Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Nasa inicia sobrevuelos a la Antártica por cuarto año

La misión es realizar mediciones y observaciones de los cambios
de la capa de hielo en esa zona.

Por La Prensa Austral Miércoles 24 de Octubre del 2012

Compartir esta noticia
47
Visitas


El 11 de octubre pasado los científicos de la Operación IceBridge de la Agencia Espacial de Estados Unidos, Nasa, iniciaron la campaña de sobrevuelos sobre la Antártica, por cuarto año consecutivo, utilizando como base la ciudad de Punta Arenas.
Ello, con el objetivo de realizar mediciones y observaciones de los cambios de la capa de hielo en esa región.

También participarán estudiosos magallánicos, como el glaciólogo del Instituto Antártico Chileno (Inach) y del Centro de Estudios del Cuaternario (Cequa), Ricardo Jaña, e Ismael Escobar, estudiante del Magíster en Ciencias, mención Glaciología, de la Universidad de Magallanes (Umag).

Cada vuelo, que dura 10 a 11 horas, despega desde Punta Arenas y vuela sobre el Océano Austral hacia la Antártica Occidental, la Península Antártica y las áreas costeras.

El avión DC-8 de la Nasa, con una serie de instrumentos científicos en su interior y operado por el Centro de Investigación Dryden, volará hasta mediados de noviembre sobre la superficie glaciar.

Los científicos se encuentran observando el ritmo de adelgazamiento de los hielos en puntos claves de la Antártica, como el glaciar isla Pine, en el borde occidental de la Península Antártica. El conocimiento sobre este tipo de cambios es fundamental para proyectar efectos como el aumento del nivel del mar.

El año pasado estos vuelos permitieron obtener la primera evidencia de una gran grieta precisamente en el glaciar Pine Island, de casi 29 kilómetros de extensión y 50 metros de profundidad.

El DC-8 transporta una antena de radar MCoRDS (Coherent Radar Depth Sounder) y un mapeador topográfico aéreo ATM (Airborne Topographic Mapper) además de un altímetro láser para continuar el registro de elevación del hielo iniciado por el satélite Ice, Cloud and Land Elevation (ICESat), cuya misión finalizó en 2009.

Este laboratorio ambulante también incluye radares que pueden distinguir la cantidad de nieve que se acumula sobre la capa de hielo sobre el mar y mapear el terreno rocoso bajo la gruesa capa de hielo. Además, un gravímetro a bordo sirve para detectar pequeñas diferencias de gravedad para mapear el fondo del océano bajo las capas de hielo flotante. Los datos sobre batimetría o de medición de la profundidad del océano, y de la circulación del océano, obtenidos en las misiones IceBridge de años anteriores, ayudan a explicar por qué cambian tan rápidamente algunos glaciares.