Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Obispo Bernardo Bastres:  “Es primera vez que en la historia de Chile entran a interrumpir un oficio religioso”

Se prepara querella por violación de la ley de cultos, en la cual se harían parte la intendencia y Carabineros.

Por La Prensa Austral Martes 15 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
19
Visitas


Pendiente hasta más adelante quedó la anunciada misa de desagravio que se pretende realizar en la iglesia Catedral ante el brutal y desalmado ataque perpetrado por jóvenes -algunos de ellos encapuchados-, hecho que condenó enérgicamente también el coordinador regional de Seguridad Pública, Ricardo Chavarría. Ello, toda vez que allí se suspendió un acto religioso y se dañaron imágenes que representan al credo.
Chavarría fue invitado ayer a una reunión con el obispo y organizaciones animalistas, las cuales aclararon que la protesta del domingo no había sido convocada por ellas, rechazando los actos de desorden y daños causados.

Ayer Chavarría informó al intendente y le hizo saber que el Obispado a través del abogado Juan José Arcos presentaría una querella ante el Ministerio Público por violación de la ley de cultos, en la cual se harían parte la intendencia y Carabineros. Esto, de manera que los hechos sean investigados y perseguidos penalmente, aparte de ampliar la querella en representación de los grupos ambientalistas para perseguir a los autores de la matanza de perros.

Asimismo, indicó que coordinó algunas acciones tendientes a mejorar el resguardo de la Catedral con carabineros ante un nuevo llamado a protesta ayer, y que no pasó a mayores.

 Prelado
Al término de una reunión con los animalistas, en la que entregaron una declaración conjunta (ver nota en página 2), el obispo de Punta Arenas, Bernardo Bastres, recordó que hay una ley en el Código Penal que dice que nadie puede interrumpir un culto o una acción litúrgica: “entonces esta gente no sólo entró al templo, sino que interrumpió y profanó, o sea que quien ese día vino a rezar a la Catedral y que estaba, no pudo celebrar la eucaristía, y esa gente necesita reparación. Por ejemplo, la gente que mandó a rezar una misa por un difunto y había varios difuntos”.

De ahí que pretenden interponer una querella en contra de aquellos que resulten presuntos culpables de interrumpir el culto, “a través de las fotos la justicia verá qué hará, tengo que ver primero con el abogado”.

Acerca de si esta muestra de intolerancia le recordaba algún episodio histórico de nuestro país, señaló: “nunca, es primera vez que en la historia de Chile entran a interrumpir un oficio religioso, ni en la época de la colonia, ni en la época militar, nunca y lo peor de todo es que fueron jóvenes, niños, anarquistas”.

Acerca de si sus dichos habrían gatillado lo ocurrido, él respondió que “no, en absoluto, me parece el que asesinó a los animales o el grupo que asesinó a estos animales es persona desquiciada, no entra en ningún grupo democrático que cada uno tome la justicia por sus manos y haga por sus manos lo que estima conveniente”.

 Animalistas
 El concejal y abogado Juan José Arcos, quien ofició de vocero de la reunión, rechazó cualquier vinculación de las organizaciones firmantes con otra protesta convocada ayer.

Asimismo, deslindó la responsabilidad en los dichos de Valeria Muñoz, de Udda, durante la ocupación en la Catedral, al darse en un contexto de intentar desalojar a los violentistas del templo. Señaló que ese día estaba en el exterior del templo “y salió gente desesperada llamando que se habían tomado el templo y que querían matar al obispo”. Luego de un fallido intento personal por mediar con ellos, en el cual recibió un florero en la cara, le solicitó a la dirigenta de Udda que disuada a los jóvenes de seguir ultrajando el templo.

Al no lograr el objetivo, sería Mario Aranda quien lograría el efecto deseado al decirles: “yo soy el payaso Barquillito y les pedimos que salgan de la casa del diablo”, entendiéndose que había una situación extremadamente grave, con “un grupo de gente que quería linchar al obispo, entonces carabineros estaban totalmente sobrepasados”.