Necrológicas
  • Herminia Hernández Andrade
  • Francisco Clodomiro Maldonado Barría
  • Mirna Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic

Médico plantea la eutanasia para un perro mordedor

Acusa que se trata de un problema sanitario y emplaza a parlamentarios a legislar sobre la eutanasia
en ciertos casos. Esto en el marco de la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas.

Por La Prensa Austral Sábado 8 de Noviembre del 2014

Compartir esta noticia
11
Visitas


Emplazando a los parlamentarios a legislar sobre el tema y a incorporar la eutanasia en ciertos casos, el cirujano pediatra del Hospital Clínico de Magallanes, José Antonio Sepúlveda abordó los ataques de perros particularmente a niños que han impactado por su ferocidad en el último tiempo.
En menos de una semana dicho profesional médico debió intervenir a dos niños, uno de 2 años, y otro de 7, quienes sufrieron graves lesiones en el rostro y en la cabeza a causa del ataque de perros sueltos en la vía pública.
José Antonio Sepúlveda ha sido uno de los médicos que en los últimos años ha criticado con fuerza a las autoridades por no dar respuesta a un problema de salud pública generado por los miles de perros sueltos en las vías públicas, que no sólo muerden a las personas sino que también transmiten la hidatidosis.
“La cantidad de perros que tenemos en las calles, con o sin dueño es tan alta que interfiere con actividades sociales normales, invaden la calle donde camino, el parque donde juego e interfieren con la vida normal. Si soy un abuelo y tengo alguna dificultad para andar tengo temor de ir a la esquina a comprar pan porque un grupo de perros me puede desestabilizar”, reflexionó Sepúlveda.
Dijo que las deposiciones de los perros en los parques contaminan con gérmenes y parásitos, que impiden que los niños jueguen.
“Es una situación transversal y grave. Es un problema que cuenta con respaldo legal, que es un fallo de Contraloría en que impide la eutanasia por veterinarios de las municipalidades. Esto ha generado una explosión demográfica canina en todas las ciudades de Chile”, planteó el profesional.
Solución
A su juicio, la solución pasa porque la Ley de Tenencia Responsable que está en el Congreso, sea completa. “Está bien hecha, pero le falta incorporar la eutanasia, como una posibilidad de manejar la sobrepoblación canina. Esto quiere decir que si tenemos un perro mordedor tiene que ser eutanasiado, al igual que un paciente con grandes lesiones. La ley no contempla estos casos”, subrayó.
Puntualizó que la solución debe abordar los problemas que se producen en la actualidad con los perros callejeros y la ley debe partir desde cero.
De acuerdo a sus conocimientos, las leyes de tenencia responsable en distintos países tienen cuatro áreas: educación a la gente, esterilización, implantes de chip y eutanasia.
El cirujano infantil comentó que “(los animalistas) son buenas personas, con buenas intenciones, lo que pasa es que son irracionales, son yihadistas, extremo. A mí tampoco me gusta la eutanasia, trabajo para mejorar la salud, pero ellos juegan en el extremo de no comprenderme a mí”.
Abordar el problema
de forma integral
Sostuvo que como especialista debe intervenir a quienes sufren las consecuencias de los ataques de animales. “Yo necesito que me solucionen el problema ayer, porque ayer el niño estaba sano y hoy está mordido y secuelado”, afirmó, aludiendo al caso de Kevin Vera Sirón, de 7 años, atacado por un perro callejero el lunes 20 de octubre en una calle de la villa Cardenal Raúl Silva Henríquez.
José Antonio Sepúlveda indicó que es menester abordar el tema de manera integral, ya que no se puede ingresar a los 12 mil perros al canil. Emplazó a los animalistas a plantearse la pregunta respecto de quién asumiría los costos de mantener a estos perros, ya que considerando sólo la alimentación los montos superan los 700 millones de pesos, a lo que hay que sumarle los equipos necesarios para gestionar un recinto de estas características, por lo que los recursos necesarios superan los presupuestos de cualquier gobierno.
Explicó que “los animalistas dicen que son seres vivos, son el mejor amigo del hombre y la culpa la tenemos nosotros y en eso, estamos de acuerdo, pero les pregunto otra cosa: ¿cómo solucionamos el problema que tenemos?, yo hago mi parte que es preocuparme de la salud pública de los niños y estoy cabreado, me genera angustia, rabia e impotencia”.