Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Padres de joven desaparecido en naufragio: “Nada puede mitigar la pérdida de un hijo”

El conocido pescador y dirigente de la pesca artesanal, junto a su esposa Marcia Añazco, recordó que el próximo sábado se cumple un año de la desaparición de Alex, de 28 años, estudiante de Derecho de la Umag, sin que hasta ahora se haya podido encontrar su cuerpo.

Por La Prensa Austral Jueves 29 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
99
Visitas


“Una nueva tragedia enluta a la pesca artesanal de la región y a una conocida familia vinculada a este sector, luego que una lancha pesquera naufragara a las 2 de la madrugada de ayer en las cercanías del Paso Froward, en el estrecho de Magallanes, a unos 100 kilómetros al sur de Punta Arenas”, informaba la crónica publicada el viernes 2 de diciembre de 2011 en La Prensa Austral.

A las 2,38 horas del día anterior (jueves 1) la gobernación marítima de Punta Arenas tomó conocimiento del naufragio de la lancha motor Perla Negra, la cual zozobró mientras era remolcada por la embarcación pesquera Halcón de Oro. La nave, de 9 metros de largo, había zarpado el 29 de octubre para cumplir faenas extractivas del recurso centolla.
En su interior se encontraban el pescador y dirigente pesquero Nolberto Antonio Muñoz Vera, de 55 años, y su hijo Alex Nolberto Muñoz Añazco, de 28 años, estudiante de Derecho de la Universidad de Magallanes (Umag). El primero alcanzó a salir de la lancha, sin embargo, su hijo, no.
Desde entonces, la búsqueda de la Armada fue intensa, sin que hasta ahora se haya encontrado el cuerpo del malogrado joven.

Ayer Nolberto Muñoz junto a su esposa Marcia Añazco Gómez, concurrieron hasta La Prensa Austral para recordar que el próximo sábado se cumple un año de la desaparición de Alex y como una manera de honrar su memoria y recordar a la comunidad que aún su cuerpo no es hallado.

Ese día se realizará un culto evangélico en la sala múltiple del Liceo Politécnico Cardenal Raúl Silva Henríquez, a partir de las 18 horas.

“El fiscal naval entregó la resolución y se acaba de terminar la búsqueda (de Alex), aunque la Armada se comprometió a seguir buscándolo. Les doy las gracias por todo lo que han hecho, porque ellos han estado prestando toda la colaboración. Hace mucho nos pasaron la patrullera para que fuéramos a buscar en las cercanías de (la isla) Dawson. Pero nunca se encontró a mi hijo, al igual que a muchos jóvenes que también se cayeron al mar en esa fecha”, expresó Muñoz.

“Al cumplirse un año (de su desaparición), queremos saber dónde está, dónde dejarlo para poder ir a verlo”, agrega, entre lágrimas, el dirigente de la pesca artesanal.

Y, pese a su dolor, se niega a abandonar el deseo de encontrar el cuerpo de su hijo Alex para poder darle cristiana sepultura.

“Abrigamos la esperanza de encontrarlo en la ruta de los pescadores. En estos momentos vienen muchos pescadores de afuera, terminando sus faenas”, señala y reflexiona que “como todos los años, el paso es complicado, peligroso, entonces es como que el ser humano nunca aprende, es un animal que tropieza con la misma piedra. Se tira nomás a cruzar el mar con las ansias de llegar a su casa., de volver a su hogar”.

La constante de estos largos 12 meses para Nolberto, además del dolor, ha sido la culpa. “Nada puede mitigar la pérdida de un hijo. Cruzamos con mal tiempo y vi cuando el mar me lo quitó, entonces es como vivir un velorio todos los días. Fue negligencia mía, porque yo era el patrón de la nave y su padre. Asumo la culpa, porque era el responsable en ese momento de mi hijo”, se lamenta el hombre de mar.

Desde ese día dejó de salir a la mar con su lancha, la Perla Negra, la que se encuentra varada en el sector de Barranco Amarillo.

“(Ahora) Me dedico a hacer trabajos en tierra y con eso sobrevivimos”, cuenta Nolberto.

¿Y algún día volverá al mar?

“No, yo me retiré del mar absolutamente, a raíz de lo que pasó. En una noche perdí todo lo que tenía”, alcanza a decir y nuevamente la emoción no lo deja continuar.

Dolor de madre

Para Marcia Añazco ha sido el año más difícil de su vida. Dice que desde que su hijo Alex se perdió en el mar, ya no duerme.

“Todavía… va a ser un año que me paso mirando la ventana por si él (Alex) aparece”, alcanza a decir antes de quebrarse. Sin embargo, se recupera para añadir que “él no era un chico malo, como todo joven salía, pero siempre me estaba avisando dónde iba a estar”.

“Se fue para afuera, porque tenía que terminar de pagar su carrera”, cuenta la madre de Alex, a lo que Nolberto aprovecha de agregar que pese a la solicitud en el gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet de contar con una ayuda del Estado, no la recibieron. Por lo mismo, vendieron su casa, lo cual les permitió pagar la mitad de la carrera de Alex, a quien le faltaban tres semestres para egresar de Derecho de la Umag.

“Nosotros los pescadores no tenemos ayuda de nadie, no tenemos crédito universitario ni becas. (…) Por eso intentamos por las nuestras salir adelante. Vendimos nuestra casa y con eso pagamos la mitad de la carrera. Porque cuando un joven desea hacer algo, uno, como padre, pone los medios. Y todos los padres hacemos lo mismo: le damos a nuestros hijos lo máximo que tenemos”, destacó Nolberto.

Finalmente, el matrimonio agradeció el apoyo de los vecinos, de las autoridades y de la Armada y pese, al tiempo que ha pasado, afirman que lo único que podría reconfortar, en parte su sufrimiento, es encontrar el cuerpo de su hijo Alex.