Necrológicas
  • Mirta Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic
  • Vanessa Alajendra Vera Díaz
  • Juan Humberto Mellado Candia

Paciente de cáncer de mama: “La lucha contra el cáncer nunca termina”

Como un noble gesto para sensibilizar a la sociedad y motivar a las mujeres a practicar el autocuidado para combatir una enfermedad que según el último estudio del Ministerio de Salud en 2008 afectó al 22,7% de cada 100.000 chilenas y ubicó a Magallanes en el primer lugar de la lista con riesgo de fallecimiento por esta enfermedad, Marión Gómez González, 42 años, soltera, relató a La Prensa Austral su historia que desde hace varios años la tiene en una lucha diaria contra el cáncer de mama.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 29 de Septiembre del 2012

Compartir esta noticia
31
Visitas


Como un noble gesto para sensibilizar a la sociedad y motivar a las mujeres a practicar el autocuidado para combatir una enfermedad que según el último estudio del Ministerio de Salud en 2008 afectó al 22,7% de cada 100.000 chilenas y ubicó a Magallanes en el primer lugar de la lista con riesgo de fallecimiento por esta enfermedad, Marión Gómez González, 42 años, soltera, relató a La Prensa Austral su historia que desde hace varios años la tiene en una lucha diaria contra el cáncer de mama.

“Cuando te dicen la palabra cáncer en lo primero que piensas es muerte”, comentó Marión recordando la infinidad de sentimientos encontrados que surgieron en su mente el 22 de noviembre de 2009 cuando los médicos le informaron los resultados de una biopsia de tejido y otros exámenes confirmando el diagnóstico: cáncer de mama.

Encontrándose en la ciudad de Santiago al ser estudiante de podología en la Universidad Santo Tomás, confidenció que “yo no sentía nada anormal, ningún dolor”, señalando que desde siempre ha sido muy precavida con su salud y recordó que en 2008 se había practicado otros estudios que resultaron negativo para dicha enfermedad.

Tras la valoración de especialistas en la materia, la magallánica reveló que “me hicieron una mastectomía parcial cuando ya el cáncer se había infiltrado”, añadiendo que este procedimiento quirúrgico removió tejido interno de uno de sus senos. “Para estar seguros de que no quedara ninguna célula infectada o mutada los médicos me hicieron quimioterapia y radioterapia”, explicó.

“Es muy importante que las mujeres se examinen a sí mismas a los 10 días de haber menstruado. Yo me hacía el autoexamen pero el cáncer que yo tenía era por dentro así que no lo detectaba”, señaló, haciendo ver la importancia de practicarse, además, una mamografía al menos una vez al año pasados los 30 años, especialmente si hay antecedentes familiares ya que éste es el único tipo de cáncer que se transmite de forma hereditaria.

Hizo una invitación a la comunidad a luchar contra esta compleja enfermedad. “Siempre el llamado es a todas las mujeres a no tener miedo a los exámenes e informarse. Hay tipos de cáncer tan agresivos que en menos de un año la persona que lo padezca puede morir”, señaló, remarcando que “si no me los hubieran descubierto a tiempo seguramente hoy no estaría dando esta entrevista”.
Además de las dificultades que genera a la salud de las mujeres el cáncer de mama, la devastadora noticia se convirtió en una difícil carga para Marión “porque la distancia lo hacía mucho más difícil. Yo no sabía como decirle a mi mamá ya que en ese entonces mi papá estaba muy enfermo y ya perdió a tres hijos”, recomendando a quienes les sea detectada la enfermedad “lo primero que deben hacer es comunicárselo a la familia, sin importar si duele o complica. El cáncer en sí ya es un gran peso y no compartirlo lo triplica”.

Complejo tratamiento

Junto con recordar que permaneció en la capital durante todo un año a merced de tres tratamientos diferentes, la podóloga realizó un llamado a todas las mujeres a prevenir la enfermedad, ya que además de los cambios físicos por la agresividad del tratamiento, se modifica la rutina de las personas debido a que los malestares que generan los medicamentos impiden continuar, incluso, trabajando porque “la caída del pelo es lo mínimo que te pasa, pero es muy impresionante para otros. Aparecen ulceraciones en la piel, te fatigas por cualquier cosa y no estas de ánimo ni para levantarte”, destacando que los síntomas de la quimioterapia no son instantáneos “llegan como cinco días después y no quieres comer nada porque dan muchas náuseas y cuando ya te empiezas a sentir mejor debes hacer de nuevo el tratamiento”, el cual se aplica cada 21 días.

Apoyo fundamental

“La lucha contra el cáncer nunca termina y cambia toda la vida”, dijo. En su caso ha modificado su rutina de vida ya que “hay que seguir en controles médicos y cuidar más tu cuerpo. Debo tomar un medicamento durante cinco años al menos para que el cáncer no vuelva”, detallando que ya que éste puede reaparecer en cualquier otra parte del cuerpo y con mayor agresividad.
En ese sentido, Marión expresó su agradecimiento a la Corporación Yo Mujer, que durante todo el proceso de diagnóstico y tratamiento le brindó apoyo especializado. “Dan talleres de apoyo emocional, autoestima y asesoría estética, charlas de sexualidad y pareja, relajación y banco de pelucas todo de forma gratuita”. Ella se ha convertido en representante de Magallanes de dicha organización sin fines de lucro.

Finalmente reiteró el llamado a toda la comunidad a mantenerse informada sobre esta enfermedad y “todas las mujeres a practicarse autoexámenes y acudir con profesionales regularmente para descartar el cáncer de mama”.

Caminata por la vida

Impulsando la lucha constante contra esta enfermedad, mañana a las 10,30 horas en el cruce de Colón y Costanera se realizará la “Caminata por la lucha contra el cáncer de mama”, organizada por el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) y la marca internacional de cosméticos Avon.

La directora regional del Sernam, María Teresa Castañón, señaló que se pretende generar conciencia en toda la familia, “unirnos y caminar juntos a favor de la vida”, haciendo un llamado todas las mujeres al autocuidado y prevenir esta enfermedad que ocupa el primer lugar en mortalidad de la población femenina del mundo, estimándose que anualmente mueren alrededor de 500 mil mujeres por esta causa.

El cáncer de mama es un crecimiento desenfrenado de células malignas en el tejido mamario. Existen dos tipos principales, el carcinoma ductal, que comienza en los conductos que llevan leche desde la mama hasta el pezón y el carcinoma lobulillar que comienza en partes de las mamas, llamadas lobulillos, que producen la leche materna.