Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Nicanor Parra: “Renuncié a la literatura y me dedico a anotar las frases de los niños”

“Renuncié a la literatura y me dedico a anotar las frases de los niños”. Esa, confiesa Nicanor Parra para sorpresa de cualquiera, es la actividad que desarrolla a sus 97 años, y cuando acaban de reconocerlo con el más importante galardón de las letras castellanas, de acuerdo a lo que publicó ayer La Tercera.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 3 de Diciembre del 2011

Compartir esta noticia
29
Visitas


“Renuncié a la literatura y me dedico a anotar las frases de los niños”. Esa, confiesa Nicanor Parra para sorpresa de cualquiera, es la actividad que desarrolla a sus 97 años, y cuando acaban de reconocerlo con el más importante galardón de las letras castellanas, de acuerdo a lo que publicó ayer La Tercera.



Según dice uno de los autores más destacados en la historia de Chile, ya no estaría escribiendo, y el origen de ello estaría en su nieto Tololo (hijo de Colombina Parra).



“El es el autor de frases muy fenomenales. Lo primero que dijo fue ‘dadn’. Y después ‘diúc’ “, dice aludiendo a los tiempos de lactante de su nieto, y a expresiones que le darían vueltas en tiempos en que traducía “El rey Lear”.



“Una vez la directora de colegio citó a una reunión urgente a su mamá porque pasaba lista y el Tololo no contestaba. Entonces le dijo ‘oiga, compadre, ¿Por qué no contesta cuando paso lista?’. ‘No puedo porque yo ya no me llamo Cristóbal. Ahora me llamo Hamlet’. Desde esa época yo renuncié a la literatura y me dedico a anotar las frases de los niños”, relata Parra.



La anécdota es una de las tantas que el escritor compartió en una reciente entrevista que sostuvo en su casa de Las Cruces con “Babelia”, el suplemento cultural del diario español “El País”, y que será publicada hoy, 48 horas después de que el antipoeta fuera galardonado en ese país con el Premio Cervantes.



Sin embargo, algunas de sus respuestas ya fueron adelantadas, y van desde el impacto que generó en él una visita a la India, hasta su relación con Pablo Neruda.



Sobre lo primero, cuenta de la profunda marca que le dejó el “Código de Manú”, que plantea que los seres humanos que completen todas las etapas vitales dejarán de resucitar. “Y para el que queda a medio camino, castigo. Resucitará. En cambio el otro, el asceta, no resucita. Porque no hay humillación más grande que existir. El mejor premio es borrarlo a uno del mapa”, explica.



Sobre el ganador del Nobel, recuerda: “Una revista puso en la portada una foto que decía ‘El poeta de Isla Negra: Nicanor Parra’. Neruda vio eso y dijo ‘ésta es la cabeza de una maniobra internacional antineruda, pero yo voy a descargar todo mi poder en la cabeza de Nicanor Parra’. Y dicho y hecho. Descargó todo el poder del PC internacional”.



Parra recordó además cuando Jorge Luis Borges dijo de él que “no puede haber un poeta con un nombre tan horrible”, y aseguró que aún se sorprende cuando repasa su obra. De paso, reveló parte de su método: “Yo leo esos poemas y no me siento el autor. Pienso que nunca fui el autor de nada porque siempre he pescado cosas que andaban en el aire”.