Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

Náufragos sobrevivieron 50 horas aferrados al casco de su embarcación

Durante 50 horas permanecieron aferrados al casco de su embarcación, antes de ser rescatados con principio de hipotermia, tres pescadores artesanales a los cuales una fuerte racha de viento volcó su lancha motor de 11.9 metros de largo, en la zona de los canales donde se encontraban en faenas de captura de centolla.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 11 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
259
Visitas


Durante 50 horas permanecieron aferrados al casco de su embarcación, antes de ser rescatados con principio de hipotermia, tres pescadores artesanales a los cuales una fuerte racha de viento volcó su lancha motor de 11.9 metros de largo, en la zona de los canales donde se encontraban en faenas de captura de centolla.
El viernes, en horas de la mañana, en el sector del canal O’Higgins, ubicado a 150 kilómetros aproximadamente en línea recta al suroeste de Puerto Natales, se encontraba la tripulación de la lancha motor Fardela, integrada por Luis Espinoza Pacheco (56), su hermano Sergio Espinoza Pacheco (61) y Héctor Navarro Levicoy (40), trabajando en la extracción de la centolla.
En esos momentos el viento soplaba a unos 25 nudos (aproximadamente 50 kilómetros por hora) cuando una fuerte racha, que ellos recuerdan como un ciclón, dio vuelta campana la embarcación, quedando con su quilla al aire. Los tres tripulantes se aferraron al casco para no morir ahogados, ya que se encontraban por lo menos a cien metros de la costa.
En el lugar debieron soportar fuertes rachas de viento, el fuerte oleaje y continuos chubascos de nieve.
Cuando ya las esperanzas comenzaban a perderse de poder ser avistados y rescatados, apareció la lancha motor Ayohara III que desde el día anterior su tripulación los buscaba. Informada ayer la capitanía de Puerto de Puerto Natales sobre la emergencia, dispuso el zarpe inmediato de la lancha de servicio de rescate LSR 4422 que se dirigió al lugar con un paramédico del Hospital Augusto Essmann, trasladando a los tres tripulantes hasta Puerto Natales, donde llegaron a las 20 horas de anoche.
En el muelle los esperaba una ambulancia del hospital natalino que los trasladó a este centro asistencia.
“Gracias a Dios”
Emocionado aún por la dramática odisea que debieron enfrentar en el mar, Luis Espinoza Pacheco declaró a La Prensa Austral: “Dios es grande. Pasamos 50 horas a la intemperie. Gracias a Dios nos encontraron. De hoy (ayer) no íbamos a pasar, íbamos a morir de hipotermia”.
Luego de 50 horas aferrados al casco de su embarcación, relató que fue “una alegría más grande y que refleja que Dios existe”, al recordar el momento de la llegada de la lancha que los salvó.
En medio del naufragio, lo que más les ayudó a vivir fue pensar en sus familias. “Tenemos una responsabilidad con nuestro hogar, todos tenemos una familia”, puntualizó.
Luis Espinoza Pacheco al igual que su hermano son de Valdivia aunque llevan casi 30 años radicados en la región. En todos sus años de experiencia en el mar jamás habían vivido una emergencia al límite como la que le tocó enfrentar, por ello reflexionó: “Así es la naturaleza, nadie está a salvo aunque tengamos una tecnología avanzada a nuestro servicio”.
Puso en relieve las advertencias que constantemente reciben de parte de la autoridad marítima sobre la autoprotección y las medidas de seguridad que deben adoptar en el mar. “Lo que hicieron ellos hoy día (la Armada) de traernos más rápido al destino, fue muy importante sobre todo por mi hermano que venía más afectado”.
El capitán de Puerto, Cristián Ortega resaltó que en este caso la embarcación y su tripulación se encontraban con toda su documentación al día. Ello permitió conocer dónde se encontraban efectuando sus faenas de pesca.