Necrológicas
  • Mirta Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic
  • Vanessa Alajendra Vera Díaz
  • Juan Humberto Mellado Candia

Paciente trasplantada pide ayuda para costear ahora operación a las caderas

Tras la odisea que significó el pago de cerca de $50 millones, que Marcela Jara Sierpe debió cancelar por su trasplante de riñón luego que su isapre no cubrió dicho procedimiento médico, hoy nuevamente deberá someterse a una costosa cirugía para corregir un problema en sus caderas.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 23 de Junio del 2014

Compartir esta noticia
37
Visitas


Tras la odisea que significó el pago de cerca de $50 millones, que Marcela Jara Sierpe debió cancelar por su trasplante de riñón luego que su isapre no cubrió dicho procedimiento médico, hoy nuevamente deberá someterse a una costosa cirugía para corregir un problema en sus caderas.
“Fui diagnosticada de necrosis vascular en ambas caderas. Por lo mismo tengo que ponerme un implante en ambas caderas”, planteó la mujer, quien explicó que el costo es de 8 millones de pesos por cadera, además de los gastos propios de viajar a Santiago y vivir allá durante los períodos de rehabilitación.
Continuó señalando que “ellos te derivan, pero no te preguntan si tienes plata para irte. Te dicen ya vaya al Hospital Clínico de la Universidad Católica, pero no te preguntan si tienes los pasajes, con quien vas o si tienes con quien quedarte, nada y por eso estamos haciendo beneficios”.
Añadió que hay exámenes que por ser parte del seguimiento del trasplante, uno da por hecho que los cubre el Ges y no es así. Por ejemplo, explicó, me hago un examen que es específico para ver que no haya un rechazo del riñón, se trata de un examen de anticuerpos, que vale $380 mil y luego a uno le reembolsan por plan.
Marcela Jara puntualizó que hasta ahora no había tenido la necesidad de pedir ayuda a la comunidad porque contaba con el apoyo de sus padres quienes trabajaban. “Pero llega el minuto en que la situación no da para más”, subrayó.
Por eso, junto a su familia, están haciendo campañas a través de la entrega de tarros y a través de la cuenta Rut 10.971.601-4 del BancoEstado. En ambas instancias se está solicitando un aporte económico a la comunidad. “Ha sido un proceso lento y yo tengo que viajar cada dos meses, sólo por el trasplante, puede que sea más por el tema de las caderas”, puntualizó.
Fueron más de tres años, los que esperó esta mujer para poder realizarse un trasplante de riñón, hasta que el 9 de enero de 2013, le notificaron que había un órgano disponible. En esa fecha se dializaba durante diez horas todas las noches, con peritoneo de diálisis.
Debido a que en Punta Arenas no había un nefrólogo, debió viajar a Santiago para acceder a los especialistas que necesitaba. En la Región Metropolitana, le dijeron que padecía de hipertensión renal terminal, además de colitis ulcerosa y un accidente vascular, que complicaron su diagnóstico.
Días después de ser dada de alta, su organismo rechazó el órgano implantado y fue internada nuevamente en la Clínica Santa María, con su vida en peligro.
Luego de todo el tratamiento médico al que fue sometida, Marcela Jara comenzó a recibir los copagos, fue en ese momento en que se dio cuenta de que Cruz Blanca cubría solo el plan y no el GES o CAE, ya que no aparece en él la bonificación por éste. En este contexto, aseguró que su isapre no le informó que la Clínica Santa María no se encuentra dentro de la red de prestadores o que había dejado de pertenecer.
Desde entonces ha estado en litigio contra la isapre, agotando todas las instancias.