado y su remolque volcado.

Fallecidos

A raíz de la fuerza del impacto, el automóvil quedó reducido a un amasijo de fierros retorcidos, falleciendo allí sus cuatro ocupantes prácticamente en forma instantánea; su conductor Carlos Alberto Morales, su esposa Alejandra Elizabeth Leverini, 35 años, y sus hijas Mía Pilar, de 1 año, y Lucía Belén Morales Leverini, de 13. Hasta ayer tarde no había claridad si la familia venía de compras o bien con la idea de visitar a algún familiar.

Alrededor de las 12,25 horas se constituyeron en el lugar funcionarios de la Posta de Villa Tehuelches y Carabineros, quienes se encontraron con el estremecedor escenario.

Más tarde, a partir de las 13,55 horas el personal bomberil tendría la penosa misión de extraer los cuerpos atrapados de los accidentados. Su extracción se logró pasadas las 14,20 horas y cerca de las 15 horas fueron trasladados hasta Punta Arenas por el Servicio Médico Legal.

Asimismo, se dio aviso al Consulado de Argentina en Punta Arenas para establecer coordinaciones con familiares de los fallecidos.

En el intertanto, aquel sector de la carretera debió ser acordonado por Carabineros y se habilitó un camino alternativo para regularizar el tránsito de la ruta principal.

En el sitio del suceso se constituyó también el comisario de Carabineros de Punta Arenas, mayor Hernán Benavides, quien lamentó el accidente, añadiendo que el equipo Siat será el encargado de investigar las causas y circunstancias en que se produjo la tragedia.

Agregó que la presencia de nieve y hielo hacen variar las condiciones de seguridad, por lo cual advirtió que quienes se desplacen por la ruta lo hagan con precaución.

Camionero en shock

El camionero quedó detenido, a la espera de la resolución de la fiscal de turno. Se mantenía en estado de shock en virtud de lo sucedido.

Antes de ser traído a Punta Arenas, bastante afectado, Francisco Cárcamo aseguró que él no circulaba a más de 30 kilómetros por hora en aquel sector.

Al encontrarse con el auto de frente, relató que éste “venía bastante rápido y después se atravesó completamente en la carretera”.

Incluso al ocurrir ello, expresó que él intentó frenar, pero no fue suficiente y llegó el momento en que chocó contra el camión. El impacto fue violento, ya que en ese momento se volcó el carro cargado con madera. “Por suerte yo no me volqué, aunque estuvimos a punto. A mi ayudante tampoco le pasó nada”, narró. Al bajarse para ver lo que había ocurrido, lamentó encontrarse allí con la impactante escena de la familia argentina al interior del destrozado vehículo.
Con resignación, sólo atinó a expresar: “son cosas del destino”.