Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Padre de joven homicida: “Mi hijo estaba fuera de sí cuando cometió el crimen”

Ayer se inició el juicio oral contra el autor confeso del crimen perpetrado el pasado 6 de mayo.

Por La Prensa Austral Martes 20 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
74
Visitas


“Mi hijo era otra persona, no lo reconocía, estaba fuera de sí y cuando me di cuenta de lo que había ocurrido salí corriendo de ahí”. Con esas palabras Hernán Vega, padre de Alvaro Vega Loaiza, recordó el día que se cometió el homicidio en contra del trabajador natalino Pedro Marió Santana de 23 años, hecho ocurrido en la madrugada del 6 de mayo en la población Nelda Panicucci, al surponiente de Punta Arenas.

Ayer se inició el juicio oral en contra de Vega Loaiza, quien durante la madrugada del primer domingo de mayo pasado fue protagonista del crimen que le costó la vida a Marió Santana, quien había llegado hacía una semana a Punta Arenas desde Puerto Natales en busca de mejores expectativas laborales.

Junto con la declaración de peritos policiales y forenses, el vívido testimonio que entregó el padre del acusado, quien dicho de paso, habría sido el que instó a su hijo a entregarse a la policía, marcó la jornada judicial por lo dramático de su testimonio.

“Yo estaba durmiendo a esa hora, escuché ruidos afuera de la casa, cuando fui a ver, mi hijo estaba con otra persona, le dije que se entrara, que era tarde y que pronto llegaría su madre del trabajo. Yo volví a mi dormitorio, y a los pocos minutos ingresó a la pieza con un cuchillo en la mano, me asusté, lo tomé de los hombros y le preguntaba ¿qué estás haciendo?, anda a dejar eso a la cocina, ¿en qué estas pensando? Se quedó como a un metro de la puerta de calle, en eso, siento que golpean la puerta, yo me acerqué a ver por la ventana, y en ese instante, en cuestión de tres o cuatro segundos, me doy cuenta que mi hijo sale y entra con el cuchillo con sangre; ahí me di cuenta de lo que había ocurrido”, relató el mecánico, padre del acusado.

Luego de eso, Hernán Vega afirmó que ante tal panorama, se descontroló, se vistió rápidamente y salió con rumbo desconocido, desorientado y en estado de shock, sin darse cuenta siquiera que a escasos metros yacía en la calle el herido mortal.

“Cuando salí, vi a Alvaro (hijo) parado frente a la casa, miraba hacia el cielo con el cuchillo en la mano y gritaba desaforadamente, palabras sin sentido, pidiendo que vinieran a verlo, que los estaba esperando. Yo seguí caminando y él me empezó a gritar -¡oye, oye tú ven aquí!- sin siquiera reconocer que yo era su padre”, recordó el progenitor.

Hernán Vega se dirigió a la casa de su hija, a unas siete cuadras de su hogar, hasta donde llegó su hijo, aún con el cuchillo. En dicho inmueble le esbozaba frases como, “esto lo hice por ti, después me lo vas a agradecer, lo hice para protegerte a ti, te querían matar”, dichos que para el padre no tenían sentido. Transcurridos varios minutos, y ya en compañía de la madre del imputado, lograron convencerlo de que fuera a la policía, por lo que lo acompañaron a la Primera Comisaría de Carabineros, donde relató lo ocurrido y se entregó, poniendo a disposición el arma homicida.

La acusación fiscal

De acuerdo a la acusación del Ministerio Público, representada por el fiscal Eugenio Campos, el hecho de sangre habría ocurrido luego de que ambos involucrados se encontraban ingiriendo alcohol en la vía pública. En un momento, ambos deciden concurrir hasta la casa del acusado, oportunidad en la cual éste ingresó a su domicilio, en tanto que la víctima lo esperaba afuera, oportunidad en la cual el imputado tomó un cuchillo tipo cocinero, para luego dirigirse hasta el frontis, procediendo sin mediar motivo alguno, a agredirlo con una violenta y certera puñalada a la altura del pecho, el cual huyó por sólo un par de metros, falleciendo en la vía pública frente al inmueble Nº2918 del pasaje Uno Oriente.
Por estos hechos, la Fiscalía está solicitando la pena de siete años de prisión para Vega como autor del delito de homicidio simple.

“Quiero que pague
con cárcel”

Como testigo de la Fiscalía, compareció ayer la cónyuge del occiso, María Ramírez Maldonado, quien explicó a los jueces Jovita Soto, Gonzalo Rojas y Pablo Miño, que junto a su pareja hacía pocos días habían llegado a Punta Arenas y que estaban pernoctando en la casa de su hermana en la población Nelda Panicucci.

Respecto de la noche del crimen, la mujer recordó que la víctima, salió de la casa donde se encontraban y se dirigió a un parque de la población, donde momentos más tarde ella fue a pedirle que volviera a la casa. Sin embargo, su pareja se encontraba con Vega Loaiza bebiendo vodka, y que ante la insistencia de ella para volver al hogar, Pedro Marió Santana se habría puesto agresivo, por lo que decidió volver sola.

“El acusado nunca se portó violento, sí estaban muy ebrios los dos, y mejor me fui para evitar problemas, después no supe más de ellos hasta el otro día cuando me avisaron por teléfono lo que había pasado”, declaró.

Una vez finalizada la audiencia, la mujer comentó a La Prensa Austral que la víctima sólo la tenía a ella, ya que no contaba con familia ni en Natales ni en Punta Arenas, y que espera que la justicia condene al culpable por la muerte de su pareja.

“El vino a trabajar, de hecho entraba a trabajar al día siguiente de su muerte, lo único que puedo pedirle a los jueces es que le den cárcel, que no quede libre, porque si lo hizo una vez, puede volver a pasar”, exigió.

Hoy se espera que los peritos de la defensa, a cargo del abogado José Miguel Navarrete, entreguen los resultados de las pesquisas respecto de la condición mental en que se habría sumido el acusado al momento de consumar el ataque, que finalmente le costó la vida a Marió Santana a causa de una anemia aguda.